Author Topic: tercera ronda ☆ #prompts4everyone  (Read 4306 times)


Sayi

tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Topic Start: July 31, 2015, 02:17:36 PM »

¡Y aquí la tercera ronda! El tema se cerrará el jueves a las 9PM Hora España, y el viernes se posteará la siguiente ronda.

Un par de cosas a acotar:

  • Por favor, respeten el límite de 1,000 palabras. La idea es cumplir con la prompt en esa cantidad, así que les pido hagan lo humanamente posible por que su fic cumpla con ese número. Entendemos si es imperativo un par de cientos más a lo mucho, pero antes de dejarse ir de más, tengan en cuenta a las chicas que se esmeran en recortar sus fics para si cumplir con las ~1,000.
  • Recuerden: ¡Se aceptan sugerencias para prompts! La bandeja de Deidara esta abierta a sus ideas así que las invito a que sugieran <3

Y sin más preámbulos~

Quote from: Prompts v.3
*Personaje A le manda un sext a la persona equivocada (Personaje B)
*Torre de Babel!AU (dos personajes se levantan hablando distintos idiomas)
*Stripper AU
*Los padres de Personaje X no dejan de presionarle para que consiga pareja, así que le pide a Personaje Y que finja ser su novio/a.
*Tu Femme Fatale intenta seducir a tu Bishonen Oficial en tu propia cara.
*Personaje X ha pedido una pizza y ha puesto “enviadme a vuestro repartidor más atractivo” en los comentarios.
*Personaje X comparte una noche en el calabozo con Personaje Y.
*Día de Picnic apto para toda la familia termina en borrachera y perdición.
*Los animales del zoológico se escaparon justo cuando personaje A y B estaban en la zona de los leones.
*Personajes a elección se conocen en un evento otaku mientras hacen cosplay.
*Personaje Z le pone laxante en el té a personaje Y, pero personaje X es quien se lo bebe.
*"Z! Deja de traer animales heridos a casa!"
*Despertando después de una borrachera y encontrándose un tatuaje vergonzoso en una zona poco convencional del cuerpo.
*Demasiado dinero y demasiado tiempo libre
*Fiesta sorpresa organizada para tu bishoujo por tus personajes.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Oh, dream maker, you heart breaker
Wherever you're goin', I'm goin' your way


Mimi Tachikawa

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #1: August 01, 2015, 10:05:54 PM »
Aqui vengo con prompt <3

Personajes a elección se conocen en un evento otaku mientras hacen cosplay

Futaba Ichinose de 22 años, seiyuu amateur que aún no conseguía roles principales, otaku desde que tiene uso de razón, se encontraba en medio del salón principal del evento otaku del año, llevaba una bolsa donde tenia su traje cosplay que iba a utilizar para el stand de unos amigos de la universidad, lo que había olvidado pedir era el número de stand donde estarían

Hey!! Futaba-chan!!...-

Una castaña de cabellos cortos se había acercado a ella, la joven llevaba puesto un cosplay de Card Captor Sakura-

Sakura-chan!! Que bien te vez con el traje puesto…esto perdona por llegar tarde…-con una gota en la cabeza al ver a su amiga tan emocionada-

No te preocupes, ya hemos montado el stand con los stickers y doujinshis que logramos terminar hasta ayer, al igual que el drama cd fanmade que hicimos con tu voz siendo Gagaruru y la mia siendo Lalalulu…-

Si se supone que vamos a promocionar los doujinshis de “Lalalulu” porque estas vestida como Card captor Sakura?-
Uhm pues supongo que no pude hacer el cosplay a tiempo y pues como tenia este del evento anterior, que mas da no?

Además para que no se vea tan evidente he puesto que la temática son las “Mahou Shoujo”-

Eso si es una movida rápida…-con una gota en la cabeza-

Bueno bueno es hora de que te vistas como Gagaruru y con el letrero que hice- saco un letrero que promocionaba el stand- atraigas la atención de los clientes-

Deacuerdo me ire a cambiar, aunque me da vergüenza…-

Ganaste en el sorteo, ademas las otras chicas que querían venir no lo hicieron porque salieron con sus novios…-

Tienes razón…somos las únicas…solte..-

De pronto  se acerco un joven castaño , con una sonrisa ligera con el ceño fruncido

Syaoran-kun y yo hemos armado el stand juntos…-

Syaoran saludo a la pelimorada de gafas y luego se acerco a Sakura y ambos se sentaron para aperturar el stand mientras conversaban acarameladamente

Mejor dicho soy la única soltera que aún no tiene un papel importante en las grandes producciones y se puede dar el lujo de venir aquí…-con un suspiro pesado se fue a los vestidores y se puso el traje de Gagaruru

Cuando salio se vio al espejo y ahora tenia un traje negro de dos partes, una peluca larga de color negro con un gancho en forma de corazón

No puedo creer que me vea como Gagaruru…-se sonrojo apenada- quizás cuando se animen a hacerlo en la versión anime pueda postular para su voz, cerrando los ojos- ahora necesito entrar en la caracterización!!-se aplasto la cara con la palma de sus manos-no puedo no puedo …soy todo un fracaso-

Sin mas esfuerzo que ya no podía hacer salio hacia el salón y mucha gente se le acerco para empezar a tomarse fotos con ella, como no podía ver bien a las personas a cualquiera le decía gracias mientras se tomaba fotos con su rostro avergonzado

No puede ser!!! Gagaruru!!!-

Futaba volteo a mirar y observo a duras penas que Lalalulu se acercaba a ella o mejor dicho alguien en cosplay se acercaba ella

Podemos tomarnos fotos juntos?

Eh??...espera espera, déjame ponerme mis lentes de contacto para ver mejor…- mientras se lo ponía, le parecio extraño o quizás era su imaginación, pero era claro que había oído una voz de un chico y peor aun escucho la palabra “juntos” cuando no debio de decir “juntas”?

Una vez que pudo ver bien todo observo a la persona que vestia el traje de Lalalulu, se sonrojo al ver un cosplay bien hecho, y la jovencita que traía el traje era muy hermosa, a diferencia de ella, todo estaba bien encajado, hasta el peluche de su bicho mágico estaba bien hecho al comparación del suyo

Ya estoy lista…etto..peroo como una chica linda como tu con un cosplay tan bien hecho quiere tomarse fotos conmigo y mi harapiento traje?

En realidad paresco una chica?- dijo sonrojándose- le dije al idiota de Ryoma que no quería vestirme asi…osea soy fanatico de Lalalulu y pues no pensé que el traje me pudiese quedar bien, todo el mundo me ha confundido con una mujer…aunque eso esta bien porque no quiero que sepan nada de mi…-

Eh?? Eh?!!!! Eres un…eres un chico?!!!!!- Futuba ahora si se sentía mal al ver que un chico llevaba un cosplay de chica tan bien- espera…- acercándose a el y tomándole el rostro- tu cara me parece familiar….omg!! no puede ser tu eres Izumi Sena??? La nueva estrella de los doramas? Eso significa que tu hermano mayor es Shougo la superestrella musical y Ryouma el actor mas popular de los últimos diez años, justo ahora se ha únido al cast del anime mas popular de la temporada…no puedo creerlo!!!-

No lo digas en voz alta que pueden escucharte- le tapo la boca-

La joven estaba hiperventilando al conocer a una superestrella, pero tenia que estar en silencio para no descubrirlo

Deacuerdo deacuerdo no lo dire…pero esto…en verdad te queda bien el traje, esto…Izumi-san no te gustaría ir a nuestro stand de mahou shoujo para promocionar los doujinshis hechos por fans de Lalalulu?

Claro que me gustaría!! Todo sea por mi heroína favorita…-

Tambien es la mia…hasta hasta hemos hecho un drama cd fan made de algunos capítulos del manga

En serio? – dijo emocionado mientras los curiosos le tomaban fotos al verlos abrazados, formando una escena yuri a los ojos de los demás-quiero escucharlo vamos vamos…-

El camino hacia el stand fue pesado ya que las personas no paraban de pedirles fotos y poses algo comprometedoras que los dos chicos no pudieron evitar, ya cerca al stand vieron a Sakura, Syaoran y ahora Ryouma el novio de Izumi que escuchaban el drama fan made que había hecho

Noo porque lo hicieron…acabo de morir emocionalmente…-se cae- seguro que el gran Ryouma pensara que es feo y sere un fracaso como una seiyuu novata…-

Eh?...pero si esta muy bien hecho este drama cd, hasta podría recomendarte para algunas audiciones para las series en las que estare también..-

En serio?...-

Que? Futaba-chan eres una seiyuu? …-

Es cierto olvide comentartelo…-

Es asi que gracias al encuentro inesperado con Izumi que Futaba Ichinose, empezó a tener mas participación gracias a la colaboración de Ryouma y de su nuevo amigo, después de todo no estuvo nada mal haber cosplayado de Gagaruru, ahora si practicaría lo mas que pudiese para estar en alguna versión anime futura de dicho manga

-----------------------------fin------------------------------

Matta ne!!
Mimi-chan


Mery

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #2: August 03, 2015, 03:27:36 AM »
Esta vez llego temprano con prompt /cries
Estaré dejando comments prontito uvu~


"Z! Deja de traer animales heridos a casa!"

Gareki & Nai


“No.”

Gareki ya había perdido la cuenta de cuantas veces esa misma situación se había presentado en un intervalo de tan sólo 3 meses.

“No podía dejarlo así, ¡hubiese sido muy cruel de mi parte!” Trató de defenderse el menor de cabellos blancos frente a él.
“Déjame ver si entendí…” Gareki se llevó una mano al rostro para masajearse las sienes. “El gato estaba siendo acosado por este... grupo de perros malos cuando tú llegaste, trataste de espantarlos, te rompieron el pantalón, casi le sacan un ojo al bicho, subiste a un árbol con éste y en el proceso perdiste tu gorro, ¿es así?”

“Sí.” Asintió firmemente.
“Imbécil…” Gareki restregó su mano contra el rostro ahogando un quejido. “Ni porque te lo he repetido mil y un veces.”
“Lo siento, Gareki.” Respondió apenado. “No me di cuenta...”
“Tsk, ya no importa.” El chico suspiró frustrado. ”De cualquier modo, la respuesta sigue siendo no.”
“¡P-pero, Gareki!”
“No, Nai.” Gareki le vio abrir sus enormes ojos rojos de forma suplicante. “No se puede quedar. Haz algo con sus heridas, límpialo, le das algo de comer y listo. Se va.”
“¡Pero lo volverán a atrapar!”
“SE VA.”

Nai se sobresaltó un poco al oír a su pelinegro amigo alzar la voz, ésa era la señal determinante de que la conversación había llegado a su fin. Cabizbajo, el albino abrazó al pequeño felino entre sus brazos y se dirigió a su habitación.

“Increíble.” Gareki se dejó caer sobre el sillón desgastado de la sala de su estrecho departamento. “Ese niño no tiene remedio.”

Se acercaba el fin de mes y Gareki no necesitaba más problemas que agregar a su lista. La vida ya era lo suficientemente dura estando por sí solo –especialmente debido a que por su edad no podía encontrar un buen empleo–, pero desde que Nai había ingresado a su vida las cosas habían tomado un rumbo inesperado. Y no para bien, del todo.

Con diecisiete años, la educación a medias y sin apoyo externo al no contar con familia, Gareki no tenía muchas opciones. Desde joven se había visto obligado a buscar cualquier medio que lo ayudase a sobrevivir en las calles. Mentir, estafar y robar era normal en el barrio de la ciudad casi olvidada en la que nació y fue exactamente lo primero que aprendió.
Era de ese modo que había llegado hasta Nai, de hecho.

Gareki lo había hallado en una de sus tantas misiones, cuando su grupo decidió dar un gran golpe en la casa mejor acomodada de la ciudad vecina. Luego de asegurarse de que todo estaba en orden, él y dos más habían ingresado para sacar cuanto pudiesen: hallaron dinero, joyas, algunos aparatos que se venderían a buen precio y una habitación cuidadosamente asegurada, la única en toda la casa. Gareki había investigado sobre la familia, estaban metidos en negocios turbios y por ello tenían tantas posesiones de valor, por ello se dejó llevar por la curiosidad y forzó las cerraduras para ver qué había dentro.
Grande fue su sorpresa al descubrir que en el interior sólo había un cuerpo inmóvil, Dopado, pero vivo.

Gareki pensó que podría sacarle información al chico inconsciente y no dudó en llevárselo con él antes de que incendiaran la casa.
Son basura, después de todo, se dijo mentalmente. Se lo merecen.

Al día siguiente Gareki aprendió varias cosas sobre el chico que había rescatado. La primera de ellas fue que su nombre era Nai y que debía tener unos catorce años a lo mucho. La segunda, que no sabía cómo había terminado en esa casa… en realidad, no recordaba absolutamente nada de su vida antes de que lo encontraran. La tercera, y más importante, fue darse cuenta de que el menor era estúpidamente inocente.

Nai no era alguien que Gareki pudiese clasificar con los estándares que conocía. Nai no tenía idea de qué sucedía en el mundo, no creía en la maldad sin fundamento y estaba seguro de que había algo bueno en cada ser humano. Incluso dijo creer que seguramente lo habían tenido preso para protegerlo.
Lo cual no podía ser cierto, pues su cuerpo mostraba síntomas de desnutrición y golpes menores, así como marcas en las muñecas y tobillos.

En resumen, Nai era un ser ignorante e ingenuo atrapado en un entorno corrompido; lo cual representaba un problema. Nadie quiso quedarse con él, no les servía como informante y no tenía madera para el trabajo, así que a Gareki no le quedó de otra más que cargar con él, por dar la idea de sacarlo de allí en primer lugar. Era eso o dejarlo a morir… y Gareki no estaba tan jodido de la cabeza.

Así, los primeros días debió explicarle cómo funcionaba todo, desde la sociedad, el dinero y los semáforos mal trechos del barrio, hasta cómo prender una cocina y freír un huevo (porque el chiquillo jamás había visto algo igual en su vida). Lo que lo devolvía a su problema más reciente: los malditos animales.

Nai tenía afinidad con los animales, demasiada incluso. La primera vez que salieron, un par de perros corrieron embalados hacia él para trepárseles encima y lamerle la cara. Fue asqueroso, pero Nai parecía encantado con los chuchos y Gareki no tuvo más remedio que espantarlos para continuar su camino.

El problema empeoró cuando Nai empezó a salir solo a hacer recados. Un día llegó con una paloma herida envuelta en una polera, él lloraba descontrolado sin entender porqué alguien desearía ondear un ser inofensivo por diversión (Gareki aún considera que fue más fácil atender a la paloma que tranquilizar al propio Nai). Luego, apareció en casa empapado de pies a cabeza, pues alguien había lanzado al riachuelo un gato dentro de un morral. Una vez incluso llegó con una caja llena de cachorritos, desesperado porque eran demasiado pequeños para sobrevivir sin su madre… por obra y gracia del Señor pudieron encontrarles hogar a todos.

Gareki suspiró cansado, a ese paso se volvería loco. Minutos pasaron y a sus oídos llegó el leve llanto de Nai, lo que le recordó las manchas de sangre del gato y la ropa rasgada del albino.

Tal vez sólo esta vez... Pensó, mientras abandonaba el sofá y se dirigía a la habitación del menor.
Quizás le permitiría conservarlo.


Kora

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #3: August 03, 2015, 06:45:17 PM »
Stripper AU
Kora & Ky



¡Y recuerden, caballeros, hoy uno de ustedes será el afortunado que la Gatita Negra escogerá para mostrarle sus bailes más privados!

Por supuesto, jamás había nada de aleatorio en aquellos eventos. La suerte siempre le sonreía a quien podía permitírselo o, en algunos casos, un inversor que necesitaba un incentivo, y la bailarina sabía a quién tenía que llevarse a la sala roja al final de la actuación.

- Recuerda: rubio, de ojos claros, va de blanco. - Le insistió Emma detrás de ella, alzando la voz para oírse sobre la música de fondo mientras apretaba el corsé de su segundo traje y ajustaba las plumas de pavo real que hacían de falda. - Ha pagado un montón, aunque tiene pinta de ser un polluelo.

Kora asintió, terminándose de soltar el cabello claro y colocar el antifaz entre éste. No era su primera vez como premio especial de la noche, y en aquellos momentos antes del clímax de la canción, lo único que quería era emerger entre sus compañeras para salir de la pequeña jaula de tela en la que se estaba cambiando.

- Lo tengo, Emma.

---

De todas las misiones en las que tenía que hacerse pasar por paisano, Ky todavía no podía creer que le hubiera tocado aquella. Por supuesto, estaba dispuesto a cumplirla con todo rigor, pero no podía evitar pensar que hubiera estado mucho más agradecido si se le hubiera mostrado un poco de consideración.

Jamás había pisado un Club de Caballeros, y aunque era mucho más refinado de lo que había imaginado que podría ser un local de strip-tease, la idea de una mujer desnudándose para él por dinero le causaba bastante incomodidad.

- ¿No estás muy serio para alguien que está a punto de ver unas buenas tetas y posiblemente llevarse un revolcón de regalo?

Ky bufó. Su compañero, Yuri, era un buen agente, pero su cinismo a la hora de trabajar hacía que en ocasiones tuviera que contar hasta diez antes de recordarle a gritos que eran agentes del orden y no matones con una placa.

- No voy a tener sexo con ella. - Le recordó Ky, dando un trago de su bebida y mal disimulando una mueca ante el sabor fuerte. Por eso no bebía. - En cuanto lo proponga, podré arrestarla.
- Tú te lo pierdes, supongo que por eso te han asignado ésto a ti. - Yuri se encogió de hombros. - Yo me quedaré aquí, sufriendo el resto del show. Dentro de una hora es cuando empiezan a ir más ligeritas.

Al menos, Ky admitiría que aparte de la sexualidad exuberante en sus bailes, las coreografías y escenografías estaban muy trabajadas. No era algo a lo que asistiría por sí mismo, pero apreciaba el trabajo que había detrás de aquel espectáculo. Lástima que por su trabajo probablemente terminaría cerrando el local.

Con un coro anunciando el encore del estribillo, una figura esbelta salió en medio de un montón de telas y plumas que hacían de flor abriéndose. Lloviendo pétalos a su alrededor, la joven unió su voz al resto de las intérpretes, moviéndose sensualmente en mitad de aquella algarabía de mujeres poco vestidas.

Yuri le dio una palmada en la espalda cuando la Gatita Negra, estrella de la noche, fingía exageradamente no saber a quién elegir del público.

Pero pronto sus ojos verdes se fijaron en él, y con unos andares que hacían sacudir la falda de plumas de pavo real, la joven se acercó a él. El antifaz que llevaba no disimulaba para nada su sonrisa casi felina, del mismo modo en que el corsé que llevaba no podía contener del todo sus turgentes pechos. Ky trató de mirarla sólo a los ojos cuando se inclinó hacia él, apoyando las manos en sus rodillas cubiertas de encaje.

- ¿Me acompaña esta noche, caballero?

---

La sala roja era pomposa hasta el punto de ser recargada, con un estilo que mezclaba aire hindú con art decó. Todavía tirando de la muñeca de su elegido, cerró el portón acolchado en terciopelo rojo empujando de forma que se arqueara su espalda un poco.

- Perdón si he sido un poco impulsiva…

Kora se giró, llevando una mano a la mejilla del chico, sin poder evitar sonreír ante la adorable manera en que se estaba sonrojando. Emma tenía razón: aquel era su primer baile privado.

- N-No pasa nada. - Respondió éste, primero mirándola a los ojos durante unos momentos para luego romper contacto visual y buscar cualquier punto en la habitación en que posar su vista que no fuera el cuerpo de la chica. - Es… es una sorpresa…
- ¿Verdad que sí? Pero en el momento en que te he visto, sabía que tenías que ser tú.

Quizá aquel chico no supiera cómo funcionaba aquello, y sus servicios habían sido encargados por algún padre preocupado por que su hijo le hubiera salido tonto. Pero eso no quitaba que en aquel momento, prefiriera ser amable y delicada.

- Ponte cómodo, por favor. - Kora palmeó el lujoso diván, suficientemente amplio para los dos, y el chico obedeció. Bajó las pestañas al mirarle. - ¿Puedo saber tu nombre?
- Ky… me llamo Ky. - Respondió éste, tragando saliva.
- Hmm, buen nombre, Ky… Ky… me gusta como suena. Yo me llamo Felicia. - Kora se llevó las manos a la cintura, pasando los dedos por el borde del corsé, donde empezaba la falda de plumas. - ¿Te importa si me quito ésto? Pesa más de lo que parece.
- ¿Qué? No… o sea, no, me importa… por favor, ponte cómoda.

Kora no pudo evitar la risilla que se le escapó, y dándose la vuelta, fue desabrochando los botones de la tira que unía las plumas de la falda, dejándola caer a sus pies. Tomó una bandeja con fruta, acercándose a Ky.

- Pero ponte cómodo… La noche es muy larga. - Kora empujó suavemente el hombro de Ky, quien estaba sentado tieso como un palo, y lo acomodó en el diván. Tomó una uva entre los dedos, acercándola a los labios de éste, quien se apartó enseguida. - ¿No te gustan las uvas?
- No… quiero decir, sí me gustan, es que no me lo esperaba. - Ky parecía aún más rojo, tomando una uva él mismo.
- Me alegro. - Kora aprovechó para acercarle otra. - ¿Qué quieres que me quite ahora, Ky?

Ky casi se atragantó entonces, y Kora tuvo que inclinarlo, dándole unas palmaditas en la espalda mientras hacía todo lo humano por no echarse a reír allí mismo.

- Vale, vale, iré más lento… - Suspiró la joven.

---

Ky terminó el reporte. No había indicios de prostitución ilegal en aquel club, y sus trabajadores podrían seguir desvistiéndose para gente rica todo lo que quisieran. Aunque no creyera que fuera un estilo de vida apropiado, se ganaban la vida. Especialmente Felicia… Se sonrojó al recordar la figura desnuda de la chica sentada a su lado, sonriendo ilusionada mientras Ky le contaba cómo era haber crecido en Francia.

Pero aquel era un local que un simple policía como él no podía permitirse sin que lo financiara la ley, y probablemente, nunca volvería a verla. Tratando de quitarse la imagen de su mente, ordenó los papeles de su escritorio antes de ir a entregar el reporte.

Un pequeño trozo de cartón perfumado asomaba entre ellos.

Tonto, ¿quién lleva una placa en el pantalón cuando va de paisano?
Aún así, anoche me lo pasé muy bien. Eres muy dulce, ven a verme cuando quieras. Buscaré un hueco para ti.
Kora ♥


Gurolily

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #4: August 04, 2015, 02:24:01 AM »
Lamento no haber participado en la ronda de la semana pasada x( tuve una semana agitada :'( más bien, muchas gracias por sus comentarios!! ;o; de verdad me alegró muchísimo leerlos y me motivó mucho a seguir participando <3 apenas me recupere (ando medio maluca de la panza) respondo y comento con furor~



Personaje X ha pedido una pizza y ha puesto “enviadme a vuestro repartidor más atractivo” en los comentarios.

Starring:

featuring: Ricardito

Ni en sus más extravagantes y calentones alucinaciones Lulu habría imaginado que funcionaría lo de los comentarios cuando entró al sitio web de Pizza Whut.

Es decir, sí, alguna vez ordenó media docena de pizzas para su bff la Eurekuchis y en los comentarios pidió que el repartidor le cantara las mañanitas cuando se las entregasen (aunque luego la Eurekuchis se enojó por recibir pizzas a las 8 de la mañana el día en que más quería dormir a sus anchas).

Pero volviendo al punto, no esperaba que de verdad, d e v e r d a d le hicieran caso, así, en serio, de veritas, cuando pidió que el delivery se lo hiciera el Repartidor Más Hot Y Buen Mozo Del Local. De hecho esperaba que le respondiesen con una broma, enviando a ese muchacho escuálido, con acné y alitosis, llamado Ricardito.

Pero en vez de Ricardito, en su puerta estaba Daichi "El Capitán" Sawamura, con una pizza hawaiiana bajo el brazo.

La historia comienza cuando, un mez atrás, Lulu había tratado de flirtear con su vecina Lenalee Lee, quien le comentó que era bisexual y orgullosa de serlo. Lulu, creyendo en aquel momento ser lesbiana 100% confirmada, no tuvo mejor idea que pedir pizza de más e invitar a su vecina a ayudarla a tragarse todo.

Sin embargo, el pedido demoró más de lo esperado. Es decir, 30 minutos con 15 segundos, lo cual la hacía acreedora a ¡una pizza gratis! Pero como nada llega fácil, el repartidor (Ricardito, tenía que ser) trató de disculparse y de cobrarle la pizza. Después de pelear en la puerta de su departamento por largo rato, Ricardito llamó al gerente de la tienda.

Y en menos de 10 minutos, que fue lo que le tomó llegar al gerente, Lulu se confirmó como 99% Lesbiana, 1% Gerente de Pizza Whut-sexual.

Éste hombre lo tenía todo: Sonrisa amable, trato encantador, cuerpo de muñeco, y unas piernotas que para qué les cuento...

En fin, Lulu, siendo la soltera y recién-proclamada bisexual que era, trató de pagar la pizza a cambio de una cita con el gerente, el cual le dijo que no gracias, que la pizza corría por cuenta de la casa.

Ser rechazada no era algo nuevo para Lulu, pero de todos modos le ofendió la facilidad con que Sawamura declinó su oferta de ir a ver Naruto La Película. Creyendo que tal vez era porque Daichi no era otaku, la siguiente semana volvió a pedir pizza (esta vez una Americana) y en comentarios pidió que se la llevase el gerente mismo.

Y, nuevamente, apareció Ricardito con su acné, la pizza Americana bajo el brazo y un papel firmado por Daichi Sawamura disculpándose por no poder cumplir con sus demandas como consumidora fiel de Pizza Whut.

Bueno, será para la próxima.

La siguiente llamada fue un martes con promoción 2x1 (tenía que aprovechar, que se iba a quedar pobre de tanto pedir pizza) y esta vez en lugar de el gerente o Ricardito, su pizza fue entregada por un muchacho con pecas y cabello desordenado que se escapaba debajo de la gorra del uniforme. Bueno, al menos no tenía acné mata-apetito como Ricardito.

Así pasaron varias semanas, y Lulu ya sentía que las caderas se le habían ensanchado y que las blusas no le cerraban tan bien como antes. Así que para su último pedido del año (porque después entraría en un régimen de brócoli hervido y chía con agua) escribió lo primero que se le vino en mente en los comentarios: Si no podía tener al gerente, al menos tendría alguien que le alegrase el día.

Y ahora Daichi Sawamura, "el capitán" como le dicen sus compañeros de Pizza Whut, estaba de pie en su puerta con una pizza Hawaiiana y pan al ajo esperando en la motocicleta que usaba para hacer sus pedidos.

Dios mío aprovecha y mátame ahora mismo que no volveré a ser tan feliz el resto de mi vida

"¿Yurigasaki Lulu? Su pedido de una pizza y un acompañamiento. Eh, serían unos 25 dólares, y el tiempo de entrega fue de 20 minutos... ¿Quisiera agregar algo más a su pedido?

"¿Puedo pedir una cita con el repartidor más sexy del universo?" preguntó Lulu con toda seriedad.

Daichi respondió con una sonrisa: "Si eso hace feliz a nuestra clienta del mes... Pero debo advertirle que el repartidor más ehm, "atractivo", ya se encuentra en una relación."

"¿¡AH!?"

"Sí, con un muchacho. Somos gays y tenemos una hermosa relación."

"¿Por qué carajos no lo dijo antes?"

"Por que a mi pareja la tiene en su lista Mimi Tachikawa :( "

"Ah, suele pasar. Bueno, acá tienes tus 25 dólares, y toma 5 más de propina. Y ya. Éste fue mi último pedido, de aquí entro a régimen a comer pasto."

"Que tenga un buen día, señorita Yurigasaki. Esperamos que pueda volver a disfrutar de nuestras pizzas y pastas pronto."

Y desde ese entonces Lulu Yurigasaki se dedicó a seguir una paleodieta estricta y a comer cualquier cosa que no sea italiana.
« Last Edit: August 04, 2015, 03:55:51 PM by Gurolily »


Eureka

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #5: August 04, 2015, 09:44:03 PM »
Traigo prooompt <8)
Hay un poquito de un alemán asqueroso pero lo traduzco al final u_u sorry



Torre de Babel!AU (dos personajes se levantan hablando distintos idiomas)




Abrió los ojos lentamente y notó la calidez del abrazo de su enamorado slash prometido, y aunque sabía que se trataba de un jueves por la mañana y él tenía que ir a trabajar (y ella levantarse a avanzar con el pedido de cierto cliente que le bombardeaba el teléfono con llamadas todo el santo día), se acurrucó de nuevo e intentó conciliar el sueño.

…pero su mente no le dejó. Empezó a repetir los eventos de su agenda como para no olvidarse de ellos, de ahí llegó de golpe a su cerebro el hecho de que debía levantarse a darle de comer a Chuck Norris y sacarlo a pasear, entre otros deberes de la casa.

Intentó soltarse del agarre de su novio, pero fue en vano: los brazos de Tooru la tenían atrapada y no había manera de escapar.

Al momento que cerraba de nuevo los ojos y se daba por vencida, sintió un peso adicional en la cama y un objeto extraño en su cara. Cuando los volvió a abrir, cayó en cuenta de que Chuck Norris había traído su pelota a la cama y quería jugar con la pareja. Acto seguido, el pastor alemán se puso a saltar como loco, estremeciendo el colchón y por ende, despertando a su otro dueño.

“Wie viel Uhr ist es?” Se preguntó Tooru, restregándose los ojos y soltando a Eureka. Volteó a observar el reloj de la mesita de noche que daba para su lado de la cama y casi salta de la sorpresa. “Halb Neun? Ich habe keine zeit! Ich bin zu spät!”
Eureka arqueó una ceja. Hasta ayer, ambos hablaban español japonés. “Why are you speaking German?” Tooru solo ladeó la cabeza, sin comprender por qué hablaba en inglés. “Why am I speaking English? Oh my god. What the hell is going on?”
“Ich verstehe gar nichts.”
“I don’t speak german, Tooru. I only know how to introduce myself in that language, so I can’t get what you are saying.”
“Ich auch. Ich kann kein Englisch sprechen. Ich hasse es.”
“We won’t get anywhere like this. Let’s use facebook, okay?”
“Ja.”

Ambos agarraron sus celulares, los que andaban cargando en las mesas de noche, y entraron al facebook chat. Cruzaron los dedos en sus mentes, esperando que este medio sí funcionara.

“¿Qué carajos está pasando? ¡Omg, funciona!” Le escribió Eureka, emocionada.
“No sé~ ;P. Sólo sé que cada vez que abro la boca un espíritu chocarrero me posee y empiezo a hablar en alemán. Sabes que no he ido en mi vida a alguna clase de ese idioma. Se lo básico gracias a lo que me cuentas cuando vienes de las tuyas.”
“Yo sí se inglés pero aun cuando quiero hablar en español japonés, no sale nada. Aquí hay algo muy raro, definitivamente.”
“Sí, tienes razón. Bueno, estoy tarde para el trabajo pero…” Codeó a su prometida, y le guiñó un ojo. “¿Y si nos echamos un polvitooo? No tiene que ser muy larguitooo~”
Eureka juró escucharlo con el tono de la canción de Frozen y casi destruye su iphone en dos. “Deja de pensar con la pinga y usa tu única neurona, baboso. ¿Vas a ir a la oficina hablando alemán, acaso?”
“¡Fácil gano puntos extra con mi jefe!”
“Nadie va a entender ni pío de lo que dices. Debemos arreglar esto y ya.” Chuck Norris soltó la pelota en el regazo de la chica, y ella se la lanzó cerca de la puerta. Sin embargo, debido a su tamaño, el perro la recogió en breves segundos y se la devolvió a su dueña, jadeando y moviendo la cola muy feliz. “Hagamos un recuento de los hechos. Ayer salimos al bar con el squad, ¿no?”
“Sí.”
“¿Notaste algo raro?”
“Había una chica que te miraba desde la pista de baile.”
“Ay, eso no me parece extraño, estoy rica.”
Tooru alzó los ojos del celular y la fulminó con la mirada, sacándole una risa a la chica. “¿Algo más raro que eso?”
“Me le acerqué para imponer respeto. ¿Y me dijo algo de un hechizo?”
“…Qué”
“No escuché bien, la música del local me lo impidió~ ;P”


Fue el turno de Eureka de alzar la vista y asesinarlo con su expresión. Sólo pudo suspirar al darse cuenta de que carecían de pista alguna para solucionar el problema en cuestión. ¿Cómo hablaría con sus clientes?
Por otro lado, Tooru no podía ir a la oficina hablando alemán.

“Oye, ¿y si vamos a que tu amiga la curandera nos pase el cuy?”
“No, baboso, ella solo lee las cartas (?)”
“Awn ): y yo pensaba que ya tenía todo resuelto.”

En eso, a Eureka se le iluminó la cabeza. “Espera. ¿Cómo era la chica que viste ayer?”
“Eh, medio alta, la luz no me permitió ver bien su cara pero parecía de tez clara. Era linda, delgada, y con el cabello corto. Tenía una perla en la frente.”
“…Cámbiate, sé quién es, y vamos a ir a verla.”
“Woohoo, faltaré al trabajooo~ Y ¿Quién es?”
“Una antigua amiga de la universidad. No sé qué tanto me creas, pero la chica tiene poderes. Alguna vez la hice quedar mal en frente de su crush y nunca lo superó. Esta es su manera de vengarse.”
“¿Aún son amigas?”
“No tanto, pero cuando le cuente de que sigo siendo amiga de la chica que le gustaba, las cosas cambiarán.”
“¿Quién?”
“Rose.”
“Bueno, siempre ha tenido jale. No me sorprende.”
“Lo que ella no sabe es que siempre fue mutuo, a Rose también le gustaba.”
“Ah, qué mensa.”
“I know.”
Eureka soltó una risita. “Ya, cámbiate.”

Tooru le mandó un ícono de like y dejó el celular en su mesa, corriendo al baño a tomar un duchazo rápido. Eureka se quedó pensando en cómo convencería a Pearl de que les levantara el hechizo y los dejara hablando español japonés de nuevo, y es que no sabía si el número de Rose sería suficiente para eso. Habían pasado cuatro años desde la última vez que se habían visto y había una gran probabilidad de que los sentimientos de Pearl hacia Rose hayan cambiado. Después de todo, habían perdido el contacto.

Aun así, la situación se le hacía muy extraña. ¿Por qué vendría a vengarse de algo ocurrido hace mucho tiempo? Era porque aún le dolía. Ergo, aún le gustaba Rose, quien también había estado en el bar ayer.

Ah.

Todo calzaba.

Se zafó sutilmente del abrazo de Chuck Norris, acariciándole el lomo antes de dejarlo solo en la cama, y corrió al baño a apurar a su novio (agradecía que al menos el chico había prestado atención a lo básico en las clases de inglés del colegio). Conociendo a Pearl, si no llegaban a verla antes del mediodía, el hechizo podía ser permanente.



Wie viel Uhr ist es? - ¿Qué hora es?
Halb Neun? Ich habe keine zeit! Ich bin zu spät! - ¿Ocho y media? ¡No tengo tiempo! ¡Estoy muy tarde!
Ich verstehe gar nichts. - No entiendo nada.
Ich auch. Ich kann kein Englisch sprechen. Ich hasse es. - Yo también. Yo tampoco puedo hablar inglés. Lo odio.
« Last Edit: August 05, 2015, 04:51:32 PM by Eureka »


Kora

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #6: August 05, 2015, 11:12:52 AM »
"Z! Deja de traer animales heridos a casa!"
Elizabeth & Neil



- ¡Elizabeth! ¡Deja de traer animales heridos a casa!

Al menos, aquella vez la había pillado a tiempo. Neil extendió los y estiró los piesbrazos hasta tocar los dos lados del marco de la puerta, ocupando todo el espacio posible al hacer de barricada humana.

- Por favor, Neil, tiene las patitas de atrás rotas… - Elizabeth apretó al gato rubio contra su pecho con cuidado de no apretar las patas traseras. - Mañana lo llevo a la veterinaria y cuando se cure lo dejamos en la calle.
- ¡No!

Suficiente era suficiente. Neil maldijo la hora en que Elizabeth descubrió que su contrato de alquiler permitía mascotas, lo cual había sido en las primeras veinticuatro horas de su mudanza. Su hermana pequeña tenía buen corazón, demostrado con la simpatía que le causaba cualquier animalito que se cruzaba en la calle, pero también era curiosa y sobretodo, muy convincente.

Pero Neil sabía que tenía que marcar un límite en algún momento. Por mucho que los grandes ojos azules de princesa Disney que lo miraban al borde de las lágrimas le hicieran daño en un lugar íntimo de su alma, iba a parar aquella locura en aquel momento.

- ¡No, Elizabeth! ¡Ya tenemos un perro y un pajarraco! ¡Lo siento, pero-!

¡¡CAW!!

Como si Elizabeth realmente fuera una princesa Disney, un pajarraco negro aterrizó sobre su hombro y graznó, haciendo que Neil casi se cayera atrás por el susto y dejando vía libre para la chica. Dejando un rastro de huellas mojadas, Elizabeth entró rápidamente en la casa con el gato lisiado en brazos.

- ¡¡HE DICHO QUE NO!!

---

- Pobre Johnny… - Elizabeth pasó una toalla sobre el gato mojado. - Mañana te vendarán las patitas y podrás volver a andar bien pronto.

Neil suspiró derrotado. Estaba hecho, el gato ya tenía nombre.

Miró de reojo al tordo que había causado todo aquello, el cual sólo graznó como si se riera y voló a lo alto de la repisa. “Puto Nightwing…”.

- Pero en cuanto se cure lo sueltas, ¿eh? Que los gatos viven bien en la calle. Anda, Ky, déjame un sitio en el sofá.
- Que sí, no te preocupes… - Respondió Elizabeth sin mirarlo, evidentemente muy ocupada mimando al nuevo inquilino.

El Golden Retriever, el primero que se había quedado “hasta que se curara”, al menos era un animal dócil que tuvo la amabilidad de apartarse y dejarle un bloque del sofá para él.

Neil se dejó caer sobre los cojines, lamentando internamente la pérdida de su sueño de ser un universitario independiente con un piso sólo para él. Cuando Elizabeth cumplió los dieciocho, también quiso abandonar el nido, y para evitar el derroche innecesario de pagarle un alquiler (por supuesto, no iba a trabajar, tenía que centrarse en la carrera) sus padres le obligaron a hacerle un sitio en el apartamento.

Lo que no le dijo nadie es que la costumbre de recoger animalitos heridos no era algo que se le hubiera quedado en la adolescencia, y Neil, además, no tenía la autoridad (o como Elizabeth lo describía, la “total falta de empatía debido al agujero negro que tiene en el pecho donde iría el corazón”) de su padre para evitar que su casa se convirtiera en un zoo.

Y así, había terminado compartiendo piso con una hermana menor, un perro, un tordo y ahora, un gato.

Mientras rascaba a Ky detrás de las orejas, Neil juró que ahí era donde marcaría el límite.

---

La muy rastrera se había esperado a que se hiciera de noche.

- ¡Elizabeth! - Gritó, abriendo la puerta del dormitorio de la chica con una mano y sujetando a un gato negro por el pescuezo con la otra. - ¡Acabas de perder tu derecho a tener llave de casa! ¡¡Y quiero a este gato fuera ahora mismo!!
- ¡Es una gata! ¡Y no grites! ¡Está convaleciente!

Dando tres largas zancadas, Elizabeth cogió a la gata, apoyándola contra su pecho. El animal se frotó contra su mandíbula.

- Pobre Asami, qué susto te tiene que haber dado el bruto éste… - Elizabeth le acarició el lomo, y luego miró a Neil. - Por cierto, no le habrás hecho nada a Felicia, ¿no? Blanquita, con los ojos verdes también…

Neil hubiera querido coger un cojín y gritar en él, pero sabía que todos estaban llenos de pelo de perro y gato.

---

- Oye, Elizabeth, ¿cómo es que te encuentras tanto bicho enfermo por la calle? - Le dijo Neil, mientras cambiaba de canal. - ¿Los hieres tú o qué?

Levantando la cabeza de la mesa de comedor convertida improvisada tabla de operaciones en la que curaba a un ratón (¡una rata!), Elizabeth le dirigió una mirada ofendida antes de seguir curando a Jolyne, la nueva adición al zoológico que era su casa.

- No digas tonterías…
- Era una pregunta bastante lógica. - Neil siguió cambiando de canal cuando vio a Johnny arrastrar sus piernas aún heridas por la encimera del comedor. - ¡Oye, Elizabeth, tu gato va a romperme el fósil que me regaló Maya!
- Pues apártalo.

Neil se levantó para dejar el gato en el suelo. ¿Qué gato le cogía manía a un fósil de velocirraptor?

- ¡Me refería al fósil!

---

El loro. El loro era el peor de todos, ya lo había decidido.

- ¿¡Quién es Trish!?

Frente a él, una muy enfadada Maya parecía que lo iba a mandar volando por el balcón de una bofedata. Una parte de él casi iba a suplicarle que lo hiciera para liberarlo al fin de aquel infierno lleno de animales, pero le faltaban sólo dos asignaturas para terminar la carrera y Neil era el tipo de persona al que le gustaba dejar las cosas terminadas.

- ¡Es de una película!
- Trish… Oh, Trish, no pares… - Graznó el loro.
- ¡Esa no es mi voz! - Insistió Neil, pero sólo se encontró con enfado en los ojos grises de la mujer. - ¡Maya!

Neil intentó pararla y convencerla de lo absurdo de la situación, pero Maya se zafó de su agarre y se marchó con un portazo.

- Puto loro…

Se giró hacia el pájaro, intentando calcinarlo con la mirada.

- Rella, rella, rella… pizza mozzarella. Como si se hubiera olvidado completamente de la película que había visto anoche, el loro volvió a su canción favorita del anuncio de PizzaWhut. - Rella, rella, rella…

---

- Neil… Neil, despierta.

Elizabeth le empujó el hombro suavemente. Neil tardó unos segundos en volver a la realidad, con la cabeza hecha un bombo y la vista borrosa. Se preguntó por unos momentos por qué estaba durmiendo en el sofá, cuando recordó que una de las gatas había decidido usar su cama para dar a luz a cinco preciosos gatitos que ahora descanaban en sus sábanas manchadas para siempre.

- Déjame dormir un rato más… - Balbuceó Neil. - Déjame dormir para siempre, ya que estás.
- No, escucha. - Insistió la chica. - Anoche hablé con la protectora y van a venir a por los gatitos, y probablemente… voy a buscar casa para otros.

Neil parpadeó. ¿Era esa la parte en la que despertaba de verdad?

- Creo que estamos ya un poco saturados. - Continuó Elizabeth.
- ¿Tú crees? Tenemos dos perros, cuatro gatos… un tordo, un loro, cuatro gorriones… una rata… - Siguió haciendo recuento. - ...estoy seguro de que hay una serpiente en algún rincón de la casa…
- Sí, sí. Pero voy a buscarles otro sitio. Quizá este piso no es el mejor para tanto animal… y ya veo que para ti tampoco.

Si no fuera por que el agotamiento tras días de sueño perdido le impedía moverse, Neil hubiera abrazado a su hermana, pero sólo alcanzó a estirar un brazo. Elizabeth al menos le tomó de la mano.

- ¿Quieres venir a despedirte? - Le sonrió la chica.

Neil dejó ir un bufido, cerrando los ojos de nuevo.

- No, mejor que no, no podría dejarlos ir si los vuelvo a ver por última vez.


Haruhin

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #7: August 05, 2015, 12:49:15 PM »
{"Z! Deja de traer animales heridos a casa!"}


Nadie está seguro bajo las calles de esa podrida ciudad, consumida por la lucha de poder territorial y la corrupción política. En sus años, había sido un lugar tranquilo, quizás hasta uno podría atreverse a decir que algo más seguro. Sin embargo, cuando los viejos líderes Yakuzas y Capos italianos trasladaron sus sedes al lugar, todo sinónimo de calma dejó de ser utilizado cuando alguien se refería a Ergastulum.

“Lo siento, creo que--”
“¿Otra vez?”
“Eh, bueno…”

Mordió el filtro del cigarro mientras permanecía cruzada de brazos justo allí, sentada sobre la mesa de su despacho.  No era como si cara mostrara algún tipo de disgusto con el asunto, pero la situación en si no dejaba de parecerle hasta tragicómica.

“Haise.”
“… ¿Dígame?”
“Creí que había dejado en claro la otra vez que debías dejar de traer animales heridos a la casa.” Touko suspiró.
“Ah, no pude hacer nada contra eso. Sé que explícitamente Touko-san pidió que no dejase ningún testigo en la escena, pero estoy seguro que él no tenía nada que ver con el objetivo.”  Haise volteó la mirada hacia el animalito en cuestión: un pálido y bajito niño de aspecto desaliñado que nada más seguía con la ojerosa mirada el diálogo desatado entre los dos adultos.
“¿Qué me asegura que no es algún tipo de mocoso utilizado por esos Yakuzas? Son populares en estos tiempos.” La mujer le observó con detención.
“Estaba encerrado en una bodega dentro de la base del Clan. Habían también un par de mujeres y un joven, pero ya estaban muertos cuando yo llegué. Además, ya lo revisé. Está desarmado.”
“Quisieron eliminar cualquier cosa que pudiese inculparlos adicionalmente. Supongo que él tuvo algo de suerte o fue más listo y salió ileso.”
“Salvo por unos golpes y cortes acompañados de una nariz rota, creo que no la cuenta dos veces.”

Touko destensó los hombros  y hundió la colilla de su cigarro sobre el cenicero antes de encaminarse al sillón en donde el chiquillo estaba sentado.
“Hey.” Saludó con una sonrisa. “¿Sabes dónde están tus padres?”
“…”
“¿De dónde vienes? ¿Cómo terminaste con esos Yakuzas?”
“…..?” La cabeza del menor se ladeó un poco más confundida.
“No debe enterarse del todo de lo que está sucediendo.”  Haise le observó preocupado mientras terminaba de cerrar el botín de primeros auxilios con el que anteriormente había estado vendando al animalito rescatado.
“Tal vez tenga hambre.” Touko distinguió recién en dicho momento como la mirada ajena lucía un poco más interesada en sus palabras. “¿Mm? ¿Eso tienes?”
El chico asintió, dos veces.
“¡Estupenda señal! Haise, ¿por qué no le preparas algo?” 
“Seguro. Me aseguraré de hacer la cena también.  Con su permiso.”  Hizo una pequeña reverencia con la cabeza antes de retirarse del despacho dejando solamente a Touko y el niño en el lugar.

La mujer apoyó su espalda con toda confianza sobre el respaldo del sofá y dejó pasar un largo trecho de minutos en absoluto silencio. A ratos su mirada se desviaba hacia el menor por si es que pretendía hablar o hacer algo, pero allí seguía sentado en una esquina del mismo sillón, encorvado y con la mirada fija en ella.

“¿Qué? ¿Sólo me vas a mirar y no dirás nada?” Alzó una ceja. “Cuando Haise recogió a Slaine y al perro viejo de Kougami al menos ellos eran algo más conversadores que tú.”
“…”
“Sí, mucho más comunicativos. En especial Kougami , eso es mucho decir.” La mujer se pasó una mano por el cabello para acomodárselo. “Sé que no fuiste encontrado bajo las mejores circunstancias pero si permaneces tan a la esquiva de esa forma no podremos entendernos o hacer algo por ti.”

No hubo respuesta.

“Imagino que Haise no debió haberte dicho gran cosa. ¿Quieres saber quiénes somos nosotros?”
Silenciosamente y tras unos instantes el otro asintió sin cambiar su expresión.
“Somos unos pobres idiotas.” Se sonrió. “Marginados de nuestra propia ciudad pero que de igual manera se mueve por recuperarla limpiándola de la basura por algo de dinero.”
“…¿MerCEnaRiioS?” Por primera vez el niño habla, aunque su fonética es extraña.
Touko se quedó sorprendida brevemente del interés del menor, luego siguió hablando. “Tal vez sería un término que mejor queda con nosotros, pero no… nosotros somos nuestros propios jefes.” Apuntó a su pecho. “Yo, soy el jefe aquí y mi nombre es Aozaki Touko. Si Haise, mi mano derecha te trajo aquí es porque vio algo en tus ojos.”
“…?” Ahí estaba otra vez contemplando en silencio.
“Fuiste vendido a esos cerdos por tus propios padres, ¿verdad? El tag en tu cuello te delata. Se utiliza para marcar a la gente que quiere ser usada en tráfico de órganos.”     
“aSEeesinaDOs.” Corrigió.
“Ah, estuve cerca. El punto es que no tienes donde ir después de eso.” Sonrió y la misma mano con la que apuntó a su pecho pasó a alborotar el negro cabello del niño. “Ya creía que no tenías voz.  ¿Cómo te llamas?”
“NNni…”
“¿Ni?”
“NNniCOlaS.”
“¿Nicolas?”
“…” Asintió.
“Nicolas entonces...” Touko volvió a despeinarlo. “Bienvenido a tu nueva casa, pequeño cachorro.”   


Sayi

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #8: August 06, 2015, 12:40:21 AM »

No sabes cuanto me hizo reír esto XDDD <3

Quería hacer la de la Torre de Babel pero me gusta tanto la prompt y ando tan desinspirada hoy que no quiero arriesgarme ;_; me voy con la favorita esta ronda kk HiME fic inspired again sorry not sorry



"Z! Deja de traer animales heridos a casa!"
Sayi, Ichigo & Mokona


Ichigo pensaba que lo único malo de vivir con Sayi era la ansiedad que venía con el que fuera una HiME. Pero en el tiempo que duró la batalla contra Rizembool, realmente no hubo ningún altercado que justificara algún temor.

La casa donde vivía desde niño no sufrió ningún daño material— no hubo incendios, ni asesinatos, ni litigios -?- de por medio, así que cuando su hermanastra dejo su rol como HiME, Ichigo supuso que el grupo se asentaría en una convivencia pacífica en la casa Mío-Kurosaki.

Sin embargo, no se había esperado la tendencias cachivacheras de su amiga.

Su madrasta Izumi, la tía y guardiana de Sayi, era una especie de malhumorada blancanieves, quien a pesar de su carácter fuerte, guardaba un afecto especial a cualquier animal que se cruzara por su camino. Esta era una conducta que había heredado a sus sobrinas, por lo que el traer cual perro gato pájaro o ratón en necesidad de ayuda no era un gesto recriminado, sino celebrado.

Pero Ichigo no terminaba de acostumbrarse a tener bichos nuevos cada semana. Y cuando su hermanastra lo acusaba de no amar a los animales, al rubio solo le quedaba encogerse de hombros.

“Me gustan los animales” le comentó mientras Sayi le daba agua a un cachorro flacuchento. Este tenía un parche en el lomo “Solo que no me gusta llegar de la calle y toparme con alguien nuevo. Y no todos los animales que recoges son amor eh”
“¡Que dices!” la pelirrosa levantó al cachorro y lo puso frente a su amigo “¡Mira! ¡Su pancita aún es toda rosadita!”
“¿Que me dices de ese perico que me mordió?” le recordó el rubio “¿O ese gato que le gustaba despertarme a arañazos?”
“Pues los habrás hecho sentir incómodos…”
“¡Pero esta es mi casa!”

Sayi no tuvo que decir nada, pues en respuesta el cachorrito entre ellos empezó a orinarse en toda la camiseta de Ichigo.

“¡1PUTAMADRESAYI!!” Ichigo retrocedió hasta golpearse con la mesa.
Sayi dejó al cachorro en el suelo y este empezó a huir torpemente “¡CORRE FOREST!” le ordenó “¡El cuarto de Tsukino es tu Suiza!”

Su hermanastro optó por no perseguir al perro meón. Y mientras Sayi recogía el plato de su mascota temporal, el rubio se apresuró en cambiarse a ropa limpia antes de empezar a maldecir.

“¡Esto ya es el colmo! ¡Si quieres recoger más animales hazlo, pero llévalos a casa de Bou!”
“¡Ya lo estoy haciendo! Pero Yinshi tampoco da tanto abasto, y tengo que quedar bien con la suegra ya sabes”
“¡NO-ME-IMPORTA! ¡Te prohíbo traer más animales!”
“Pero—“
“¡NADA! ¡PRO-HI-BI-DO!”




Tras al altercado en la cocina, Sayi no dijo más y subió molesta a su cuarto, con todo y portazo incluido.

Ichigo la ignoró y se quedó en el primer piso. Lavó su camiseta, salió a correr por el condominio, jugó un poco de play, y para cuando terminó su segundo sándwich se preguntó si quizás había sido muy tosco con su hermanastra.

Después de todo, un poco de pichi de perro no borraba el gesto que tenía la pelirrosa con las mascotas lastimadas.

Estaba atardeciendo cuando el rubio le toco dos veces a la puerta.

“Sayi… creo que me pase gritándote, es que…” Ichigo abrió la puerta, y lo que se encontró fue a su hermanastra sentada en su cama con un conejo frente a ella “¿¡DE DONDE SALIO!?”
La pelirrosa no sabía donde esconderse “¡¡Entró por la ventana!!”
“¿¡Esperas que me crea que un conejo entró por la ventana!?”

Y este no parecía ser un conejo ordinario. Parecía una bola de arroz con dos orejas enormes, inclusive para un conejo normal.

“Se ve… deforme…” comentó Ichigo “¿Acaso lo atropellaron?”
“¡No!” Sayi abrazó al conejo, y este dejó ir un agudo ‘pu pú~’ como respuesta “Tenía unas espinas en sus patas, pero ya se las saque todas”
Ichigo la miró incrédulo “¿Y dices que entro por la ventana?”
“Si. Yo estaba aquí tranquila, molesta contigo, cuando entró saltando por la ventana. Los conejos saltan, ¿no?”
“Si, ¡PERO NO DOS PISOS!”
“Ay bueno” la pelirrosa tomó a la mascota de sus patitas delanteras y empezó a sacudirlo “Dale a tu cuerpo alegría Macarena…

Mientras Sayi hacía al conejo bailar el éxito de Los Del Rio, Ichigo suspiró cansado y se sentó al borde de la cama.

“No me importa el conejo. Venía a disculparme por haberte gritado… el que te caiga orina encima lo pone a uno de mal humor, supongo”
Sayi sonrió “No te preocupes. Esta es tu casa después de todo” Ichigo estuvo por interrumpirla con el cuento de que esta ‘también es tu casa’, pero la pelirrosa no lo dejó “Te prometo mandarte un mensaje cada que traiga un animal a casa”
“No tienes que pedirme permiso”
“No estoy diciendo eso. Digas lo que digas igual lo voy a traer” Ichigo le sacó la lengua “Pero al menos así no te tomará de sorpresa”
“Algo es algo” agradeció el rubio. Y en un gesto de buena fe, el joven estiró la mano y acarició la cabeza del conejo “Esta gordito, pero muy bonito”

El conejo se giró hacia Ichigo y camino lentamente hacia él. Posó una de sus patitas en su antebrazo, y cuando el rubio acercó su rostro para decirle lo bonito que era, el animal lo cacheteó de este a oeste.

Y entonces saltó por la ventana.

Con el rostro todavía hecho a un lado, Ichigo no dijo nada para detener las risas de Sayi. A la distancia, ambos hermanos se limitaron a ver el conejo saltar sobre las casas de los vecinos.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Oh, dream maker, you heart breaker
Wherever you're goin', I'm goin' your way


Cho

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #9: August 06, 2015, 01:18:39 AM »
OMG Chuck Norris! Siento que necesito otro pastor alemán ahora (?)

Vengo con otro prompt antes que se me pase. Y agradezco a Sayi por prestarme a un age-compatible personaje.

Personajes a elección se conocen en un evento otaku mientras hacen cosplay.

Era el tan esperado día de una de las convenciones de manga y anime más importantes de la ciudad. Entre muchas de las actividades estaba la competencia de cosplay, donde iban a dar todo tipo de premios: mejor disfraz individual, mejor grupo, mejor pareja, más original, entre otros. Y el presente año iba a ser uno de los más reñidos e interesantes.

Kaien había sido dado la responsabilidad de supervisar a su hermana menor y sus amigas, ya que era la primera vez que atendían un evento de tal magnitud. Él no tenía mucho entusiasmo de estar ahí pero sus padres no le habían dado opción, y como su hermana había planeado en ir disfrazada con sus amigas, también fue forzado a participar con un disfraz impuesto por todas las chicas.

“¿Realmente esto es necesario?” preguntó él, vestido con un tuxedo demasiado elegante para su gusto y sintiendo cómo su cabello era apretado con gran cantidad de fijador a su cuero cabelludo.
“Por supuesto. Como nos tienes que hacer compañía, debes pertenecer a la misma serie que representamos,” respondió su hermana, quien usaba una peluca rubia para interpretar a una joven Sailor Moon, mientras sus amigas eran las cuatro inner sailors. “Y este es el mejor personaje masculino de toda la serie, Endymion.”
“Ugh…” sus padres le debían una muy grande. Definitivamente no era el modo en el cual hubiera pasado su día libre.
“Pero no te pongas así, ‘hermano’,” la ‘Venus’ del grupo sonrió. “Sólo te disfrazaste para andar con nosotros. No vas a tener que participar en el concurso.”
“Sí, y muchas gracias por hacernos el favor de venir,” dijo la ‘Mercury’. “De lo contrario no habríamos podido estar aquí.”
“Hay que apurarnos, es posible que a este paso cierren las inscripciones,” les recordó ‘Mars’.
“¿Pues qué esperamos?” ‘Jupiter’ dirigió al grupo hacia un área donde muchos cosplayers se encontraban haciendo una larga línea.
“Hermano, no te quedes atrás,” le recordó ‘Moon’, quien caminó con sus amigas hacia el punto determinado. Kaien decidió que les seguiría la corriente para terminarlo lo antes posible.

Pero cuando caminaba, sintió la mirada de una persona sobre él y se giró. Sorprendentemente, vio a una cosplayer deslumbrante disfrazada de Serenity que le miraba con asombro y timidez. Pese a que Kaien no simpatizaba con la idea de disfrazarse, debía admitir que esa cosplayer era quizás una de las mejores que había visto porque traía la delicadez y el misticismo del personaje a su acto. Aunque decidió sacudir su cabeza y apurarse donde su hermana y sus amigas.

La inscripción les tomó tiempo por la cantidad de gente interesada, y luego tenían que esperar en fila para aparecer frente al público del evento. El grupo de amigas comenzó a practicar sus líneas con entusiasmo mientras Kaien sólo estaba ahí para hacerles compañía. Ni siquiera a ese punto su hermana le dejaba irse al público y descansar, pero tendría que ver cómo escaparse antes que le forzaran a presentarse. En medio de todos los otros participantes, volvió a ver a la hermosa Serenity esperar entre competidores. Al parecer, esta pensaba participar sola, y en medio de su meditativa soledad, la peliplateada le reconoció y volvió a mirarle con timidez.

“¡Ohh, qué linda Serenity!” exclamó ‘Moon’, conmovida. “Y te está mirando un montón, Kaien. ¿Por qué no te presentas con ella? Parecen de la misma edad.”
“¿De qué hablas?” el pelinegro se confundió.
“No te sientas tan incómodo, sólo diviértete,” le aconsejó ‘Jupiter’.
“No, paso.”
“Pero te ves muy bien, casi pareces el verdadero Endymion,” ‘Mercury’ sonrió.
“Sólo hazlo, ya que estás aquí,” insistió ‘Mars’.
“En serio, no gracias…”
“¡Oye, Serenity!” ‘Venus’ llamó a la princesa, quien le miró confundida. Acto seguido, la sailor del amor empujó a Kaien hacia esta. “Te lo prestamos. Pueden hacer una excelente aparición juntos.”
“¡¿Q-qué?!”
“…” la desconocida se quedó sin palabras, pero miró a Kaien fijamente y asintió con un dejo mínimo de felicidad que incomodó al otro.

Los dos terminaron comprometidos a participar y los organizadores les hicieron pasar a continuación. Al final, los dos se encontraron un poco confundidos y desorientados porque todo pasó muy rápido, pero el público amó el aura de la pareja y los disfraces de cada uno. Serenity salió corriendo del escenario con vergüenza y Kaien le persiguió, finalizando una actuación sumamente improvisada que trajo vida a los personajes.

Pasó un largo rato y todos los participantes tuvieron su oportunidad en el escenario. Llegó la hora de los premios. ‘Moon’ y sus amigas no llegaron a ganar pero sí recibieron bolsitas de dulces japoneses por su participación, y la sorpresa del día fue que Kaien y Serenity ganaron juntos el premio de mejor pareja.

“¡OMG!” ‘Moon’ se emocionó por su hermano. “¡Ve a recibir el premio!”
“¿E-en serio?”
“¡Sí, ve ahora!” la menor le empujó.

Kaien se frustró y negó al oír a la gente aplaudirle ni bien subió al estrado. Serenity le siguió poco después, con una sonrisa de radiante felicidad en su rostro. Ella dio una reverencia a su ‘Endymion’ y recibió gustosa su premio.

“¡Fue una actuación tan natural y excelente! ¡Ni necesitó palabras!” declaró el presentador. “¡Pero sé que no hablo sólo por mí cuando digo que quiero escuchar algo de parte de la pareja ganadora! ¡Dediquen su victoria a su entusiasta público!”

La gente aplaudió, esperando oírles decir algo.

“Eh, bueno muchas gracias…” dijo el pelinegro, sin tener más palabras. Él miró a la princesa lunar sonreír avergonzada, y la hermosa muda finalmente decidió no reservarse sus pensamientos por más tiempo.

Pero ese sería un momento que muchos irían a recordar por años. Serenity tomó una bocanada de aire y habló para romper su acto por completo.

“¡AYYYYY! ¡Pero qué lindos son todos ustedes! ¡Concediéndome este tan galardonado premio a un joven como yo! ¡Y no pude tener a un Endymion más hermoso que este de acá, ¿cierto?!” ‘Serenity’ exclamó con una potente, entusiasta y varonil voz. Sí, al final la delicada y misteriosa Serenity fue un hombre.
“…” Kaien le miró en un estado catatónico, al igual que muchos otros hombres en la multitud, pero ‘Moon’ y sus amigas parecían maravilladas por la sorpresa.
“¡Yo seré la princesa lunar, pero este galán de buen porte es el que parece de otro planeta! ¡HA HA HA HA!” ‘la princesa’ dio palmadas fuertes a la espalda de Kaien. “¡Por cierto, mi nombre es Ayame y hago los mejores trajes a pedido! ¡Síganme en mi cuenta de Facebook!”

Todo el incidente fue publicado en youtube como ‘Serenity Meltdown’ y se volvió viral. Y para mala suerte de Kaien, Ayame se volvió best Pals con su hermana y amigas y lo terminó viendo mucho más frecuente de lo que hubiera deseado.

The End


Deidara

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #10: August 06, 2015, 09:43:21 AM »
en mi mente sonaba mejor 8(

Personaje X ha pedido una pizza y ha puesto “enviadme a vuestro repartidor más atractivo” en los comentarios
* * *

Le tocaba pasar una noche más sólo en su apartamento, y ya iban unas cuantas en las que rechazaba las invitaciones de sus amigos de salir a algún bar a beber algunas cervezas. Pero es que los exámenes finales se acercaban, y Dean Winchester quería mantener una media lo suficientemente alta como para que no tuviese problemas para obtener las prácticas en el sitio que más le gustase. Era el precio a tener que pagar por haber decidido estudiar una ingeniería…

Su estómago empezó a rugir, reclamando ser alimentado. La noche anterior había comido ramen, y la otra se había hecho un sándwich de queso. Esa noche en cambio, no tenía ganas de meterse en la cocina, ni siquiera para hacer algo tan sencillo… el folleto de su pizzería preferida estaba colocado sobre la mesita del salón, como llamándole. Era una señal. 

(A pesar de que ese era el sitio habitual en el que se encontraba el folleto).

Alcanzó su portátil, la página web de la pizzería en sus favoritos, y pidió una pizza mediana, barbacoa, con extra de queso.

Sonrió para sí mismo mientras añadía en los comentarios, ‘enviadme a vuestro repartidor más atractivo’. 

* * *

Esperó a que llegase la pizza mientras repasaba el temario del examen que tenía la semana siguiente, apenas le quedaba un tema por estudiar. Tardó lo habitual, unos quince minutos, y es que la pizzería era la más cercana a su apartamento.

Unos golpes en la puerta le avisaron que la pizza ya había llegado, y  Dean se aseguró antes de abrir la puerta que estaba bien peinado. Abrió con una sonrisa, y tras la puerta, se encontró al repartidor, sosteniendo en una bolsa la pizza. Era más o menos de su altura, apenas unos centímetros más bajos. Cabello oscuro, desordenado y corto, ojos del azul más intenso que había visto en su vida. Y un aspecto en general, bastante cansado.

Al parecer sí que habían cumplido con la petición que hizo en los comentarios.

“Buenas noches, soy esta noche su repartidor de Heaven and Hell Pizza, vengo a entregarle su pizza mediana, barbacoa, con extra de queso,” recitó, como si ya fuese algo que tenía memorizado, con una voz monótona.
Dean sonrió para sí mismo, mientras observaba al pizzero de arriba abajo. “Creo que pedí algo más.”
“Señor, me temo que no incluyó ningún aperitivo en su pedido.”
“Oh, no, no. Pedí que me trajeran al repartidor más atractivo,” respondió, todavía con esa sonrisa en la cara.
“Oh, vaya. Siento entonces no haber cumplido con su pedido, el otro repartidor estaba ocup—“
“Ah, no, de hecho creo que sí que cumplisteis.” Dean se apoyó sobre el marco de la puerta, casi tropezando con sus propios pies. Supo mantener la compostura ante la atenta mirada del atractivo repartidor.
“¿Sí? Gracias por su halago.”
Dean rió, buscó la etiqueta que indicaba el nombre del repartidor. “No hay de qué… Castiel. Cas, ¿puedo llamarte Cas?”
“Como gustes.”
“¿Qué te parecería tener una cita conmigo, Cas? Conozco un buen restaurante, está cerca de aquí, tal vez cuando acabe tu jornada…”
“Me temo que no puedo mantener relaciones con clientes, señor.”
“¿Seguro? Creo que podríamos pasarlo muy—“
Castiel carraspeó, poniendo en las manos de Dean su pizza. “Quince dólares, señor.”
Dean rodó los ojos. Quedaba claro que Castiel era un aguafiestas. “Está bien, déjame…”

Dean entró de nuevo a su apartamento, cogió su cartera, para así poder pagar a Castiel con un billete de cincuenta dólares. Esperó el cambio, pero Castiel frunció el ceño, y sólo le dio como cambio veinte dólares.

“Hey aquí falta—“
“Eso es por las molestias.”
“¿Qué quieres decir?”
Castiel suspiró, pasándose una mano por el pelo, despeinándolo todavía aún más. “Dean. Esto ya no tiene gracia. Nuestras pizzas son caras. Tienes que dejar de pedirlas, ¿por qué no las compras en el súper? ¿No ves que han subido el alquiler? Además, mis compañeros no dejan de burlarse de todos tus pedidos. La semana pasada, una pizza en forma de corazón con mi nombre. Hace dos, que tuviese una foto mía. ¿Qué va a ser lo siguiente?”
Dean rió, divertido con la situación. “Va, sabes que lo hago de broma. Para que así puedas despejarte y venir a visitarme un rato.”
Castiel parecía querer matar a Dean. “Te odio.”

Desde que Castiel había conseguido aquel trabajo, Dean no había dejado de hacer pedidos, cada vez incluyendo comentarios más disparatados, peticiones lo más extrañas posible. Sabía que a Cas en el fondo no le molestaba tanto.

“Va.” Dean hizo un puchero, guardándose el dinero en el bolsillo del trasero. “¿Me perdonas?”
“Um. Tal vez, si me invitas de verdad a ese restaurante.”
“Oh, ¿así que allí quiere que sea nuestra primera cita, señor repartidor?”
“Eres— voy a pedir que bloqueen tu cuenta.”
Castiel se giró, dispuesto a marcharse, pero Dean antes le agarró de la muñeca para pararle, dándole un beso rápido pero suave en los labios. “¿Mañana por la noche?”
Castiel le apartó, un pequeño empujón, con un semblante enfadado. “La próxima vez, pida permiso.” Se dio la vuelta, no dejándole oportunidad a Dean de seguirle, ya que éste se había quedado plantado en el sitio. Pero no tardó en darse la vuelta, rostro calmándose, sonriéndole a Dean. “Mañana por la noche. Y espérame despierto esta noche.”

Y esta vez, sí se fue.

Dean se sonrojó. Odiaba a su repartidor favorito de pizza, y odiaba cómo siempre su novio lograba sacarle los colores.


Arence

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #11: August 06, 2015, 11:27:34 AM »
>Demasiado dinero y tiempo libre<


La puerta se abrió de golpe, Garma dió un salto desde el sillón y salvó rápidamente a sus palomitas de caer al suelo con un movimiento ágil.

“Buenos reflejos como siempre.” Sonrió Regene, caminando hacia él en pantalones ajustados y paso decidido. Se paró frente al él y lo miró de arriba a abajo con una mueca. “¿Pijamas de seda en color vino, en serio? ¿Acaso no hay cliché de niño rico que no se ajuste a ti?”

“Ha, ha, muy gracioso. ¿Esos son lentes nuevos?”

Regene levantó sus lentes de pasta roja con el dedo medio, haciéndolos brillar malévolamente. “Vístete, precioso, vamos de fiesta.”

Garma lo miró, no muy convencido y se metió un par de palomitas a la boca. “Es martes, todavía no es ni el medio día. Siéntate, vamos a terminar de ver este episodio de Downton Abbey y luego me acompañas al IHop ¿Ok?”

Regene lo miró con desprecio. “De verdad que eres un cliché.” Se desplomó en el sillón, a medias encima de Garma, y le enseñó un tarjeta de crédito dorada, recargándola dramáticamente sobre sus labios. “A-di-vina qué es esto.”

Garma lo miró de reojo, poco interesado. “Una tarjeta, gran cosa.”

Regene lo picó en la nariz con ella. “No es cualquier tarjeta. Es la tarjeta de Ribbons~”

Garma la tomó rápidamente y la examinó por ambos lados. La firma del dueño de la empresa aeroespacial y militar más grande del planeta se leía delicadamente escrita en el reverso. “¿Cómo conseguiste…?”

“Tsk tsk. Por favor. Identificaciones falsas, empleados sobornados, etc etc. Ya sabes, estas cosas son mi especialidad.”

Garma tan solo resopló.

“Y entonces.” Regene se acomodó aún más encima de Garma e hizo gestos exagerados con los brazos. “Ahora que tenemos recursos ilimitados, más allá de tu imaginación--”

“Por favor,” interrumpió Garma, “Esto es exactamente igual que haberle robado la tarjeta a mi papá.”

“Quisieras, no creo que el Primer Ministro llegue a la mitad de lo que las cuentas de mi adorado primo pueden hacer.”

“¡Hey, hey!

“¡Pero eso no importa! ¿Qué vamos a hacer con nuestro nuevo tesoro? Al final ,Ribbons sabrá que su tarjeta se ocupó y si compramos cosas, podría simplemente confiscarlas. Lo que sea que hagamos tiene que ser hoy, ahora.”

“¿De qué sirve si te va a hacer pagarlo de todas formas?”

“¿Y arriesgarse a que haga un escándalo público? ¿A que la policía revise sus cuentas?”

“Podría dejar de pagarte en la empresa hasta que pagues todo. O despedirte.”

“Ha, como si necesitara ese suelducho simbólico.”

“O tal vez--”

“Ay ya, ya.” Regene le metió un montón de palomitas en la boca, Garma casi se ahoga. “Subestimas mis poderes. No hará nada. Ay claro, se sentará en El Sillón maravilloso y me tendrá de pie mientras me regaña por horas. Como sea. Revelé un hueco en su seguridad al conseguir esto, hasta debería agradecermelo.”

“Va a mandar a la mafia a golpearte en la cara y te vas a arrepentir.” Garma seguía tratando de limpiarse la garganta de restos de palomita.

“Garma.” Regene le tomó la cara con fuerza, sacudiéndolo con humor. “Pequeño e inocente niño. No puede mandarme a la mafia. Yo soy la mafia.”

Garma asintió varias veces con un gesto de aprecio en su rostro. Regene se puso de pie de un salto y se subió los lentes al cabello “¡Muy bien! Tú eliges primero.”


----


Regene bajó a la pista de aterrizaje con las piernas un poco temblorosas, apenas había tocado tierra cuando Garma apareció, radiante en su terrible traje militar de piloto y sonriendo como niño. “¿Qué, vomitaste?”

Regene le regresó la sonrisa con la misma intensidad. “¡Quisieras! Debo admitir que cuando dijiste “dar un paseo en un jet militar” pensé que era una idea estúpida, pero,” Le dió un par de palmadas al ala del avión. “Creo que me agradan estas cosas.”

“Excelente.” Garma en verdad parecía brillar más con cada segundo. “Ahora vamos por los tanques, seguro que esos sí nos dejan manejarlos.”

“Yo quiero disparar el cañón primero.” Se adelantó Regene y salió corriendo.


----


Un par de horas y muchos árboles derribados después, Regene estacionó su convertible en una callecita sucia como cualquiera de un barrio bajo en una gran ciudad. Habían viajado un largo camino muy por arriba del límite de velocidad y el sol empezaba a ponerse.

Garma se bajó del carro y miró el mini super en la esquina de la calle. Solo dos de las letras rotas del letrero luminoso funcionaban. Regene lo contemplaba, emocionado, y asintió varias veces, ambas manos en la cintura.

“¿En serio manejamos dos horas para esto? Ya sé que vivías en esta ciudad cuando eras joven pero qué tiene que--”

“¡Shh!” Regene levantó la mano, cruzó la calle y entró en la tienda. Una viejecita los miró con desprecio y no se movió. Tras el mostrador brillaban tenuemente las envolturas de dulces baratos y las revistas del mes pasado, todo ligeramente empolvado.

Regene se recargó con fuerza sobre el cristal, la vieja lo miró de reojo. “He querido hacer esto toda mi vida.” Sonrió. “Quiero todo.”

“¿En serio por ésto vinimos hasta ac--?”

Regene le hizo un gesto flojo con la mano. “Me oyó, señora. Quiero. Todo.”

La vieja lo miró sorprendida y, después de un momento, su rostro cambió. Lo había reconocido. “...pequeño mocoso ladrón.” dijo mientras se levantaba con trabajo.

Regene solo siguió sonriendo su característica sonrisa. Garma miró a la señora poner sin ningún cuidado su mercancía en bolsas de supermermercado con hoyos.

“¿De verdad no podías haber hecho esto con tu propio dinero?”

“No.” Negó Regene con la cabeza. “No hubiera sido lo mismo. Tenía que ser con el dinero de él.”

La vieja se subió en un banquito. Garma suspiró y se sentó directamente en el suelo sucio, al diablo con su pantalón de diseñador, preparado para lo que seguramente sería una larga espera. “Tú y tu familia tienen problemas.”


Ekha

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #12: August 06, 2015, 11:45:23 AM »
Hola, soy Ekha, una horrible persona que cuando se mete una idea en la cabeza no la suelta así sólo salgan 500 palabras y no me arrepienta de nada.


Demasiado dinero y demasiado tiempo libre



El mundo perdía su sentido cada día más.

Podía observar hasta donde quisiera desde su pent-house, ubicado en uno de los edificios más altos de la ciudad, claro está. El mundo se extendía a sus pies  hasta donde la vista alcanzara. Podía obtener casi todo lo que quería y había sido así toda su vida. Ser hijo de un millonario le daba una oportunidad que sólo muy pocos podían aspirar a tener. Un presupuesto casi ilimitado le había permitido estudiar (en contra de lo que hubiese preferido) en las mejores escuelas del mundo. Había tenido que aprender más idiomas de los que le hubieran interesado, pasado más tiempo lejos de casa del que de niño alguna vez soñó. Había recorrido el mundo más de una vez como regalo de cumpleaños y había explorado lugares que ni siquiera los mejores exploradores podrían alcanzar. Podía comprar cosas por el simple capricho de hacerlo, aunque no le apetecía, a veces sentía que podía acabar con uno de los problemas primarios del mundo si se deshiciera de todo ese dinero y lo donara a esa causa (sabía que no era cierto, ese problema fundamental de la moderna humanidad no se acabaría de esa forma, ya se había intentado más de una vez).
 
Nunca había sido bueno bebiendo, el alcohol le daba más bien un sabor demasiado fuerte para su gusto pero, en ocasiones, pretendía que le gustaba y adquiría alguna botella. La más barata le daba una sensación de humanidad, la más cara de sofisticación y le sabía más bien como a sueños vacíos. Dependía del humor del momento. A veces invitaba a personas que conocía a acompañarle y a veces pretendía ser nadie y terminar en algún bar pequeño. Sea cual fuera la compañía, el alcohol seguía sin ser algo que pudiera degustar. Aun así, entendía por qué la gente prefería intoxicarse con él que afrontar situaciones de la vida cotidiana aunque él no pudiese hacerlo.
 
“Tener el mundo a tu disposición y preferir estar encerrado en esta jaula de vidrio”, pensó. Tenía las comodidades del mundo entero desde ahí y, desde aquella noticia, prefería estar solo en su propio hogar, si es que podía llamarle así. Nadie más sabía, excepto sus padres, que le habían procurado los mejores médicos del mundo y los mejores tratamientos pero no su atención o su cariño. Quizá darle todas las comodidades posibles hasta el momento que su vida expirara era lo mejor que podía recibir de su parte. La forma en que ellos sabían demostrar interés.
 
Se dejó caer sobre los cojines que había colocado frente al balcón más grande. Si movía un poco la cabeza hacia atrás, podía observar cómo las nubes se movían lenta y tranquilamente. Sabía que el viento a esa altura era una demencia pero, desde el punto de un simple humano, sólo se veía como un leve desplazamiento.
 
Podía quedarse así todo el día, total, tenía todo el dinero que pudiese gastar y más, tenía el tiempo prestado que le daba ese dinero. No tenía más sueños ni esperanzas en nada más.


Por si alguien pregunta, me basé en Luke fon Fabre de Tales of the Abyss en los puntos más críticos de su vida para escribir esto así que bien podría ser Luke.
ʎɐpoʇ ǝƃɐd ʍǝu ɐ ƃuıuɹnʇ


Kana

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #13: August 06, 2015, 12:09:26 PM »
Día de Picnic apto para toda la familia termina en borrachera y perdición.



Eran los locos años XX en Inglaterra y a Eren Jaeger se le había ocurrido la loca idea de invitar a Sara, su compañera de fábrica, a un picnic en el campo.
Para que la suspicaz chica no viera la invitación como la de un tiburón que se lanzaba al asecho de su víctima, Eren también había invitado a Mihael, un sujeto desagradable pero era el único trabajador que se había quedado horas extras en la fábrica. También invitó a Nana, la chica de los correos aunque apenas se hablaban y a Cain, un truculento de la casa de apuestas.

En un principio las tres piezas extras no habían querido ir con él pero Eren tuvo que decir la palabra clave “Whisky gratis” y los demás habían aceptado. Eren se había puesto un traje decente pero mantenía las pobladas cejas en curvas que le denotaban preocupación en el rostro.
Estaban todos ya en lo alto de un monte en un ambiente campestre, la canasta estaba llena de cosas para comer y bebestibles, y el típico mantel de líneas rojas estaba extendido sobre el césped. Nana había aparecido con su clásico corte en estilo bob y un vestido de charlestone que le dejaba los hombros al descubierto, Mihael le había llamado por un improperio y la chica le había dado un puntapié en las canillas. Su compañero de trabajo ya había empezado a empinarse una petaca de whisky personal, Eren se había preguntado en qué estuvo pensando cuando lo invitó, pero al menos se había puesto un buen traje. En cuanto a Cain, ése siempre estaba impecable y al menos daba la imagen de que Eren tenía amigos importantes.

— Me debes dinero, hijo de puta. —  Mihael miraba asesinamente a Cain quien distraído repartía las cartas de póker a Nana. — Eso es estafa. —
— La casa no se hace responsable de pérdidas. Además, le apostaste al caballo equivocado… Cualquier tonto sabe que Rasputín ya no rinde. —
—¡Te romperé la ca--—
— Silencio, allí viene la chica bonita. —  Dijo Nana, quien divisó a alguien acercarse.
— Espero que se comporten. Sara es una buena compañera de trabajo sólo que… está muy obsesionada con el trabajo y necesita distraerse. Por eso el picnic. —
— Sí, claro. —  Dijeron al unísono Nana y Mihael.
Sara se veía esplendida en un vestido color perla y luciendo un sombrero de la temporada. Eren sonrió al verla pero notó inmediatamente un detalle: Ella venía acompañada.
— Hola. —  Sara saludó a los presentes con una sonrisa y miró amargamente a Mihael. En ese momento Eren comprendió que a la chica no le simpatizaba. —Eh, insistió en que no viniera sola. —  Apuntó a su lado, a un chico que tenía el mismo color de cabello que ella. Era su hermano Setsuna.
— …Hola. —  Setsuna saludó desganado.
—Veo que tienes todo preparado. —  Sara sonrió amablemente a Eren. Aceptó la invitación de sentarse junto a él.

Si bien a Eren no le había parecido bien la presencia del hermano vándalo y juerguista de Sara allí, aquel que cuida a su hermana como si el resto de humanos fueran escorias cuyo único objetivo era hacerle daño a Sara, al menos no se había mostrado tan odioso ese día.
El picnic inició muy bien, Nana parecía la carta perfecta en esa oportunidad porque envolvía a todos en charlas y hacía participar hasta a Setsuna en los temas de conversación. Mientras degustaban los cocavíes, abrieron la champagne que Cain había llevado y brindaron por cosas triviales. Jugaron a las cartas y antes de que alguien se sintiera ofendido por perder repetidas veces (Mihael) prefirieron salir a correr por el campo y jugar a pillarse.

Todos estaban entretenidos, la tarde era perfecta y la inhibición por el exceso de champagne y whisky los hacía hacer cosas más alocadas y reírse de estupideces.
Cuando cayó la noche. Eren tuvo que pasarse un brazo de Sara por el hombro para ayudarla a caminar. La chica siempre correcta tenía las mejillas rojas de tanto alcohol. Nana reía a carcajadas más atrás acompañada de Mihael y Setsuna quienes también venían algo mareados. Cain caminaba cerca de ellos con las manos dentro de los bolsillos de su costoso traje que, a esas horas, estaba un poco menos presentable pero de todos modos decente.

Más allá había un baile en una feria y el grupo bajó. Eren bailó con Sara, Nana con los dos chicos y la sabandija de Cain se había ido con el dinero de las apuestas de esa noche. Esa noche los que quedaron presenciaron los fuegos artificiales y todos se juraron amistad eterna.
A la mañana siguiente, la resaca era horrible. Eren había despertado en la misma feria y más allá estaba Mihael en el piso. Nana estaba de mal genio porque no tenía dienero para volver a su casa y el dolor de cabeza la estaba matando.

— ¿Y los otros? —  preguntó Eren.
— El chico Setsuna dijo que te mataría. —
— ¿¡Pero por qué!? Pensé que lo estaba pasando bien. ¿Qué acaso no hiciste un buen trabajo? — Gruñó Eren.
—Cállate. —  Nana lo miró asesinamente. — Además, no es mi culpa que te marearas y enbriagaras a su hermana. Sara te vomitó el traje, por cierto. —  La pelinegra le señaló y Eren colocó una expresión de asco al verse. — Y por eso Setsuna quieren aniquilarte, porque piensa que querías embriagar a su hermana para hacerle cosas sucias. Ayer también Mihael, tú y Setsuna se metieron en una pelea con un grupo de chicos que nos estaban molestando. Al menos ganaron, pero estamos vetados de aquí. —
— Pero si sólo era un picnic inocente. ¿Cómo terminamos así? ¿Dónde se metió Cain? Él debería haber sido el consiliador. —
—Se fue. Se fue temprano, Jaeger. Se fue con nuestro dinero, además. Peaky Blinders sabe como trabajar. —


sdksk editooo


Kora

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #14: August 06, 2015, 01:25:49 PM »
POR FIN un poco de inspiración :_ éste es el que cuenta para esta ronda.

Tu Femme Fatale intenta seducir a tu Bishonen Oficial en tu propia cara
Kora vs I-No



- ¿Ves como no se está tan mal?

Ky se giró hacia Kora, con un vaso de coca-cola en la mano. Aunque parecía estar un poco fuera de lugar, y la chica sabía que iba a necesitar sacar un 15 natural en Carisma como mínimo para convencerlo de que bailaran, al menos Ky estaba en una fiesta del campus.

- Creo que me van a doler los oídos mañana, pero… está bien. - Dio un sorbo de su bebida antes de dedicarle una sonrisa. - Gracias por traerme.
- De nada. Toca divertirse de vez en cuando.

Para disimular el gesto de tonta que se le estaba quedando, Kora dio un trago largo a su vodka con naranja hasta terminárselo. Agitó el hielo que se quedó en el culo del vaso de plástico, y se giró hacia su amigo.

- Voy a por más, ¿vale? - Kora cogió el vaso de Ky. - Quédate y guarda sitio.
- Te espero.

Esquivando con la gracia innata de alguien que no quiere morir aplastada por universitarios borrachos, Kora llegó hasta los dos escritorios que servían ahora de barra. Otro vodka con naranja para ella (ligerito, que la noche acababa de empezar) y más coca-cola para Ky.

- ¿Alguien va a tener suerte esta noche o me estoy imaginando cosas? - Dijo Ezio mientras le servía las dos bebidas.
- Eres un cotilla… - Kora puso un billete en la barra. - Hemos venido como amigos.
- Menos mal, o si no, esa tendría un problema.

El estudiante-convertido-en-barman le señaló hacia el sofá, donde una chica no sólo le había robado el sitio, sino que además podía ver cómo volaban los “++” en verde. La muy golfa tenía que estar spameando la interacción Halagar.

Kora volvió al sofá a zancadas, casi tirándole la bebida encima a alguien, pero era una mujer con una misión: preservar la decencia de Ky. Reconoció a su enemiga inmediatamente. Pelo negro corto y recto y un vestido rojo ajustado hasta el punto en que casi podía oír a sus pechos gritar “oxígeno por favor”...

- ...Y podría hacerte un book muy elegante si al final te presentas a Presidente del Comité, si quieres, podemos pasarnos por mi cuarto y te hago un par de fotos de prue-
- Hola, I-No, qué sorpresa verte aquí…

Sonrió con toda la falsedad posible mientras le tendía la bebida a Ky antes de que rompiera el cristal con sus manos. Éste estaba algo azorado, como era normal con los chicos de bien expuestos de repente a un escote a punto de estallar.

- Gracias, Kora… I-No me estaba comentando que necesitaba modelos para un trabajo de clase. - Explicó Ky. - Pero no creo que se me dé bien, ¿tú qué crees?

Creo que meterse en la mazmorra de fotografía de I-No está en el top 5 de cosas más arriesgadas que haría, justo debajo de meter la cabeza en la boca de un cocodrilo.

- ¿...Qué? - Ky abrió los ojos de par en par.

Oh no. ¿Lo he dicho en voz alta?

- ¡Sí lo has dicho! - Ky se giró hacia I-No, sonrojado por la vergüenza. - Perdona, I-No, no-
- Oh, no te preocupes, ya sé lo que pasa aquí… - I-No le puso una mano en el pecho. - A alguien se le están comiendo los celos.
- ¡No estoy celosa!

Pero I-No sólo se puso de pie, con una mano en la cadera.

- Resolvamos esto como damas… - Le señaló con el índice. - ¡Hagamos un duelo de Guitar Hero, y la que gane, se irá esta noche con Ky!
- ¿¡Qué!? - Intervino Ky, pero era demasiado tarde.
- ¡No voy a dejar que te lo lleves, bruja!
- ¡Esp-!

Kora obvió el detalle de que I-No, además de fotógrafa, era una excelente guitarrista mientras que ella apenas sabía tocar Claro de Luna en la flauta dulce. Quizá si, a diferencia de I-No, no estuviera estudiando una carrera de verdad, también tendría tiempo para dedicárselo a la música.

Siempre dispuestos a participar en una pelea y no hacer nada por tratar de calmar la situación, los otros estudiantes les dejaron paso frente a la televisión y conectaron las guitarras falsas.

- Ya que eres la menos experimentada, puedes elegir canción. - Le dijo I-No, con su propia guitarra de consola personalizada.
- Vale… - Kora bajó la lista. - Mm, “Foxy Lady” de Hendrix… Seguro que te identificas con el título…
- Disfruta el insulto, cuando termine contigo, ¡Ky ni se acordará de quién eres! I-No bufó, ignorando el comentario, y la canción empezó.

KORA VS I-NO
HEAVEN OR HELL -- LET’S ROCK!


Los leales lacayos a los que I-No había sometido a su embrujo empezaron a animarla, alzando el puño y coreando cada “¡Foxy!” de la canción. Pero I-No podía sentirse todo lo poderosa que pudiera Kora tenía un aliado más poderoso: Ezio, quien al ser el dispensador de alcohol de la noche, arrastraba a muchos más con él, y Kora podía sentir cómo su stats subían con el bonus que le otorgaba el estado de Favorita del Público.

Por desgracia, no fue suficiente para compensar el hecho de que nunca antes había jugado a Guitar Hero, y el contador dejó a I-No como la clara ganadora. Cayendo de rodillas al suelo mientras I-No hacía su pose de victoria, Kora quería llorar: aquella iba a ser la Noche con N mayúscula. Podía sentir cómo su cuerpo se desvanecía poco a poco…

- ¿Nos vamos ya, Ky? - I-No se dirigió a éste con andares sinuosos.
- ¡Claro que no!

Kora levantó la cabeza con brillitos en los ojos. ¿Todavía había esperanza?

- ¡Esto es el siglo XXI, las personas ya no son propiedades que puedas ganar en combate! - Continuó Ky. - Me pensaré lo del book, pero he venido esta noche con Kora.
- Pero… - I-No apretó los puños. - ¡Bah! ¡No te lo tengas tan creído, niñato!

I-No se marchó, apartando a los estudiantes en su camino, y mientras, Ky se acercó a Kora, tendiéndole la mano.

- Me enfadaría contigo también, pero sé que sólo estabas luchando por mí. - Le ayudó a levantarse. - No me gusta sentirme como un trofeo, aunque ha sido emocionante ver cómo lo has dado todo aunque no tuvieras ni idea de lo que estabas haciendo.
- Gracias… - Kora nunca había recibido un insulto tan agradable.

La multitud que se había formado para ver el duelo empezó a corear “bésala”, haciendo que Ky se sonrojara. Quizá era ir demasiado rápido, por lo que Kora señaló su mejilla disimuladamente, y Ky captó la indirecta.

KORA WINS! FLAWLESS VICTORY!