Author Topic: Guía de la autoestopista Sailor Scout  (Read 1769 times)


Shura

Guía de la autoestopista Sailor Scout
« Topic Start: July 09, 2015, 05:44:24 AM »
Gracias por abrir el tema de perfiles <3 próximamente, más gráficos

Shura Intro -

-Señorita Hamasaki –el trajeado secretario, asomó la cabeza mirando a la mujer que permanecía elegantemente sentada en la acogedora recepción -.El presidente la recibirá enseguida.
-Muchas gracias.

Shura estaba tranquila, sabiendo que manejaba la situación, había ganado seguridad en sí misma a lo largo de los años.
Había sido una dura lucha para reclamar como suyo, el trabajo de su padre de las manos de Sephiroth. Aún pensaba que era una cría y que él tiraba de los hilos. Con el tiempo, la línea de poder no estaba tan clara, y ahí se encontraba ella. En sus manos estaba que aquel proyecto saliera adelante.

Iruka por otra parte, no paraba de ir de arriba abajo, nervioso.

-Tengo un mal presentimiento.
-Relájate, si sale mal, todas las culpas caerán sobre Seph. Mientras que si sale bien, será mi cara la que recuerden.
-Shura, cada vez te pareces más a tu madre, -su fugaz sonrisa, volvió a ser sustituida por el gesto de preocupación-. Ese tipo siempre me ha dado mala espina.

Ya eran años escuchando lo mismo.

Pensando en el pasado, como una señal, su teléfono vibró con un mensaje.
-¿Más vidas al Candy Crush…? –Iruka detuvo su broma al ver la cara de la chica.
Sentada en el sillón de cuero marrón, clavó las uñas nerviosa, mientras en su cara se iba dibujando una sonrisa radiante.

-¿Shura… qué pasa?
-¡Iruka! ¡Me voy! No me sigas, alguien tiene que quedarse en Washington. Y eres tú en la única persona en quien confío.
-¿Y el presidente…?
-¡Obama puede esperar!
Tomó sus cosas sintiendo como el corazón le martilleaba de la emoción. Saliendo por la puerta, como si la Casa Blanca fuera su segundo hogar.

-Pero… ¿¡qué era ese mensaje!?


Ringo & Rise intro-

En la sala de estudio, el grupo de alumnos universitarios, se había apropiado del lugar, y como en otros años, discutían por cualquier trivialidad.
-¡No! Tenemos que buscar más clases todos juntos, mirad mi plan –Ringo desplegó una libreta con todos los horarios, marcados con un corazón las clases en las que coincidían.
-Voy a ser médico, ¡no tengo que estudiar español!
-¡La cuestión no es salvar vidas! ¡Es estar todos juntos!
-Igualmente, -Joseph intervino- sí que tendríamos que preocuparnos por nuestras vidas, ¿no habéis escuchado la leyenda urbana de Hanasaki? Hacían experimentos con sus alumnos, este podría ser el último año que estuviéramos con vida.
- Otra vez con tus historias, Jojo, a mí todavía no se me ha olvidado el tener que pasar la aspiradora el año pasado. - Ringo entrecerró los ojos.


--

- ¡Jojo! ¿Qué haces? - Yendo a la puerta, Ringo puso los brazos en jarras. - ¡Esto es propiedad de la universidad!
- ¿No te has enterado? ¡Han visto un wendigo en el bosque de Hanasaki! Tenemos que quedarnos aquí esta noche.

Y así, Joseph siguió creando su perfecta barrera a base de echar sal por los bordes de la sala de estudio.

- ¡Jojo, es Halloween! - Insistió Ringo. - ¡Es un disfraz, como el de Rise!
- ¡Han dicho wendigo, no fantasma putilla! ¡AY! ¡Para! ¡¡Rissette, para, os estoy salvando la vida!!

--

-¿¡Y qué les pasaba!? ¿Los servían para la hora del almuerzo en la cafetería? –Rise se inclinó hacia delante, intentando bromear, pero acabando metida en su historia-. Y luego, los profesores zombis camparan por el campus, esta sala quizás se convierta en nuestro único refugio…
-¡No! ¡No! Rissete, para. Es como aquella vez que nos convenciste de irnos de aquel bar sin pagar. ¡No hay nada más triste que un simpa por una coca-cola!

--

Sentados alrededor de la mesa de un bar, los jóvenes estudiantes se miraban los unos a otros con expresiones indescifrables. El silencio se cernía sobre ellos, y probablemente hubieran permanecido en silencio otros veinte minutos hasta que Rise dijo lo que todos estaban pensando.
 
- No llegamos ni a 80 céntimos. ¿Alguien quiere pasarse la tarde fregando platos?
- Claro que no, hoy hacen Anatomía de Grey. - Respondió Gyro.
- ¡Pues a correr!

El grupo saltó de la silla como si quemara, excepto Ringo. Al menos Joseph tuvo la consideración de volver y cargarla al hombro mientras ésta les recordaba que si les pillaban, iba a ir todo a su expediente.

--

-¡Qué ataque tan gratuito! - Rise se cruzó de brazos. - Peor fuiste tú, Gyro, cuando nos quitaste los bolígrafos porque creías que te habíamos robado el tuyo.
-¡Esa fue Ringo!

--

- ¡¡NO!! ¡Nadie se larga de aquí hasta que me déis los malditos bolis!

Subida a la mesa, Ringo sujetaba un oso de peluche, apuntando al cuello de éste con un cúter.

- ¡Ringo, por favor! - Suplicó Gyro! - ¡A mi osito no!
- ¡Que me déis los bolis! ¡Ya estoy harta de que me estéis pidiendo bolis prestados y luego no los devolváis! ¡¡Ya basta!! ¡Hoy saldáis vuestra deuda, o me la cobro en sangre!
- Vale, vale, te daremos los bolis… pero no le hagas daño al Señor Osito…

Al ver que incluso Joseph había cedido, Rise entrecerró los ojos, vaciando su estuche para separar todos los bolígrafos que tuviera y pasárselos a Ringo, la cual los iba barriendo hacia ella con su pie.

- Cómo se nota que eres italiano, que sepas que aquí no negociamos con terroristas.

--

-¡Pues tú! Túuu…

Aunque había mil cosas que pudiera decir en contra de cualquiera de los otros tres, Ringo sólo atinó a gritar en plena rabieta.

- ¡Habéis hecho llorar a mi hermana! - Rise dio un manotazo en la mesa.
- ¡Cualquiera lloraría si te tuviera de hermana! - Joseph la señaló.
- ¡No discutáis! ¡Sólo estamos a principio de curso!
- No, Gyro, discutamos, así lo airearemos todo. - Gritó Rise para hacerse oír sobre el chillido incesante de Ringo.
- ¡¡Eso nunca ha funcionado!!

--

- ¡Se llaman clásicos de culto por algo, Rissette!
- ¡Una película no es buena sólo porque la sacaran antes de que nacieras!
- Gyro, ¡tiene razón! ¡He perdido noventa minutos de mi vida!
- ¡Y yo pierdo miles de minutos de mi vida hablando con vosotros sobre éstas cosas! ¡Incultos!
- ¿¡Qué me has dicho!? ¡Repítelo, que creo que no te he oído bien!
- ¡No, Jojo, mejor que lo soltemos todo ahora! ¿Así que eso es lo que piensas sobre nosotros, Gyro? ¡Pues que sepas que tú-!

Después de haber permanecido en absoluto silencio que salieran los títulos de crédito, Ringo sólo dejó ir un chillido.

--

Mezclándose gritos, reproches y anécdotas descabelladas, el grupo siguió discutiendo hasta que alguien notó el hilillo de sangre que empezaba a caer de la nariz de Ringo.

- ¡Ringo! - Rise se giró hacia su hermana, sacudiéndola hasta que dejó de gritar.
- ¿Véis como no sirve de nada discutir? - Insistió Ringo, con la voz algo ronca después de haber estado gritando durante al menos minuto y medio. - ¡Discutimos porque discutimos por discutir! ¡Siempre igual!
- ¿Y entonces qué? - Gyro se cruzó de brazos. - ¿Este es el año en el que no habrá grupo de estudio?
- No, siempre decimos eso, y al día siguiente volvemos. - Rise puso los ojos en blanco. - Hagamos lo de siempre, nos vamos ahora un rato, decimos que nuestra amistad se ha terminado, y mañana haremos como que no ha pasado nada.

Los otros dos se quedaron en silencio, y Gyro empezó a recoger sus cosas. Después de que Rise metiera un trozo de papel como tapón en la nariz de Ringo, las hermanas imitaron a su compañero, sin mediar palabra mientras iban poniendo las carpetas y libros en su mochila.

Joseph soltó un bufido al ver cómo sus compañeros se marchaban murmurando despedidas a su lado, y antes de que pasaran por el marco de la puerta, su sangre Joestar hizo el resto.

- Esperad, chicos. - Los tres se detuvieron. - Antes de que os vayáis, hay algo que quiero decir.
- Jojo, que no pasa nada, que mañana nos habremos perdonado. - Ringo suspiró. - No hace falta que nos salves con un discurso.
- No, en serio, quiero decir algo…

Demostrar que podemos pelear, es demostrar que somos un gran grupo. ¡Qué podemos hacer grandes cosas juntos! ¡Que incluso ya las hemos hecho! Tu Gyro, aunque no sepas español, puedes mirar a los ojos de tus futuros pacientes, y saber que necesitan: siempre has sido el más intuitivo de todos.
-Nyo~n -sonrió de aquella manera tan característica, encogiéndose de hombros resuelto.

-Si no fuera por el despreocupado punto de vista de Rise, no hubiéramos salido de más de un aprieto.
-Es cierto… así que podría decirse que me debéis la vida.
-No -Jojo fue tajante al respecto-. Y tu Ringo.
Su compañera le sonrió tímidamente sin que Joseph pudiera evitar devolverle primero la sonrisa.
-Eres quién más se esfuerza de todos, y por todos.
Hubo un “ohh” generalizado, los tres asintieron a las palabras de su amigo.

-Aunque no estemos en las mismas clases, y ahora falte gente aquí, si seguimos compartiendo estos momentos, en esta misma sala, juntos seremos más fuertes… porque eso hacen las familias.
-Claro -Rise señaló hacía Ringo -como que somos hermanas.
-¡No me refiero simplemente a eso! A nosotros nos unen lazos más fuertes que la sangre… o las coletas. Y este año, ¡este año algo me dice que este año será un gran año!

El sonido de dos teléfonos móviles, se adelantó a la ovación que sus compañeros iban a darle a Jojo por su discurso.
Rise fue la más rápida en leer.
-Un mensaje de la directora.


Shura

Re: Guía de la autoestopista Sailor Scout
« Reply #1: July 09, 2015, 06:01:39 AM »

★ .1# Vivir es fácil con los ojos cerrados #Shura´s PoV

☆ .2# Moon Princess Make Up #Ringo´s PoV



Shura

Re: Guía de la autoestopista Sailor Scout
« Reply #2: July 09, 2015, 06:02:44 AM »
*Iconos -

x
x