Author Topic: segunda ronda ☆ #prompts4everyone  (Read 4217 times)


Deidara

segunda ronda ☆ #prompts4everyone
« Topic Start: July 24, 2015, 02:01:30 PM »

Y aquí la segunda ronda! Ya sabéis cómo va la dinámica, así que no hace falta comentar más. Jueves se cierra la ronda, viernes se posteará una nueva.

Lo único que sí quería comentar es que, recordad que se aceptan prompts por PM~

Quote from: Prompts v.2
*Jugando Mario Kart
*Personaje X es un guía turístico
*Dos personajes se conocen en un concierto. Pueden ir a ver al mismo grupo, o uno de ellos puede pertenecer al grupo de interés...
*Tu bishoujo y Personaje X interpretando una canción romántica de Disney
*Cada uno en sus respectivos canons, X, Y, Z (o más) llegan a Silent Hill, donde se enfrentan a sus miedos, traumas y/o culpa
*Shadow Persona de Personaje X
*HiME AU. Tu bishoujo recuerda viejos tiempos... aquellos momentos vergonzosos que pasaron 3 años atrás.
*Personaje A y personaje B están en una boda y se conocen allí... los recién casados? Son sus ex.
*Zombie AU. Personaje A y personaje B se reúnen después que el apocalipsis haya acabado, pensando que el otro había estado muerto durante todo este tiempo.
*Fic principal/HiME, una escena que nunca sucederá (romance, muerte, o lo que se te ocurra)
*El horóscopo de personaje X pinta horrible para el día de hoy.
*Feliz día de la marmota. Personaje X atrapado en el tiempo repitiendo el mismo día.
*Personaje X y Personaje Y cambian cuerpos por un día.
*Tu bishoujo viaja al canon de Personaje X para evitar una tragedia (eventos catastróficos o incluso la muerte de éste).
*Tu party en el fic RPG son el grupo de superhéroes local, a lo Vengadores.
« Last Edit: July 29, 2015, 09:36:02 AM by Deidara »


Ekha

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #1: July 24, 2015, 08:25:51 PM »
Demasiados prompts lindos para esta ronda... y voy, elijo uno y me desvío del prompt XD tuve que arreglar un montón este para publicarlo. Espero que haya quedado decente XDDD.



Zombie AU. Personaje A y personaje B se reúnen después que el apocalipsis haya acabado, pensando que el otro había estado muerto durante todo este tiempo.


Su respiración era rápida y entrecortada y la nieve la dificultaba más, la nariz le dolía por el frío, sentía cómo su garganta ardía y su cabeza palpitaba con fuerza.

El último disparo hacia lo que ahora era una triste sombra de humano no lo había hecho él.

Recordaba haber perdido el equilibrio, caer hacia atrás y  casi tener a uno de ellos encima. Hizo acopio de todas sus fuerzas intentando librarse de la muerte segura pero su arma había caído a un lado y no podía darse el lujo de mover sus brazos, la fuerza de la criatura que se abalanzaba sobre él le superaba.

Por un golpe de adrenalina, el miedo o designio divino (no supo y no le importaba) pudo conseguir que el monstruo retrocediera un poco, el tiempo suficiente para volver a tomar ese rifle de asalto que había robado hace unos meses de una cabaña abandonada. Pero su suerte no la suficiente. El cargador estaba vacío. Había desperdiciado sus últimas balas en dos tiros errados y, ahora, su verdugo se recuperaba y parecía más salvaje que antes.

Apretó los dientes. No podía morir, no ahora. No podía desperdiciar los sacrificios que habían hecho para mantenerlo con vida, no debía. Sus padres, su hermano, gente que, a pesar de todo lo malo que ocurría en el mundo le tendió la mano alguna vez…

Tomó su arma por el cañón y  el guardamanos, dispuesto a hacer todo lo que estuviese a su alcance para sobrevivir una vez más a ese infierno en vida que se había convertido el mundo,   se preparó para asestar al menos un golpe que le permitiera si bien no acabar con él, darle el suficiente tiempo para ponerse en pie y salir de ahí.

Una detonación. Dos. El cuerpo del zombi lentamente cayendo hacia su izquierda y el sonido de la nieve amortiguando el impacto. Sintió como si todas sus fuerzas se hubiesen esfumado en ese momento pero volteó. Le tomó un  momento distinguir una figura humana entre los escombros del edificio donde estuvo a punto de ser alimento de muertos.

A pesar de la nieve y la capucha, mechones de cabello rojo como el fuego eran distinguibles. Su corazón se detuvo durante un instante. Olvidó el arma que sostenía aun, el cadáver a un lado de él y se puso de rodillas en la nieve, aun observando.

Su salvador le vio también, a pesar de las ganas de correr en ese instante al lado del chico que había salvado, aseguró su arma y la colgó en su espalda antes de acercarse más. Lo había perdido ya una vez en un descuido, no volvería a pasar.

Caminó a paso lento pero seguro, suprimiendo la urgencia que sentía en su interior. El chico, mientras tanto, se levantaba, tembloroso por lo ocurrido hacía unos momentos pero era él, sin duda era Luke y lo confirmó cuando pronunció su nombre.

“¿Asch…?”, su voz se escuchaba exhausta y se le podía ver aun conmocionado.
“¿Dónde habías estado?”, reclamó el mayor con autoridad. Luke no pudo evitar sorprenderse. ¿Era lo primero que le decía después de que pensó que estaba muerto? “Pensé que… pensé… ¡Eres un estúpido! Pensé que no volvería  a ver tu estúpido rostro.”

Y lo abrazó, quizá el abrazo más cálido que había recibido de su hermano mayor.
“Lo siento… ¡Lo siento!”, respondió rompiendo a llorar el más joven. Mientras abrazaba con fuerza a su hermano mayor.

------- -- -------

“Hace meses que no veía a uno de ellos”, comentó.
“¿Eh? ¿Por qué?”
“... ¿No lo sabías? Esto terminó, la humanidad está recuperando terreno y está eliminando lo que queda de esos monstruos”

La incredulidad y la sorpresa en el rostro del chico le dijeron todo en un instante y ahora no podía evitar sentirse culpable. Mientras él había encontrado un asentamiento humano y tenido la oportunidad de sentirse a salvo hasta que las comunicaciones habían regresado, los grupos comenzaron a moverse y a recuperar su territorio, Luke había vivido aislado y sobreviviendo a duras penas por sus propios medios.

No le sorprendía, se encontraban en una zona demasiado al norte. Todavía no había planes para limpiar esas áreas por el clima.

“¿Qué haces aquí entonces?”
“Tenía un presentimiento. Tenía que venir al norte. Si alguien más pensaba como nosotros, quizá habría sobrevivientes en estas zona.”

Su hermano se había movilizado tal como habían planeado mucho antes de separarse, le rompió el alma no haberse escuchado cuando creyó haberlo perdido para siempre. Ahora tenía una nueva oportunidad.

“¿Así que viniste sólo por un presentimiento?”, Luke comenzó a reír, hacía tanto que no lo hacía, ni siquiera recordaba que podía hacerlo y realmente se sentía bien. “Eso es muy raro en ti.”
“¡Hey, cierra el pico! Muchas cosas han pasado desde la última vez que te vi.”
“Bueno, puedes contarme todo. Tenemos todo el tiempo del mundo.”
ʎɐpoʇ ǝƃɐd ʍǝu ɐ ƃuıuɹnʇ


Mimi Tachikawa

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #2: July 26, 2015, 12:51:48 AM »
Aqui vengo a dejar mi prompt <3, bueno es mas como un final alternativo de mi historia pero bueno hice lo que pude espero les guste:

Fic principal/HiME, una escena que nunca sucederá (romance, muerte, o lo que se te ocurra)

Todo Hanasaki estaba en ruinas, los alumnos estaban tendidos en el suelo sin vida en medio de un charco de sangre, el ataque de Rizembool había sido con todo y sin piedad a los inocentes que se encontraban estudiando en Hanasaki, las nuevas y las exhime a duras pensas podían contra sus rebels, unas habían caído en batalla y otras no se daban por vencidas, después de la caída de Miranda y Fran, el estado equilibrio emocional de las Hime se había perturbado y ya no peleaban siendo precavidas, sino con el deseo de venganza por haber perdido a las que consideraban como unas madres.
Mayura Daidoji era de las pocas hime que quedaban de pie, se encontraba de rodillas con su ropa manchada de sangre y con lágrimas en los ojos, en un abrir y cerrar de ojos había perdido todo lo que amaba, a sus amigos, a su escuela, a sus madres de Hanasaki, y ahora estaba a punto de perder a la persona que mas amaba en el mundo…

Minutos antes…

Mayura estaba envuelta en medio de una batalla contra Shun, su rebel era mucho mas fuerte que ella, inútilmente usuaba sus shuriken ya que el pelicenizo los esquivaba como si nada y en contraataque la mando a volar con una fuerte patada
Uhm…pensé que serias mas fuerte, pero parece que me equivoque…- caminando lentamente hacia la pelirosa con una amplia sonrisa- es una lastima que no pueda tenerte para mi…pero tu existencia es muy peligrosa para nuestros intereses-
Aun no me doy por vencida…flaffy!!...-en medio de los dos jóvenes el Child de Mayura aparecia ligeramente extenuado después de la pelea contra Yuuto donde a duras penas lograron vencerlo-puño trueno!!

Su ovejita rosa salto sobre el pelicenizo y dio un puñetazo cargado del trueño de la pelirosa para mandar a volar al pelicenizo lejos de su dueña

Perdon por volver a hacerte pelear Flaffy…- se acerco y le abrazo fuertemente- ya no se que hacer, tengo miedo…Suga-san ya no esta…mi madre tampoco…mis amigos…Miranda-san…todos se han ido-

El child sintió todo el medio de la pelirrosa y se fundio en un abrazo con su dueña, tratándola de animar

Solo me quedas tu Flaffy y Otoya-kun…-

En el momento del ataque ambos jóvenes se separaron y para evitar involucrar a su novio, la pelirosa en su 1er enfrentamiento contra Yuuto logro alejarse lo mas lejos posible, aunque eso no pudo evitar el hecho de que su mejor amigo Suga se haya visto involucrado y haya sido asesinado por su exrebel

La tierra empezó a temblar ya que sus demás amigas Hime seguían en sus peleas, miro por todos lados y al ver que no estaba Shun, uso la fuerza que le quedaba para volar mientras sujetaba a Flaffy entre sus brazos

Debo de buscar a Otoya-kun, necesito saber que esta bien…- dijo con voz apagada, en realidad estaba mal tanto emocional como físicamente y lo único que quería ver era la hermosa sonrisa del pelirojo y que le abrazara diciéndole que todo iba bien, era lo único que quería después de haberlo perdido todo

Otoya-kun!! Otoya-kun!!- la pelirosa gritaba desesperadamente, mientras se aferraba a Flaffy-Otoya-kun!! Contéstame!! –dijo con la voz entrecortada- Otoya-kun…-

Mayura!!!...-

El corazón de la pelirosa se emociono cuando vio a su novio cuando alzo su mano para llamar su atención

Otoya-kun…menos mal que estas bien…-dijo sonriendo ampliamente para volar hacia su novio, Flaffy salto de sus brazos para que su ama pudiese abrazar a su novio

Mayura me alegro que tu también estes bien…estaba preocupado por ti…- dijo el pelirojo aferrándose a ella-

Tenia mucho miedo de que algo malo te llegase a pasar…-

No que fuera tan débil para morir facilmente- dijo con su usual suave voz, mientras se aferraba de Mayura en verdad el también tenia miedo de no verla mas-No puedo creer que Shun-san haya sido capaz de hacer ese tipo de cosas-

Yo tampoco podía creerlo, pero la realidad es asi…pero ya todo termino por fin pude vencer en la batalla, asi que podemos irnos…-

Pero y las demás chicas?...-

Eso no importa vámonos, quiero irme de aquí…-Flaffy salto para que la pelirosa la abrazara-

Mayura tu no eres asi…tienes que ir a ayudar a las demás chicas…-

Tienes razón…yo no soy asi…las ayudare…pero tu tienes que irte si? Por favor anda a un lugar seguro …-

Otoya se sorprendio al ver el rostro lleno de desesperación de Mayura, recordando la primera vez que se encontró con ella

Esta bien…pero prométeme que regresaras sana y salva deacuerdo?

Si, lo hare…-dijo un poco mas tranquila-

Cuando Otoya observo que Shun estaba detrás de Mayura con una espada entre sus manos, para clavársela a la pelirosa, fue entonces que el pelirojo en cámara lenta le da la vuelta para lanzarla y recibir el ataque del pelicenizo, Mayura miraba con horror como Otoya era atravesado por la espada…

Lo que nos lleva al tiempo presente donde estaba una Mayura con la mirada ida y en su regazo “dormia” Otoya junto a Flaffy

Shun estaba observando a la pelirosa, solto la espada que tenia manchada de sangre y se arrodillo para abrazar a Mayura

Ahora si estas lista para mi…una hermosa muñeca vacia- acariciando el rostro de la pelirosa, para besarle en la mejilla-cambio de planes…planeo tenerte para mi…-sonrio maliciosamente-

Mientras que la pelirosa caia desmayada en brazos del idol

Pasaron un par de días después del incidente entre Rizembool y Hanasaki que para los medios solo quedo como “resultado de un ataque terrorista”, nadie comentaba acerca de aquel incidente y la vida había vuelto a la normalidad

Despues de una presentación exitosa de Shun y su grupo, el pelicenizo regresaba a su departamento, para ir directamente a su habitación, donde sobre la cama se encontraba la pelirosa con la mirada perdida y sin mostrar movimiento alguno, vestia un hermoso vestido de novia , tenia un grillete amarrado aunque era por gusto porque la joven no se movia y solo derramaba lagrimas

No llores…mi querida esposa…-hablandole suavemente mientras le limpiaba las lagrimas-Ahora en adelante solo estaremos tu y yo, olvidaras el pasado y viviras el presente y futuro conmigo-besandole en los labios- bueno es hora de la luna de miel…-empezando a deshacerse del vestido de la pelirosa

---------------------------Fin-----------------------------------------------------------

Matta ne!!

Mimi-chan


Arence

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #3: July 27, 2015, 02:26:30 PM »
"..aun no estoy muy convencido de que esto haya sido buena idea." Dijo Haruto, viendo con desconfianza su playera diseñada, producida y aprobada por la Primer Ministro.
"Vamos Haruto, el uniforme es el único inconveniente, esto es una gran idea." Respondió Saki haciéndose aire con un abanico a juego con su vistoso uniforme escolar/traje de escena de idol, falda a la mitad del tamaño regular y accesorios completamente innecesarios incluidos.
"Eso lo dices porque tú no tienes que usarlo ¡Además no me refiero a eso!" Haruto le envidió secretamente su abanico, el verano artificial del módulo estaba en todo su esplendor. "Dejar entrar a personas externas al módulo no me parece--"
"No sé de qué te preocupas cuando tu querido L-Elf fue quien—“
"¡¿Q-que-querido d-de qué hab--?!"
"--aprobó toda la operación en primer lugar. Y sabes que los planes de Inuzuka-sempai siempre nos han funcionado para conseguir dinero." Saki ni siquiera prestó atención a su reacción, viendo fijamente el punto en el que, en cualquier momento, empezaría a llegar la gente.
"...aunque únicamente venga gente de ARUS no significa que no pueda haber espías o--"
"Turistas seleccionados a mano por el señor Todos Mis Planes Son Perfectos."
"Aun así hay muchas cosas--"

Saki por fin volteo a verlo. Fijamente.
"Haruto."
Él solo pasó saliva con cuidado.
"Haruto. Eres un dios inmortal. Te has enfrentado solo a ejércitos completos. No sé cómo es que 50 turistas te pueden poner nervioso."
"Uh..." Le evitó la mirada. "Solo... tan solo no quisiera que las cosas salieran mal y tanto personas de ARUS como nuestras salieran heridas."
Saki le pegó sin fuerza en el hombro. "Tranquilo, tenemos cámaras por todos lados. Yamada e Inuzuka están en modo de espera dentro de sus Valvraves. Akira mantiene toda la red vigilada."
"Eso ya lo sé." Respondió él con un puchero.
"Y tu novio nos observa." Añadió Saki con una sonrisa desagradable.
"¡Rukino-san!"
Un toque con la punta del abanico cerrado en la nariz. "¿Ves? Ya estás más tranquilo."
"....sí. Gracias." Respondió Haruto con una sonrisa algo tímida.
"De qué. Además, te ves deslumbrante. El amarillo y rosa brillante realmente son tus colores."
Haruto miró de nuevo, derrotado, la playera de puntos con el texto "77 MEANS FUN FUN" y dijo por lo bajo "... ¿Quién votó por Shoko?"

Se escuchó el sonido de una compuerta abriéndose y recibió un golpe mucho más fuerte en el hombro. Saki miraba a la gente entrar lentamente en el módulo, mirando distraídos a su alrededor.
"Es hora del espectáculo. ¡Refréscate en mi sombra, novato! Va a trabajar una profesional." Saki camino con paso decidido hacia los turistas, hablando en voz muy alta.
"¡Bienvenidos al Módulo 77!" Todos los ojos se pusieron en ella. Brillaba como si su atención misma le brindara energía. "Nosotros seremos sus guías ¡Los jóvenes e increíbles pilotos, héroes de Nuevo Jior!"
Una ronda de aplausos, Haruto saludaba, decidido aunque secretamente avergonzado (Adorablemente) desde atrás de Saki.
Y se escuchó una explosión, todo el módulo retumbó. Hubo unos segundos de silencio.

Saki suspiró.
Haruto tan solo dijo "¿Pero quién viene de vacaciones a una zona de guerra?"

Y se desató el caos.


Shura

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #4: July 27, 2015, 07:39:17 PM »
Ya tenia ganas de escribir con este personaje =)



Shadow Persona de Personaje X


Rohan Kishibe había acudido a su restaurante habitual a la hora de comer, él siempre se aseguraba de pedir su sitio junto a la ventana del local, un lugar bien iluminado y que le permitia abstraerse lo suficiente contemplando la calle. Sumergido en sus pensamientos, contempló como al otro lado de la acera, una persona que le observaba fijamente, al principio pensó que era su propio reflejo, pero el hombre se mantenía en pie sosteniendo su portafolios, igual que al descansaba apoyado junto a su mesa, vistiendo sus mismas ropas: era el mismo Rohan el que estaba de pie al otro lado de la acera.

El hombre se levantó de la silla apartándose de la mesa, y sin perder de vista aquella visión, el otro Rohan pareció sonreír al saberse descubierto, mientras que el original comenzó a sentir un sudor nervioso bajando por su frente, sin poder evitar ver los ojos totalmente en blanco de aquel doble.
-Siento haberte hecho esperar…

Rohan giró la mirada sorprendido, pero sólo se trataba del camarero con su pedido. Aquellos instantes, fueron suficientes para que aquel misterioso doble se esfumase.
-¿Sucede algo? -El camarero podía percatarse del nerviosismo del invitado.
-En realidad sí -tenía una cierta confianza con aquel hombre, y Rohan tampoco eran de los que ocultaban lo evidente, tomándose unos instantes para recuperar la compostura y poner en orden sus pensamientos -. Creo que acabo de encontrarme con mi doppelganger.
-¿Un doble? -Dejó el plato de pasta delante de Rohan, mientras este tomaba asiento-. Dicen que todos tenemos uno.
-Lo sé, pero también se dicen otras cosas… un doppelganger es un presagio de muerte, y es que quien se encuentra con su doble en tres ocasiones, acaba muriendo.

El camarero le previno ante este hecho y le deseó suerte para no volver a cruzarse. Pero un sentimiento que conocía muy bien cosquilleo dentro de Rohan, la curiosidad de volver a encontrarse con su doble y comprobar si aquella leyenda era cierta. 



Pero encontrarle, no resultó ser tan sencillo como la primera vez. Cuanto más lo buscaba, más parecía ocultarse.
Rohan se había detenido en un parque, bajo una farola que le iluminaba en la noche, boceteando su propio autorretrato, como si aquello fuera una invocación. Apenas le prestó atención a los ojos, que pese a las líneas difusas ya otorgaba un cierto alma al dibujo, centrándose en la boca, en dibujar una expresión que sin querer se le antojo amargada, casi cansada de aquella búsqueda. Estaba convencido de que lo que vió no era una ilusión, pero de seguir así, aquel fantasma pronto iba a dejar de atraer su atención. 

Una corriente de aire le produjo un escalofrío, Rohan sabía que el doppelganger estaba muy cerca.
-¡Déjate ver!
Se pusó en pie dejando atrás sus cosas, buscando por todas partes, adentrándose en las zonas más oscuras del parque, decidido a encontrarselo de bruces si hiciera falta. No obtuvo ningún resultado, apretando los dientes y maldiciendo por la frustración, regresó hasta donde había dejado sus cosas.
Encontrando lo que había estado buscando ahí mismo.

De espaldas sosteniendo el cuaderno de dibujo, de cuclillas en el suelo, se encontraba el doppelganger, describiendo movimientos frenéticos con el brazo, dibujando sobre el autorretrato, deteniéndose, bajando el brazo con movimientos muy lentos.
-Por fin doy contigo… -no pudo evitar como el tic de una sonrisa maliciosa asomaba por la comisura de su labio-. Es la segunda vez que nos encontramos, por lo que sé que no vas a matarme, responde entonces, ¿de dónde vienes y cómo has llegado hasta este mundo?

El doppelganger giró la cabeza muy despacio, visto de cerca era aún más espeluznante, exactamente igual que él, pero con rostro sereno casi sonriente, como el que tienen los muertos durante sus velatorios, y los ojos blancos con un brillo turbado, similares a los ojos de los peces muertos.
Rohan aguantó estoicamente y sin inmutarse la respuesta de la criatura, pero de un salto este su pusó en pie, arrojando a la cara el cuaderno de dibujo y aprovechando el movimiento reflejo de cerrar los ojos de Rohan, para volver a esfumarse.

Enfadado, tomó su cuaderno, el boceto a carboncillo había cambiado, estaba redibujado, sobre todo en los ojos, que eran negros y redondos como dos pozos, y la sonrisa, deformada y partida como si le hubieran cortado la cara para conseguirla, todo dibujado con la misma tosquedad que si fuera una maliciosa broma infantil. En conjunto, era una imagen escalofriante que le provocaba la misma impresión paranoica de estar mirando la foto de un fantasma.

Quizás aquella imagen profetizase su horrible final. Pero Rohan no estaba intimidado, la curiosidad tiraba de él como si fuera una marioneta, y en su cabeza sabía que no iba a resistirse, sobre todo ahora que conocia el metodo de encontrarle.



Regresó a su casa. No iba a buscarle más, ese era el truco. Así apareció mientras Rohan estaba sentado en el sillón con la luz de la lámpara como única iluminación, el doppelganger surgió poco a poco como una sombra detrás de la estantería que se moviera con el reflejo de la luna.
-Es la tercera vez que nos encontramos… pero no te llevarás mi alma antes de que me respondas -Rohan dió un golpe impaciente, con el puño cerrado sobre la mesita de la lámpara.
El doppelganger únicamente sonrió sin inmutarse. Entonces un pequeño terremoto pareció apoderarse del lugar, Rohan intentó agarrarse al sillón sorprendido, cuando sintió un dolor punzante en la palma de su mano. Uno de los muelles del mueble había saltado y se clavaba en su carne, inmovilizando de esta y sorprendido por el dolor, no tuvo tiempo de reaccionar cuando el resto de muelles saltaron del sillón, arañandole, pero sobre todo inmovilizandole cuando el metal saltaba y se enredaba dejándole atrapado al engancharse por delante de él y en sus ropas.
-¡No!
Intentó retorcerse, cayendo al suelo y arrancando el cable de la lámpara, con el extremo restellando en chispas, amenazando con que la electricidad tocase uno solo de esos muelles, y aquel sillón, se convirtiera en su improvisada y mortal silla eléctrica.   

Después de la descarga, el tiempo y el mismo mundo parecía haberse detenido.
Debajo del sillón se encontraba el Rohan original. El doppelganger se acercó para cerciorarse de su muerte…  cuando Rohan, con la mano libre, la misma mano que lo había tomado el cable, recibiendo quemaduras en ella pero evitando que quedase totalmente electrocutado, le había metido el extremo del cable por la boca a su malvado doble, el cual se convulsionó y finalmente cayó al suelo aparentemente muerto, para dejar una silueta negra donde había yacido su cuerpo. Una señal que Rohan jamás podría borrar.

Liberándose con cuidado, Rohan se tomó como justicia divina que aquel ser hubiera muerto por la boca, ya que jamás había hablado. Dando el misterio por finalizado, lamentándose por no haber saciado su curiosidad.
« Last Edit: July 27, 2015, 07:53:05 PM by Shura »


Sayi

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #5: July 27, 2015, 10:24:12 PM »
Esta prompt bien podría ser parte del HiME fic. Es más, creo que lo pondré como flashback pronto.
Se pasa del límite así que contarán solo las primeras mil yo se. Lo siento, me divertí mucho :_ *nostalgia everywhere*



Personaje X es un guía turístico
BEIJING, CHINA


Habían escuchado muchos mitos con respecto a China.

Habían escuchado que estaba reventando de gente, y que no se podía respirar en las calles debido a la contaminación. O que estaba fuertemente controlado por el comunismo, y que serían vigilados por oficiales del gobierno en cada lugar que visitasen.

Pero Taikoubou había decidido asistir a la Universidad de Pekín y eso iba por encima de cualquier cuento. Así que apenas el peligris se desocupó de su papeleo, Ichigo y Sayi sacaron el que sería su primer boleto con destino a la capital china.

La familia de Taikoubou era originaria de ahí, por lo que el joven había visitado varias veces cada una de las atracciones turísticas que adornaban Beijing. Con el papel de guía sentándole como guante, el peligris se tomó como tarea el dirigir a su novia y amigo alrededor de la ciudad.

“¿Taikoubou, por qué no puedo subir esta foto de Domo-kun posando junto a mi cappuccino?”

El primer local al que ingresaron apenas bajaron del avión fue, predeciblemente, el Starbucks del aeropuerto. El peligris les dio el alcance ahí, pues al menos Sayi si le había hecho caso con respecto a la Gran Muralla China cibernética.

“Porque no contrataste un VPN, ¿cierto?” el rostro del rubio habló por si mismo “Las grandes redes sociales están bloqueadas aquí. No vas a poder subir nada sin un VPN que camufle tu IP a un país gringo. Y el VPN tienes que comprarlo en el extranjero, obviamente”
“QUEEEEEE ¡Pero que chiste tiene viajar si no voy a llenar mi mapa en Instagram!”
“No sé”
“SAYI DAME TU TELEFONO”
“Bou, ¿podemos ir a comer pato pekinés?” la pelirrosa optó por ignorar a su hermanastro. Después de todo, ella tenía su propio mapa de Instagram a llenar “Mi tía no me ha dejado de hablar sobre el famoso pato estos pasados días”
“MALA”

Taikoubou sonrió ante el pedido de Sayi.

“Claro, yo conozco el mejor restaurant en todo Beijing” le respondió, y su novia dio brinquitos en su silla “Pero primero tengo que llevarlos a conocer la ciudad, ¿cierto?”
“No sin Instagram”
“¡Cállate Ichigo!”

La primera parada fue el hotel, el cual era un tremendo edificio en la calle Jinbao. Sayi no entendía porque estando en la capital china, Taikoubou les había reservado habitaciones en el Legendale, un hotel que imitaba la pomposidad y el barroco francés en cada ladrillo de su construcción.

La pelirrosa apenas había podido ahogar una risita cuando le abrió la puerta un portero chino vestido de noble francés, con peluca y todo.

“Bou… ¿por qué? Osea, es precioso y todo pero ??” le preguntó Sayi mientras señalaba cada ostentoso detalle. A un extremo de la habitación, Ichigo le tomaba fotos al harpa cubierta en pan de oro que adornaba el vestíbulo.
“Por el choque de culturas. Me pareció un toque interesante” respondió el peligris con una sonrisa.
Sayi lo imitó “Y seguro porque sabías que Ichigo se olvidaría de contratar el VPN para poder subir sus fotos, así que esto sería como una tortura china para él”
“…”
“Tortura china. Get it?”
“¡Cállate Sayi!”

Con las maletas fuera de la ecuación, Taikoubou los embarcó con dirección a la Linea 1. El peligris les explicó que la mejor manera de conocer la ciudad era tomando el metro, por lo que su primera lección en chino fue aprender a comprar un ticket.

“Si bien Beijing tiene muchas señalizaciones en inglés debido a los Juegos Olímpicos del 2008, vas a encontrar pocas personas que sepan inglés” les informó apenas bajaron en la estación de Tian’anmen “Tienen que aprender al menos lo básico”

La Ciudad Prohibida era gigantesca, y si bien solo la cantidad de turistas chinos presentes dejaban en evidencia el exceso de habitantes en la capital china, las plazas y plazas que conformaban la ciudad imperial parecían tener suficiente espacio como para albergar toda la población en Beijing.

Y si bien recorrer la Ciudad Prohibida fue una faena en sí misma, Taikoubou no tuvo piedad con ellos. Tenían cuatro días para pasear y divertirse entre los tres, pero el peligris no dejo de tomarse en serio su rol como guía. Muy en serio quizás, pues apenas cruzaron la ciudad entera, el peligris los llevo derechito al Templo del Cielo. Según él, el día estaba inusualmente despejado del smog habitual, por lo que había que aprovechar, si o sí, que ese día había cielo.

Y una vez terminaron con las sesiones de fotos, el grupo continuó camino en dirección al Palacio de Verano. Había un enorme lago que bordeaba el conjunto de edificios, jardines, puentes y ruinas, y rápidamente se volvió en el atractivo favorito de Sayi pese al dolor en sus pies.

“Este lago no es natural, lamentablemente” les informó Taikoubou mientras descansaban en un barco que los llevaría al otro extremo del palacio “Aunque en invierno se congela todo y la gente suele venir a patinar”
“¿¡EN SERIO!?” Los ojos de Sayi saltaron ante la idea “¡Entonces eso será un must en enero!”
“Si muy bonito pero Bou, ¿podemos ir a comer ya?” preguntó Ichigo mientras veía un grupo de patos nadar cerca.

Honrando el pedido de Sayi, Taikoubou había hecho reservas en el restaurante Quanjude, ubicado en Qianmen, cuya especialidad era el famoso pato pekinés rostizado. La concurrida calle tenía sus fachadas adornadas en lo que el peligris llamó ‘la fantasia china occidental’.

“Mao derribó media ciudad a mediados del siglo pasado. Prácticamente todos los edificios clásicos han sido reconstruidos, y quedan muy pocos Hutongs originales en la ciudad” Mientras el grupo esperaba que el cocinero terminara de cortar el pato con un arte y parsimonia admirables, Taikoubou continuaba dándoles clases sobre Beijing “Es una pena tanto arquitectónica como históricamente, pero es como si Mao hubiera previsto la metrópolis en la que se convertiría, y la preparó para dar abasto a toda la gente que habitaría eventualmente aquí”
“¿Elogiando a Mao, Bou?” comentó Ichigo entre rollitos primavera “Ya te estás volviendo chino”

Taikoubou rodeo a Sayi con un brazo y prendió su teléfono, apuntándo la cámara hacia ellos.

“Sonríe Sayi, selfie para Instagram ♥”
"¡Cheese ♥!" sonrió la pelirrosa "Espera, ¿cómo se dice queso en chino?"
“GHAJSDAH NO YO TAMBIEN QUIERO”

El resto de la tarde marchó más relajada. Taikoubou los llevo a pasear un rato por Nanluoguxiang, o lo que era comúnmente conocido como la calle hípster de Beijing. Estaba repleta de negocios independientes, boutiques, y puestos de comida en cada cuadra. Y mientras degustaban lo que les parecía una curiosa sorpresa (¿quién diría que los churros chinos estarían buenos?), el metro los llevo al barrio más occidental de todo Beijing: Sanlitun.

“Aquí es donde vive la mayoría de extranjeros, así que aquí si pueden hablar en ingles con quien quieran” comentó el peligris mientras los tres, sentados en una banca, veían el sol ponerse detrás de la emblemática tienda de UNIQLO “Pero no hoy. Mejor regresemos al hotel a descansar, que mañana salimos a las seis de la mañana hacia Mutianyu”

Ichigo y Sayi ladearon la cabeza hacia un lado.

“La Gran Muralla China” aclaró el peligris, y fue inmediatamente seguido por las quejas de ambos “¡Ustedes querían conocer Beijing!”
“¡Pero no queremos morir en el intento!” lloró Sayi
“TAIKOUBOU DE BÙDÉLIǍO SHIZUKA, yo no me muevo de esta banca hasta que me llames a un taxi”

El peligris negó con la cabeza mientras desbloqueaba su celular para pedir un coche. Una sonrisa se esbozó en su rostro.

“Pues no saben todo lo que aún les falta”

Su amigo y novia lo fulminaron con la mirada.

“¡Cállate Taikoubou!”

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Oh, dream maker, you heart breaker
Wherever you're goin', I'm goin' your way


Kana

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #6: July 28, 2015, 03:34:12 PM »
No me gustó pero no se me ocurrió nada para esta ronda y  como la anterior ya falle no me quedaba de otra.


Personaje X es un guía turístico
Ciel, Misa, Uta


Cuando conocidos suyos que habían viajado a la tierra del sol naciente le comentaban que era como visitar otro mundo sin duda alguna había acertado completamente con esa expresión.

Ciel había viajado últimamente con su padre a distintos países europeos y a los Estados Unidos pero jamás había visitado Japón. En un principio pensó que iría con su padre por asuntos de negocios pero en último minuto Vincent Phantomhive tuvo que cancelar su viaje e ir directo a norte américa por negocios.
El joven inglés pensó, entonces, que debía esperar a que su padre volviera para poder conocer Japón pero su progenitor le había dicho que, por esta vez, viajaría solo. Al parecer le había contratado una persona seria y responsable para ser si guía turístico.

En esperar a su guía turístico estaba. El aeropuerto estaba atestado de gente y como no era sociable prefirió poner atención al libro que llevó consigo para aprender el idioma japonés. Estaba concentrado en su lectura cuando una figura oscura, y escandalosa, se mantuvo de pie frente a él.

—¡Con que aquí estabas!—
El joven oriundo de Inglaterra vio con suspicacia a la chica que tenía en frente. Era rubia, llevaba el cabello sujeto en dos coletas y en la cabeza usaba una cofia blanca.
—Soy tu guía turística. Mi nombre es Misa Amane.—
—¿Una maid es mi… guía?— Ciel alzó una ceja, escéptico.
—No soy una maid.— Misa frunció el ceño. Tomó una mano del chico y lo condujo hacia la salida. –Bien, comencemos pronto.—
—¿Qué sitio visitaremos primero?— El pequeño tuvo que aceptar de golpe que su guía fuese una empleada doméstica.
—¿Cuál te gustaría?—
—Pensaba tomar el vuelo a Kyoto pronto, para visitar el Kinkaku—ji, o el Kiyomizu—dera… O tal vez  Ninen—zaka y Sannen—zaka.—
—Oye, estamos en Tokyo. T-o-k-y-o. No tomaré un vuelo a esta hora a Kyoto.— Misa se detuvo en seco. –Piensa en un lugar de Tokyo.— 
—¿El jardín nacional Shinjuku Gyoen?—
—Muy lejos.—
—…—
—Hey, no pongas esa cara de ofuscado.— Le revolvió el cabello. –Eres un niñito Kawaii. ¡Ya sé dónde te llevaré! El lugar que a todo inglés le gustaría conocer.—

Ciel tuvo que dejar guardado su equipaje en las cajas de seguridad del aeropuerto puesto que Misa le había dicho que era mejor así. El inglés no estuvo de acuerdo pero la frenética actitud de la otra le dejaba pocas opciones. En poco tiempo, abordaron el metro y en un transcurso moderado llegaron a una calle que Ciel no había pronosticado.
Bajaron en Shibuya y Misa guio al chico hacia el interior del área hasta llegar a la calle Harajuku. Ciel quedó en shock al ver todo lo que allí había: Gente vestida como muñecas, chicos vestidos de chicas, jóvenes con extravagantes accesorios, adultos vistiendo extraños y abrazando peluches de Sanrio.
Misa había arrojado al trasto de basura sus sueños de visitar lugares leyendarios y centros de meditación en Japón. Se sentía dentro de un gran escándalo.

—Sí. Esa es la reacción de los ingleses cuando llegan aquí. Quedan impactados y maravillados. —
—S-sácame de aquí. — Articuló Ciel, retrocediendo un paso cuando vio que un grupo de chicas pastel goth se acercaban a él para sacarse fotografías con su persona sin asunto –ni su autorización-
—¡Kawaii! — Las chicas que lo acosaban se sacaron selfies y mientras ellas aparecían en la imagen con sus expresiones felices Ciel tenía una expresión de póker face.
—¿Ves? Te dije que eras ideal para este sitio. Esa ropa anticuada de señorito victoriano es ideal para la calle Harajuku, supuse que estabas deseando estar aquí. No me lo agradezcas. —
—Ni siquiera tenía en mente un lugar como este. — Evitando el flash de una cámara de una princess lolita. —Y ya de inmediato odio la palabra ´Kawaii´—
—Bah, púberes. — Misa volvió a tomarlo de la mano y jalarlo.
En el transcurso de la tarde, Ciel estuvo visitando un sinfín de tiendas donde vendían extraños accesorios. Misa parecía encantada con el lugar, de hecho, parecía un producto Made in Shibuya. Ciel se preguntaba en qué había errado para que su padre lo castigara con una guía como Misa.
—Y aquí trabaja mi amigo. —
—¿Tu amigo? — Ciel inspeccionó con la mirada el lugar en que acababa de entrar, era una especie de centro comercial clandestino ubicado dos niveles de piso bajo tierra. Habían negocios de tatuajes, piercing, ropa dominatrix (…), una disco para chicos oscuros, y otras cosas extrañas.
Entró en el local que Misa lo obligó a entrar. Era una tienda de máscaras tétricas y centro de tatuajes.
—Sí, mi amigo. Con él te tendrás que quedar un buen rato mientras yo tengo algo que hacer. ¿Uta? ¿Estás por allí? —
—Hola. — De entre los trajes de cuero negro apareció como un espectro un muchacho alto con media cabeza rapada y el resto de cabello negro, tenía ¿Escleras negras? eso pensó Ciel, y tatuajes. No parecía alguien  de fiar.
—Un momento. No me puedes dejar con un extraño. Eres mi guía turística.— Dejo caer las decenas de bolsas de cosas inútiles que compró.  —Vamos al  hotel.—
—Awww, el chiquito es desafiante. —  Uta acercó su rostro por un lado del hombro de Ciel como inspeccionándolo. —¿De dónde sacaste a éste, Misa? —
—Soy su guía turística. Bueno, en realidad al guía turístico que contrató su padre le adelantaron las vacaciones y a la empresa le tocó llamarme. —
—…— El niño pensó que era el más desgraciado de los desgraciados.
—Déjalo conmigo, nos entretendremos. — Uta tomó a Ciel y lo aferró a él.
—Señorita Amane… Insisto en ir al hotel. Estoy cansado y tengo muchas cosas en las que pensar. —
—En eso estoy, Cieru. Olvidé registrarte en el hotel y tengo que ir de inmediato a la empresa para que hagan el papeleo. — Antes de que el crio pudiera refutar algo, la chica salió rápidamente de allí.
 Ciel se dio con la palma de la mano en el rostro.
—Bien, ¿Qué hacemos para matar el rato? ¿Te gustaría probarte una máscara de cuero con dientes? —
—No. Gracias. — Soltó un suspiro.
—Pareces infeliz, Cieru-kun—
—Este viaje apesta. —
—¿No te gusta Tokyo? —
—No me gusta este lugar. Yo quería conocer los templos, los lugares tradicionales de Japón, la arquitectura, quizá hasta un carnaval…—
—¿Qué tal si sales conmigo? —
—…— Ciel lo miró receloso. Ese ser humano parecía de todo menos… eso, ser humano.
—Quizás pienses que no sé de esos lugares. — Apuntó una pared donde tenía varias fotografías pegadas desordenadamente. —Pero no te dejes llevar por las apariencias. Me gustan mucho esos sitios. — Efectivamente, en las imágenes aparecía él en muchos lugares que captaron la atención de Ciel. —Si quieres te llevo. Sólo tendrías que darme unos minutos para cerrar. —
—No lo sé. —
—Si quisiera matarte. Lo habría hecho cuando entraste. — Bromeó.
—Eh, bueno… Ya qué. — Ciel giró los ojos. Si iba a morir prefería que lo matara ese bicho raro a morir aplastado por un automóvil producto de un descuido de Misa.

Uta cerró su negocio y sacó al chico del área de Shibuya. Como era temprano, inició un recorrido por uno de los templos más tradicionales de Tokyo y le explicó al niño toda la historia del lugar. El menor pese a estar apático durante el principio parecía cada vez más atento e interesado en lo que Uta le contaba. Pasaban por varios lugares turísticos y el oriundo de la zona se lucía como guía experto. “Es que tengo mucho tiempo libre” Había dicho Uta cuando Ciel le preguntó cómo sabía tanto. Ese día, irónicamente, fue más productivo gracias al tipo con pinta de Visual Kei.

Cuando Misa les telefoneó ya era tarde por la noche y Uta fue a dejarlo directo al hotel con el compromiso de que mañana irían al carnaval que se realizaba en Tokyo justo ese día.


Cho

Re: tercera ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #7: July 29, 2015, 12:40:56 AM »
Vengo con un prompt, pero me quedó muy evil *warning* Se pasa de las mil, intenté acortarlo pero no pude, lo siento (...)

Feliz día de la marmota. Personaje X atrapado en el tiempo repitiendo el mismo día.

Era un día soleado como era de esperarse en ese rincón del mundo, pero ello no cambiaba el hecho que seguía siendo el invierno. Aun así, esa estación estaba pronto a terminarse según los meteorólogos, y también según otros seres más terrestres.

La alarma del despertador de Yukko sonó, y la dueña se levantó con un poco de pesar para apagarlo y alistarse. Era sábado luego de una semana intensa de trabajos y pruebas en la academia, pero había prometido a sus amigas salir para celebrar el día de la marmota en el zoológico local. La famosa y muy precisa ‘Dahlia, la marmota’ siempre tenía su día todos los años en el cual se volvía el centro de atracción. Yukko no sabía por qué, pero imaginaba que sus amigas o alguien en el zoológico llegaría a explicarle.

Salió hacia la cafetería del internado donde se encontró con las dos chicas, las cuales estaban vestidas con ropa similar a safari y llevaban cámaras profesionales. Claramente, ellas estaban mucho más emocionadas de atender el evento. Bueno, ‘emocionadas’ era un decir ya que Mai mantenía su inmutabilidad de siempre.

Un viaje en el bus más tarde, las tres llegaron al zoológico donde había letreros promocionando a la famosa marmota, y ellas llegaron a unas barandas junto con muchos otros visitantes que rodeaban el hábitat del animal Dahlia no estaba presente, y todos tenían su atención al hueco en el suelo que era su madriguera.

“Ehh, chicas…” Yukko se animó a preguntar. “¿Qué es el día de la marmota?”
“Es una creencia de hace muchos años,” explicó Madoka con sus ánimos de siempre. “Dicen que si la marmota sale en un día nublado, permanecerá afuera y la primavera llegará, pero si sale en un día de sol, verá su sombra y se refugiará, lo cual prolongará el invierno por seis semanas.”
“Ohh, qué interesante,” sonrió. “Suena muy lindo.”
“Suena anticuado,” Mai ajustó sus anteojos. “No creo que sea exacta en sus predicciones. Además, vivimos en un archipiélago tropical. El invierno se prolongará para siempre.”
“…” Yukko se confundió. Estaba segura que Mai había sido la de la idea.
“Pero dicen que Dahlia es muy exacta. ¡Oh, ahí está!” señaló Madoka.

De las profundidades del hoyo, surgió un animal semejante a una ardilla pero más grande y corpulenta. Salió a pocos pasos y miró a su alrededor. Yukko notó que esta le miró directamente por un par de segundos, pero poco después regresó a su madriguera.

“Ahí está, damas y caballeros, el inverno se prolonga,” explicó un encargado del zoológico. El público murmuró entre sí, entretenidos con la creencia. “Pero hay más por ver. Aquí en el zoológico acabamos de remodelar el salón de reptiles y…”
“Está claro, tenemos que comprar más sacos de arroz,” declaró Mai, inmutada.
“Haha, no es necesario,” Madoka rió por su ocurrencia. “Pero es un animal muy lindo. Pese a la brevedad, ha sido una buena experiencia, ¿no les parece?”
“Fue… curioso…” Yukko ladeó su cabeza. En toda honestidad, hubiera preferido pasar ese rato en algún otro rincón del lugar, pero estaba ahí por sus dos amigas. “Ahora podemos seguir con el tour, ¿qué les gustaría ver?”

El día se pasó tranquilo, viendo todo tipo de animales y comiendo aperitivos en distintos lados del complejo hasta que llegó el atardecer y regresaron a la academia. Yukko pretendió leer un poco de historia, pero el sueño le ganó y sólo unas cinco páginas después optó por alistarse para dormir. Al menos no tenía nada que hacer al día siguiente y podría dormir hasta tarde.

Cerró sus ojos y el día se terminó… para despertarse abruptamente por el sonido de su alarma.

“¿Eh?” Yukko se extrañó. ¿No la había desactivado? Ni le prestó atención y presionó un botón para apagarla y hundirse en sus mantas.

Pero su descanso adicional no duró más de media hora porque alguien tocó su puerta.

“¡Yukko!” oyó la voz de Madoka. “¿Estás ahí?”
“¿Madoka?” la dirigida se confundió y arrastró sus pies a su puerta. La abrió, y luego de ser cegada por la luz exterior, reconoció a sus dos amigas vestidas de safari y portando sus cámaras profesionales. “¿E-eh?”
“Marmot time,” Mai levantó su cámara.
“¿Q-q-qué? Pero hicimos eso ayer,” Yukko les vio intercambiar miradas.
“No, es hoy, ¿no recuerdas?” Madoka ladeó su cabeza. “¿Estás bien?”
“En serio, miren,” Yukko agarró su celular y accedió a sus fotos… para ver que no tenía ni una sola. “¿Qué?” y al salir del menú, vio la fecha. Era la del día anterior. “¡¿QUÉ?!”
“Vamos a perder el bus,” dijo Mai, inmutada.
“¡N-n-no, esperen! ¡En serio fue ayer!” Yukko miró a varios lados y agarró su libro de historia. “Sí, ayer… ¡e-e-e-el b-bookmark no está movido!”
“Y-Yukko…” la pelirrosa se preocupó.
“¡No les miento! ¡Verán yo-!”
“Vamos nomás,” Mai se hartó y le jaló. “No pienso perderme el show por tus paranoias.”
“¡E-espera, al menos necesito zapatos y mi billetera!”

Una muda fugaz y viaje después, Yukko estaba de nuevo en el lugar de los hechos. Hasta reconocía a los mismos niños y el mismo anfitrión del previo día. Intentó convencer a sus amigas, pero fue inútil. Nadie le creía.

Y vio a Dahlia, quien de nuevo le miró a los ojos, salir y regresar a su madriguera.

Yukko deseó con fervor que todo fuera un mal sueño y volvió a dormir…

Pero despertó en el mismo sábado en la mañana.

“¡Yukko! ¿Estás ahí?”



Ya no sabía cuántos días habían sido, pero por estar atascada sabía que no tenía opción que enfrentar su destino, y encontrarse con esa marmota con la esperanza que finalmente saliera permanentemente y permitiera la llegada de la primavera. Los días no cambiaban, salvo algunos donde Mai se excusaba del paseo por cólicos, y todo lo que hacía en los días perdidos se borraba de la memoria del planeta, pero no de la suya.



“…” Yukko se escondió debajo del muro del barandal. Iba a probar su teoría de que, si la marmota no le miraba, se mantendría afuera. Y esperó pacientemente por una señal…
“Yukko, te la perdiste…” dijo Mai.
“¿Sí?” ella se alegró y se levantó… para ver a la marmota presente mirarle y de inmediato regresar a su madriguera.
“Te perdiste su salida…” se explicó la otra.
“…”



Acababa de presenciar otra escondida de Dahlia, y en medio de su depresión, un señor se le acercó a Yukko.
“Señorita, ¿no es verdad que por la escondida de la marmota el día se repetirá indefinidamente?” le preguntó.
“…” Yukko absorbió aire sin poder creerlo y estuvo por contestarle afirmativamente, pero…
“¡Haha, obvio que no!” él se rió, y Yukko vio que era un guía de un grupo de niños de primaria. Todos ellos también rieron. “¡Claro que no va a pasar, sólo es ficción! Gracias por su participación, señorita.”
“…” Yukko sintió un tic en el párpado.



Sin más ideas, optó por recurrir a medidas drásticas. Scifi vs. Scifi.

“Buenos días a todos, gracias por venir al día de la marmota…” se presentó el anfitrión.
“¡AAAHHHH!” Yukko corrió donde este con lo que parecía ser un bastón mágico semejante al bastón de CCS, con la intención de sellar al presentador, pero sus dos amigas le detuvieron.
“¡Y-Yukko, tranquila!” le suplicó Madoka, consternada.
“No puedes esclavizar a humanos así,” Mai negó.
“¡N-no entienden! ¡Nadie entiende! ¡AAHHH!” Yukko forcejeó.



Y al siguiente día…

“Tengo que proteger el destino de todos… de mis amigas… rescatarlas de la desesperanza de este mundo…” susurró Yukko a sí misma, esperando a ver la marmota. “Debo acabar con ese maldito roedor que lastima a las chicas indefensas.”

Vio a Dahlia salir y saltó por el muro.

“¡Te mataré!” gritó Yukko, pero guardias presentes le acorralaron.
“¡Usted queda arrestada!” sentenció uno de ellos.

La pobre estudiante terminó en una dura y fría cárcel… y fue despertada nuevamente por la alarma en su cómoda habitación.

“¡AAAAHHHH!” Yukko agarró su despertador y le gritó, ahogando su ruido.



Se levantó como zombie y estaba parada con sus amigas frente a la madriguera, pero ya habían sido treinta minutos y esta no aparecía. Muchos de los entusiastas ya se habían ido.

“¿Qué ocurre?” se preguntó Madoka, consternada. Ella vio a unos veterinarios acercarse a la madriguera, y luego de intercambiar palabras con el anfitrión, este se dirigió apesadumbrado a su público.
“Señoras y señores, es con una gran tristeza que debo anunciarles que Dahlia la marmota ha fallecido dentro de su madriguera,” reportó el hombre.
“¿Q-q-qué?” Yukko se estremeció. ¿Era eso posible? ¿En pleno día que no paraba de repetirse? La joven no sabía si alegrarse o no, podían ser buenas o malas noticias, pero con todos sus deseos regresó a la academia esperando que ese día fuera el definitivo.



Y no lo fue. La alarma volvió a despertarle en el mismo día.

Yukko regresó al lugar de los hechos con sus dos entusiastas amigas sin saber cómo decirles que la marmota había fallecido. O tal vez no porque el día volvía a repetirse. Sólo necesitaba ir a verlo con sus propios ojos.

Pero lo que ocurrió estuvo completamente fuera de sus teorías.

“¡Buenos días a todos!” anunció el anfitrión, con una sonrisa triste. “Antes de continuar con la celebración de hoy, es mi pesar anunciarles que Dahlia la marmota falleció ayer en la noche luego de una ardua lucha contra el cáncer, ¡pero en su lugar hemos puesto a Mota la marmota! ¡Esta será su primera predicción del clima! ¡Cuando salga denle un fuerte aplauso!”
“¡¿Q-CU-D-P-C-CÓMO?!” Yukko estalló. Ella había muerto el ‘día anterior’ en plena mañana, y todo lo ocurrido se borraba, tal y como sus antecedentes policiales. Pero la presencia de la nueva marmota implicó un viaje al pasado de la muerte del animal y un cambio de planes de la directiva y… Yukko se cayó al piso de rodillas, llorando frustrada. “¡No, no puedo! ¡Alguien explíquemelo, por favor!”
“Yukko, ¿estás bien?” le preguntó Madoka.
“¡No, no estoy bien!” esta se levantó y se fue corriendo, causando que la otra le siguiera.
“…” y por su lado, Mai las miró de reojo, para pasar a mirar un número que había escrito en su mano con lapicero ni bien se despertó. Treinta y ocho… según experiencia previa, faltaban cuatro días para que se cumplieran las seis semanas desde la primera vez, pero decidió que los pasaría fingiendo cólicos para no regresar. Ella volvió a mirar a una distante Yukko correr despavorida. “Feliz día de la marmota.”


Apple

Re: segunda ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #8: July 29, 2015, 08:05:21 PM »
Super corto, pero lo escribi en mi celular 8) es como un flashback de mi hime fic xD

Jugando Mario Kart
Rangiku&Hijikata&Sheryl&Souji&Saito

Era un día brillante, típica primavera en Kyoto. Gracias al gran jardín se podía apreciar bien que los arboles de cerezo comenzaban a tornarse rosas y muy pronto sus pétalos caerían. A Hijikata le gustaba mucho verlos y pasar tiempo bajo su sombra leyendo y pensó que hoy seria un día de esos hasta que...

-¡Vecinos!- la rubia grito, anunciando alegremente su llegada. Los jardines de la casa de los Hijikata y Sena estaba conectados y no tenían cerca -Vean lo que mi papá acaba de comprarnos- mostro orgullosamente un casette con la nueva novedad de Nintendo: Mario Kart 64.

Si, seria un día de "esos"...

A pesar de ser una niña muy femenina Rangiku amaba los videojuegos. Esa afición la hacia muy cercana al hermano menor de Hijikata, Souji y a su primo Saito, por eso siempre terminaban arrastrando a Hijikata ("Toshi" de cariño) a sus eternas partidas de juego. Y como la hermanita menor  seguía a "Ran" (de cariño también) todos lados, Sheryl también estaba en el grupo por deafult.

Los niños entraron a la casa y se dispusieron a estrenar el nuevo juego. Solo había un problema... eran 5. Pensaron en turnarse para jugar, en que el perdedor entregaría el control, echarlo a la suerte con una moneda pero ninguna idea le pareció a los niños. Nadie estaba dispuesto a ceder su lugar.

Al final, resolvieron lo más simple. "Sacrificar" a la menor. Igual ni cuenta se daría. Conectaron los cuatro controles y enredaron un quinto entre el caos de cables y se lo entregaron a Sheryl. Total ella era muy pequeña, jugaba muy mal y parecía que ni lo disfrutaba a pesar de hacer un gran berrinche si no la dejaban jugar.

Pronto el juego les demostró a los cuatro niños (los que si jugaban) que ese no era el único problema que tendrían. El juego era más malo que el diablo. No porque fuera un mal juego, al contrario el juego estaba muy bien, pero entre bananas, estrellitas, fantasmas roba ítems, trampas, tortugas verdes, rojas y las peores: las moradas, los ánimos se iban calentando y el juego se evidenciaba cada vez más como el típico “destruye amistades” aunque en este caso fueran hermandades. Rangiku era muy competitiva, pero a Souji y Hijikata se les calentaba la cabeza rápido y maldecían, gritaban de emoción y de enojo, e incluso en una ocasión estuvieron a punto de caerse a golpes.

Al final, y para decidir quien era el mejor se decidió un versus directo entre Souji y Hijikata. No había reglas, solo una carrera valetodo. Y Souji perdió. El chico de ojos verdes tiro el control al sillón y se fue furioso de la sala solo para regresar a los 3 minutos a pedir la revancha. El proceso se repitió unas cinco veces antes de que Rangiku bostezara y anunciara que ya se iba a su casa.

-Ustedes me aburren. Siempre pelean y al final nunca disfrutamos los juegos- quito el casette de la consola y tomo su control y el de Sheryl, y salió junto a su hermanita para luego asomar su cabeza por la puerta –por cierto… la próxima semana sale Mario Party. Ya lo pedí en pre-order, así que supongo que podemos jugar de nuevo el jueves que viene.


Eureka

Re: segunda ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #9: July 29, 2015, 11:50:47 PM »
ahhhhhhhhhhhhhh lo hice ni bien regresé del paseo, aun cuando me muero de sueño y estoy cansadaaaa

Personaje A y personaje B están en una boda y se conocen allí... los recién casados? Son sus ex.
Oikawa+Eureka

La ceremonia religiosa había terminado hacía una hora y media y, aunque sintió la tentación de pronunciarse en contra de las nupcias y detener la boda, lo vio muy engreído –incluso para él, que era el epítome del engreimiento— y sólo se chorreó en la banca de la Iglesia, a la vez que se cruzaba de brazos y hacia un puchero (como el niño mimado que era).

Tooru Oikawa, de 27 años, estaba asistiendo a la boda de su ex, Shinoa Hiiragi. Por la relación que habían tenido, los miembros de las familias de ambos se convirtieron en buenísimos amigos y por ello terminó siendo invitado. Fue sólo porque su ausencia se vería de muy mal gusto que asistió a la ceremonia.

No tenía ganas de seguir allí, en la fiesta que seguía luego de la misa. Al igual que en la ceremonia religiosa, andaba chorreado en una silla, esperando a que a) algún familiar se intoxicara gravemente de alcohol y tuviese que llevárselo al hospital urgente, o b) algún milagro pasara que lo salvara de aquella incómoda situación.

No era que aún sentía algo por Shinoa. Pasado pisado. Pero su problemática habilidad de ahogarse en vasos con agua realmente jugaba en su contra en casos como este, y la paranoia que nunca sentía en situaciones de la vida diaria la sentía en estos momentos.

La mesa circular en la que lo habían colocado estaba llena de amigos de los recién casados. Al parecer y para su terrible suerte, Tooru no había alcanzado en la mesa de los Oikawa y por ello lo habían puesto allí. Miró a su derecha y vio que una chica estaba jugando Plague Inc. en su celular, alternando el juego con sorbos de un Apple Martini.

Según lo que Tooru sabía, el juego trataba de lograr que el mundo se acabara por un virus al que le agregabas síntomas, facilidades de contagio y muerte, entre otras cosas, con los puntos que ganabas al lograr que la enfermedad llegara a más países. Notó que la chica andaba avanzada en la partida, pues ya casi todo el mundo estaba envuelto en un color rojo, y partes de este estaban tornándose negro. Esto último significaba que la gente moría.

Empezó a reír en voz alta al ver el nombre que la chica le había puesto al virus en cuestión.

“¿‘Lelouch’? ¿Ese no es el novio?”
“Sí, eh…”
“JAJAJA, esa estuvo buenísima. Pero… ¿por qué tanto odio?”
“Es mi ex. Vine porque soy familia de la familia de la novia. Quiero morir.”
Tooru abrió los ojos levemente ante la sorpresa. “Ja, qué coincidencia~ Yo soy ex de la novia.”
“¿En serio? ¿Y qué haces aquí?”
“Nuestras familias se hicieron muy amigas durante nuestra relación. Aun cuando terminamos, la amistad siguió intacta. Cosas de la vida, supongo.” Hizo una mueca.
“Me llamo Eureka, ¿tú?”
“Tooru.”
“Siento que es el inicio de una linda amistad, Tooru.”
“Yo también.”
“Salud por eso.”

Eureka alzó su copa de Apple Martini y Tooru rio, imitándola con su copa de vino. Brindaron por las coincidencias tan raras de la vida y por la partida victoriosa de Plague Inc. de la chica.




Haruhin

Re: segunda ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #10: July 30, 2015, 01:15:57 AM »
i tried so hard.

{Personaje X y Personaje Y cambian cuerpos por un día}



Kuramochi pegó un bostezo mientras se rascaba la barriga rumbo al baño. Como todas las mañanas se disponía de levantarse para llegar a tiempo a la universidad, somnoliento caminó para lavarse la cara, pero fue justo en aquel momento en el que frente a sus ojos un largo mechón de rubio cabello se deslizó sobre el lavamanos.
Que él recordase su cabello no estaba así de largo ni aunque no se lo peinase en su habitual jopo, mucho menos conservaba ese tipo de tintura… sus tiempos de pandillero se habían esfumado a finales de su época escolar.
“¿Pero qué demon—“ Se talló los ojos para quitarse restos de agua de la cara y enfocó su vista frente al espejo.

Palideció completamente al notar que lo que el cristal reflejó no era precisamente su cara, sino que peculiarmente lo que tenía justo ahí era la dulce (y actualmente estupefacta) expresión de su compañera de facultad, Asseylum.
“No, no no… esto debe ser una broma.” Kuramochi se pasó las manos por las tersas mejillas, se jaló del cabello pensando en que podría tratarse de algún tipo de sueño, pero no hubo ningún tipo de transformación mística que lo regresase a la normalidad.  Las manos le temblaron cuando comenzó a tocarse por sobre el pijama las caderas y sus mejillas enrojecieron torpemente cuando se tocó el pecho y se percató de dos turgentes pechos. “E-Esto no debería estar aquí hahah, aunque eso significa que…”
Poco a poco empezó a bajar su mirada hacia la pretina del pantalón. Tragó saliva con dificultad y con un dedo tembloroso jaló del elástico con ropa interior incluida

“¡AHHHHHHHHHHHHHHHH!” Un grito resonó por toda la casa. “¿DÓNDE ESTA MI PI*O?”
La puerta del baño prácticamente fue pateada para abrirla. En dicho momento Leonardo, su roomate, encontró con la más grande expresión de susto el cuerpo de su novia con el pijama de su mejor amigo.
”—WAIT ¿Selum, eres tú?”
“Que Selum ni que nada, ¡Leo soy yo!” Se señaló con espanto y poco después se pasó la mano por el cabello tratando de imitar su característico peinado.
“¿Kuramochi?”
“El mismo Leo. ¡No sé qué mierda está pasando ni por qué tengo el cuerpo de tu novia!”
“¿Y qué voy a saber yo?” Leonardo le observó estupefacto, conocía muy bien a Asseylum como para confundirle con alguien más. “Sal de ahí ahora mismo y deja de ponerle las manos encima.”
“Oi, si supiera lo hago ensegui—“
“Shh, guarda silencio. Selum me está llamando por teléfono.”
Kuramochi y Leonardo se observaron con espanto durante unos instantes mientras el ringtone del más bajo no dejaba de sonar con el nombre de su novia en la pantalla. Finalmente decidió contestar.
“…¿S-Sí?”
Una llorosa y familiar voz masculina se escuchó del otro lado del auricular, algo llorosa.
“Leo, creo que me pasó algo terrible.”
“Ah no, no llores… todo está bien, ¿Te duele algo?”
“No me consueles así, ¡me da escalofríos!” Interrumpió Kuramochi reconociendo su propia voz desde el teléfono.
“¡Cállate Kuramochi!”
“¿Leo?”
“¡A-Ah no!, no era para ti, Selum…”
“¿Kuramochi está ahí contigo?”
“S-Sí… está aquí igual de confundido.”
Asseylum sollozó sutilmente por un instante.
“Y tiene mi cara, ¿verdad?”
“NoooooooSí.”
“…”
“…”
“……..”
“¿Selum?”
“Perdón yo no—te llamo después.” Y la chica cortó, dolida.
“¡¿Hah?! ¿Y ahora qué le pasó?”
“¿Y tú qué crees?” Leo hizo una mueca y se metió el teléfono al bolsillo. “Seguramente está pensando en que la voy a engañar contigo.”
“HYAHA… no.”
“Lo sé, a mí también me espanta en especial porque tienes su cara pero a la vez se trata de ti y... es perturbador.”
“No te olvides que tiene la mía y también mis partes nobles.”
“Arréglate y nos vamos.”
“¿A dónde?”
“A por Selum, seguro y ella no va a querer salir de su casa así que mejor ir a buscarla.”
“Bien bien, pero espero que eso sirva de algo.”

Kuramochi se pondría algo de ropa que de igual manera le quedaría grande para el pequeño cuerpo femenino que ahora llevaba, pero al menos y saliendo con urgencia acompañado de Leonardo esperaba que pudiesen encontrar una solución al peculiar problema con el que había despertado esa mañana.
 
Porque siendo honesto consigo mismo, no era ningún ser de piedra ni un tarado como para negar que Asseylum era preciosa y… no, mejor no pensar en nada más allá de la cuenta.
« Last Edit: July 30, 2015, 01:19:10 AM by Haruhin »


Mery

Re: segunda ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #11: July 30, 2015, 12:00:07 PM »
Esta vez no se me pasará dejar prompt :T aunque me pasé un poquito del límite, pero ni se nota (?)


Personaje A y personaje B están en una boda y se conocen allí... los recién casados? Son sus ex.


Guren & Shinya



Esto apesta.
 
Decir que estaba cansado y aburrido era simplemente poco. Luego de tener que soportar los ciento cuarenta minutos más largos de su existencia, Guren al fin pudo salir de la iglesia y dar por terminada la ceremonia… sólo para ser dirigido casi a rastras a la enorme recepción organizada por la familia de los novios.
 
El lugar era de lo más elegante y pomposo que podía haber, tanto la decoración como la música iban a la altura de la ocasión, y por supuesto la comida lucía deliciosa; en general, todo lo que se podía esperar para acabar con broche de oro una boda perfecta.
 
Tan perfecta que le resultaba irritante.
 
Ni siquiera había sido idea suya asistir a la bendita boda. Su jefe, el hermano de la novia, prácticamente había amenazado con despedirlo si no hacía acto de presencia.
 
El muy maldito sabía perfectamente que no deseaba estar allí. Sabía que prefería permanecer lejos de las celebraciones extravagantes como las que siempre acostumbraba dar su familia.
Y realmente no quería saber nada de su familia.
 
Más específicamente, de su hermana.
 
De su ex.
 
Su ex, que precisamente era la feliz novia que acaba de contraer nupcias.
 
Su relación con Mahiru Hiiragi fue corta y no había acabado en los mejores términos, siendo la principal razón que ésta le había ocultado que se había comprometido con alguien más un poco antes de conocerlo. Mahiru nunca quiso presentarle a su familia, excusándose diciendo que tenían tradiciones distintas y debía esperar el momento indicado; sin embargo, llegó un momento en el que no pudo ocultar más la verdad y tuvo que enfrentarlo.
 
Lógicamente terminaron, pero acabar un episodio de su vida de esa forma fue un trago amargo.
 
 
En conclusión, estaba fastidiado y deseaba fervientemente que se diera un corto circuito en ese mismo instante para tener una buena excusa para poder irse temprano (y de paso que la fiesta se arruinara).
 
Pero no se dio ningún chispazo divino y en cambio un mozo pasó por su mesa con una charola y le ofreció una copa de champagne. Si bien eso no acabaría con su problema, sí que podría ayudarle a despejar un poco su mente, así que cogió una.
 
Cuando le daba el primer sorbo, su mirada divagó por el recibidor y dio a parar por enésima vez en la mesa principal, donde la gran mayoría de los familiares de los novios se hallaban sentados. No se sorprendió al notar que su jefe lo observa desde su lugar con una enorme y petulante sonrisa.
 
Hijo de puta.
 
"Yo no haría eso si fuese tú, es cristal."
 
La voz de alguien cerca suyo pausó momentáneamente sus divagaciones, dándole tiempo de notar que, en efecto, su mano había apretado inconscientemente la copa.
 
"Romperla o no me tiene sin cuidado."
 
El joven que se le había acercado sonrió de forma comprensiva antes de girar su rostro a la mesa de los Hiiragi y menear la cabeza lentamente, como si le reprochara en silencio a alguien por una mala acción.
 
"Hey, ¿te importa si me siento?" Preguntó con una voz más animada, Guren sólo alzó una ceja.
"No, pero soy el único que ocupa esta mesa, ¿no te has preguntado por qué?"
"Tal vez se deba al aura asesina que destila todo tu ser.” Dijo con una gran sonrisa. “Ah, pero a mí no me molesta~"
Guren resopló. "Haz lo que quieras."
 
El otro no necesitó mayor invitación para tomar asiento a su lado y llamar la atención del mozo a su mesa.

"Me llamo Shinya, por cierto." Dijo luego de recibir una copa.
"No te lo pregunté."
Shinya rió con ganas. "No, no lo hiciste, pero es de buena educación presentarse primero."
"No voy a presentarme sólo porque tú lo hiciste."
"Igual no es necesario." Shinya hizo una pausa mientras observaba con atención la copa entre sus dedos. "Yo ya sé quién eres, Guren."

Guren le dirigió una mirada llena de desconfiada. Estaba completamente seguro de que no conocía a nadie que, como Shinya, tuviese el cabello blanco.

"Lamento que mi hermano te obligara a venir." Prosiguió con voz cansada. "Si yo mismo no fuese parte la familia, tampoco hubiese venido."

¿Hermano? Guren se tomó un momento para analizar la apariencia de Shinya: dejando de lado el costoso traje de gala, no poseía nada que identificara a un Hiiragi, en especial porque no tenía los ojos rojizos que eran la marca personal de la familia. Pero entonces, ¿cómo?
Shinya pareció leer su mente.

"Es porque soy adoptado." Rió. "No me sorprende que ella no me mencionara."
A Guren no le estaba gustando el camino que tomaba la conversación. "Jamás mencionaba a nadie."
"Disculpa." Dijo sonriendo apologéticamente. "No debí decir eso."
"Da igual." Guren se alzó de hombros. "¿Entonces cuál es tu problema? ¿Por qué no querías venir?"

Por un segundo, la pregunta pareció tomarle desprevenido (el propio Guren se cuestionaba de dónde había surgido su curiosidad), pero rápidamente se estabilizó.

"¿De casualidad conoces al novio?"

Guren arrugó la nariz, claro que había oído del sujeto: hijo único, heredero de una famosa empresa nacional, carismático; un buen partido. Gracias al cielo no había tenido la desgracia de tratar con él, su sonrisa apacible le sacaba de quicio.

"No personalmente."
"Hm" Shinya asintió. "Yo sí… y bastante."
Guren se removió en su asiento. "¿Qué tanto?"

Le bastó una mirada al rostro de Shinya para sacarse las dudas, la expresión del chico había decaído visiblemente, era una mezcla de decepción, cansancio y algo que no lograba nombrar. Algo que definitivamente no surgiría por un simple 'amigo'.

"Oh" Guren se sintió inesperadamente incómodo y se llevó su copa nuevamente a la boca. Sólo para descubrir que ya estaba vacía y tener que devolverla a la mesa dos segundos después. "Mierda."

La carcajada que soltó Shinya en ese instante llamó la atención de las mesas circundantes, logrando abochornar a Guren, que intentó callar al albino dándole un golpe en el hombro.

"Ouch–haha" El chico se rodeó el estómago con los brazos, mirándolo divertido.
"Contrólate, ¿quieres?" Guren se pasó una mano por los cabellos. "Demonios."
"Gracias." Murmuró regalándole una sonrisa brillante y sincera. "Lo necesitaba, en serio."
Guren chasqueó la lengua y apartó la vista. "Sólo cállate."

Oh sí, esos dos serían grandes amigos.
« Last Edit: July 30, 2015, 01:58:34 PM by Mery »


Sayi

Re: segunda ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #12: July 30, 2015, 02:00:44 PM »
Cierro el tema. La siguiente ronda llega en 24 horas.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Oh, dream maker, you heart breaker
Wherever you're goin', I'm goin' your way