Recent Posts

Pages: [1] 2 3 ... 10
1
Listas y Probaciones / Re: New Probation Time!
« Last post by Cho on June 04, 2020, 12:44:04 PM »
Hola chicas, lamento la tardanza. Vengo con los resultados.

Itachi Uchiha (Naruto) pertenece a Apple
Deidara (Naruto) pertenece a Apple
Roronoa Zoro (One Piece) pertenece a Neko
Sanji (One Piece) pertenece a Neko
Kurama (Yuu Yuu Hakusho) pertenece a Neko

El siguiente personaje fue pedido por más de una miembro, por lo cual las miembros interesadas deben ponerse en contacto para coordinar en compartirlo. De no poder llegar a un acuerdo, por favor avísennos por este tema.

Sasuke Uchiha (Naruto) Apple, Neko

A partir de este momento, Deidara e Itoe pueden regresar posteando el resto de sus listas en los temas correspondientes.
2
Listas y Probaciones / Re: New Probation Time!
« Last post by Neko on June 01, 2020, 02:33:25 AM »
Compartisioooon \o/

Quote from: pedidos de personajes
Apple, Neko - Sasuke Uchiha (Naruto)
Apple - Itachi Uchiha (Naruto)
Apple - Deidara (Naruto)
Neko - Roronoa Zoro (One Piece)
Neko - Sanji (One Piece)
Neko - Kurama (Yuu Yuu Hakusho)
3
Listas y Probaciones / Re: New Probation Time!
« Last post by Apple on May 31, 2020, 10:51:34 PM »
Lo siento :') puedo compartir si alguien lo desea

Quote from: pedidos de personajes
Apple - Sasuke Uchiha (Naruto)
Apple - Itachi Uchiha (Naruto)
Apple - Deidara (Naruto)
4
Listas y Probaciones / Re: New Probation Time!
« Last post by Cho on May 31, 2020, 10:06:00 PM »

Probaciones pronto.

Debido a una ausencia de más de 4 meses, Deidara e Itoe quedan fuera del BT por tres días, luego de los cuales podrán reunirse nuevamente. Sus listas quedan disponibles para que las demás miembros muestren su interés en los personajes.

Edito con las listas.



Listas de Deidara:

Deidara as Natasha Romanov (Marvel)
Bishounen Oficial: Roronoa Zoro (One Piece)
Amante: Dean Winchester (Supernatural)
Mascota: Hisashi Mitsui (Slam Dunk)
Rebel: Jaganashi Hiei (Yû Yû Hakusho)
Acosador: Sanji (One Piece)
Boy Next Door: Castiel (Supernatural)
Dama de honor: Sif (Marvel)
Dolly Polly: Yukina (Yû Yû Hakusho)
Book Boy: Apollo Justice (Ace Attorney)
Flower girl: Ema Skye (Ace Attorney)
Aniki: Jimmy Novak (Supernatural)
Senpai: Deidara (Naruto)
Kouhai: Alistair (Dragon Age)
Femme Fatale: Maya Fey (Ace Attorney)
Friki spot: Peter Parker (Marvel)
Ace: Steve Rogers (Marvel)
Game Boy: Phoenix Wright (Ace Attorney)
Soulmate: Bruce Banner (Marvel)
Joker: Monkey D Luffy (One Piece)
Peacemaker: Matt Murdock (Marvel)
Voyager: Clint Barton (Marvel)
Nemesis: James Buchanan "Bucky" Barnes (Marvel)
Bitchy Sidekick: Tayuya (Naruto)
Bastard Sidekick: Daryan Crescend (Ace Attorney)
20k: Itachi Uchiha (Naruto)
Reto 2k15: -
Bishoujo Bitch: Ai Haibara (Meitantei Conan)
Bastard: Sasuke Uchiha (Naruto)

1. Akira Sendoh (Slam Dunk)
2. Kurogane (Tsubasa Reservoir Chronicle)
3. Kaede Rukawa (Slam Dunk)
4. Kei Tsukishima (Haikyuu!!)
5. Hanamichi Sakuragi (Slam Dunk)
6. Kyle Hyde (Hotel Dusk Room 215)
7. Leliana (Dragon Age)
8. Morrigan (Dragon Age)
9. Near (Death Note)
10. Nico Robin (One Piece)
11. Kay Faraday (Ace Attorney)
12. Godot (Ace Attorney)
13. Miles Edgeworth (Ace Attorney)
14. Cullen Rutherford (Dragon Age)
15. Trafalgar D. Water Law (One Piece)
16. Hina (One Piece)
17. Nami (One Piece)
18. Perona (One Piece)
19. Elektra Natchios (Marvel)
20. Jennifer Walters (Marvel)
21. Jessica Drew (Marvel)
22. Mia Fey (Ace Attorney)
23. Jessica Jones (Marvel)
24. Aura Blackquill (Ace Attorney)
25. Stocking Anarchy (Panty and Stocking with Garterbelt)
26. Mirajane (Fairy Tail)
27. Sabo (One Piece)
28. Sasha Blouse (Shingeki no Kyojin)
29. Mikasa Ackerman (Shingeki no Kyojin)
30. Jean Kirschtein (Shingeki no Kyojin)
31. Rosinante "Corazón" Donquixote (One Piece)

1. Groot (Marvel)
2. Raichu (Pokemon)
3. Squirtle (Pokemon)
4. Agumon (Digimon)
5. BB-8 (Star Wars)


Listas de Itoe:

Itoe as Aya Mikage (Ayashi no Ceres)
Bishounen Oficial: Ren Tsuruga (Skip Beat!)
Amante: Toya (Ayashi no Ceres)
Mascota: Vash the Stampede (Trigun)
Rebel: Yusuke Urameshi (Yuu Yuu Hakusho)
Acosador: Kimihiro Watanuki (xxxHolic)
Boy Next Door: Mugen (Samurai Champloo)
Dama de honor: Kyouko Mogami (Skip Beat!)
Dolly Polly: Suu (Clover)
Book Boy: Jin (Samurai Champloo)
Flower girl: Eri Sawachika (School Rumble)
Aniki: Ceres (Ayashi no Ceres)
Senpai: Hideki Motosuwa (Chobits)
Kouhai: Ouji Karasuma (School Rumble)
Femme Fatale: Yuuko Ichihara (xxxHolic)
Friki Spot: Tenma Tsukamoto (School Rumble)
Ace: Yakumo Tsukamoto  (School Rumble)
Game Boy: Kenji Harima (School Rumble)
Soulmate: Korra (Avatar: The Legend of Korra)
Joker: Chii (Chobits)
Peacemaker: Fye D. Flourite (Tsubasa Reservoir Chronicle)
Voyager: Aki Mikage (Ayashi no Ceres)
Nemesis: Kyouya Ootori (Ouran High School Host Club)
Bitchy Sidekick:  Katara (Avatar: The Last Airbender)
Bastard Sidekick: Kurama (Yuu Yuu Hakusho)
Bishoujo Bitch: Toph (Avatar: The Last Airbender)
Bastard: Takashi Morinozuka (Ouran High School Host Club)

1. Roselia (Pokemon)
2. Atashi (Chobits)
3. Anata (Chobits)
4. Naga (Avatar: The Legend of Korra)
5. Appa (Avatar: The Last Airbender)

(Si hay algún personaje compartido, por favor avísenme)

Para las demás miembros, siéntanse libres de declarar a los personajes que les interesan para sus listas en el siguiente quote:

Quote from: pedidos de personajes
*miembro interesada* - Nombre de personaje (Serie)

Tienen hasta el miércoles 3 de junio a las 10:00pm hora México d.f. Si hay miembros que coinciden con personajes deseados, pueden intentar llegar a un acuerdo y compartirlos, pero si ello no resulta posible, el consejo definirá una forma en que se podrá decidir quién se quedará con el personaje.

Desde esa fecha, las miembros mencionadas arriba pueden reunirse y reclamar a los personajes no escogidos.
5
Patio de Juegos / Re: All⋆Stars
« Last post by Mery on May 31, 2020, 09:57:17 PM »
Personaje A y B se conocen en la tienda y se pelean/negocian por quién se lleva la última copia de un videojuego/película/libro/algo.



Cuando el invierno llega con fuerza y estar en las calles es sinónimo de sentirse como un iceberg andante, lo último que deseas es abandonar la comodidad de tu hogar y la calidez artificial de la calefacción. Mucho menos cuando eso implica meterse en lo que parece ser una misión imposible.

Bufando por la que sería la quinta vez ese día, Guren maldijo su suerte al no hallar en los mostradores lo que andaba buscando, otra vez.

"No tienen de la dichosa marca, Alice, escoge otra." Se quejó sosteniendo su celular a la altura de su oído.
"¡No! ¡Tiene que ser ésa!" Respondió con desesperación la voz femenina del otro lado de la línea.
"¡Pero no hay!" Contestó el joven empezando a perder la paciencia.
"¡Por favor, Guren, soy tu hermana menor!"
"Y la única que tengo, gracias a Dios." Susurró él.
"¡Guren!"
"¡¿No puedes conformarte con un maldito tampón?!"
"¡ATRÉVETE A COMPRAR TAMPONES Y TE JURO QUE TE LOS METO!" La respuesta llegó fuerte y clara tanto para él como para los clientes que se encontraban cerca suyo.

Apretando la mandíbula, Guren concentró toda su ira en buscar otro lugar que vendiera las benditas toallas femeninas y no en aplastar su celular. Ya había perdido dos de la misma forma ese año y no planeaba comprar otro en un futuro cercano; esas porquerías no eran baratas.

"Ésta es la última tienda a la que voy, Alice." Advirtió entrando a pisotones a un mini supermercado. "Ni una sola más."
Guren la escuchó murmurar algo, pero no le dio importancia.
"Ya, vale." Aceptó la chica.

Conforme con la respuesta, Guren se adelantó hasta la sección que le interesaba y empezó a inspeccionar cada producto a la venta. Alice había sido muy específica al indicarle la marca de toallas que deseaba e incluso le había entregado el empaque plástico vacío para que pudiese identificarlo más rápido y no se equivocara.

"¿Debías ser tan quisquillosa?" Murmuró para sí luego se sacar el empaque de muestra desde el bolsillo de su chaqueta. La góndola frente a él le ofrecía muchos coloridos paquetes, pero ninguno coincidía con el suyo. 
"Vamos, es fácil." Le alentó Alice.
"Lo dice quien se encuentra cómodamente en cama."

Dándose por vencido con las filas superiores, Guren se puso en cuclillas para revisar la parte inferior. Con una mano sostenía el celular y con la otra removía los empaques a su alcance para ver los que estaban hasta atrás. Nada.

"¡S-sabes que no es apropósito!" Se defendió Alice, justo antes de que Guren divisara su objetivo.
"Bah, olvídalo, ya lo en–" Guren no completó la oración, ya que al extender su brazo para alcanzar el paquete correcto, otra mano ya lo había atrapado.

Mierda, pensó, elevando la mirada listo para negociarmandar al demonio a quien sea que se le plantara en frente. No había perdido casi una hora de su vida buscando esa cosa para que al último segundo se le fuera de las manos. Dejaría en claro que no daría su brazo a torcer.
Ésa era la idea, pero...

Azul.
Por un momento fue todo lo que pudo ver.

Le tomó un par de segundos determinar que se trataba de un par de ojos. Cerca, muy cerca.
¿Tan inmerso había estado en su tarea como para no notar que alguien se había parado a su lado? Mucho, al parecer, porque tampoco se percató que el sujeto se había agachado hasta llegar a su altura.

¿En qué estaba?

"¿Guren? ¿Lo tienes?" La voz confundida de Alice lo regresó a la realidad y de inmediato contrajo su brazo nuevamente hacia su cuerpo.

El extraño también pareció sorprendido y se enderezó enseguida. Guren pudo observarlo mejor entonces, era un chico que debía rondar su edad, lo que lo volvía demasiado joven para tener el cabello tan blanco.
Ante el escrutinio, el ojiazul se aclaró la garganta y desvió la mirada por un segundo antes de volver su atención a Guren con una gran sonrisa.

"Imagino que esto no es para ti." Dijo utilizando un tono más alegre del que Guren esperaba oír, aunque eso no era un problema. Su comentario por otro lado...
"Obviamente no." Confirmó dirigiéndole una mirada suspicaz. “Pero lo necesito.”
El albino tamborileó los dedos sobre el empaque en sus manos y negó. “Hmm, eso va a ser un problema.”
Guren lo miró amenazante. “Yo lo vi primero.”
“Y aún así quien lo agarró fui yo.” Rió el chico.
“…No tengo tiempo para esto.” Guren dirigió una mano al bolsillo de su chaqueta para sacar su billetera. “¿Cuánto quieres?”
“El precio está impreso allí; además, no soy un cajero.”
“Sabes a qué me refiero.”
El ojiazul sonrió de lado. “Eso creo, pero no, gracias.”

Antes de que el chico pudiese darse la vuelta, Guren sujetó uno de sus hombros con firmeza.
“Podemos llegar a un acuerdo.” Trató de nuevo Guren, por suerte el otro joven no parecía demasiado perturbado por haber sido detenido
"Me temo que no, claramente no conoces a mi hermana."
"Ni tú a la mía."
"Si no llevo esto, se volverá un demonio, y no es broma, amigo." Dijo el chico con bastante énfasis.
“No soy tu amigo.”
El chico asintió. “Claro, sin presentaciones no hay confianza. Soy Shinya.” Dijo sin esperar realmente una respuesta. “Con eso listo, adiós.”

Guren al fin perdió la paciencia e intentó arrebatarle el empaque de las manos, pero el chico no lo soltó y por el contrario sujetó el objeto con más fuerza y tiró de él también. El resultado de esto fue bastante predecible: el empaque se rasgó y el contenido se regó por los suelos.

Por un par de segundo los jóvenes se quedaron viendo y algunos otros compradores que estaban cerca empezaron a murmurar. La vergüenza les llegó al rostro y ambos se agacharon a recoger los paquetitos individuales sin decir más.

“¿Pagamos mitad y mitad?” Ofreció Shinya.
“Por mí perfecto.”
6
Moonlight Garden / Re: [Chapter I] Mysterious Story starts » Welcome to Wasteland
« Last post by Nite on May 31, 2020, 09:22:06 PM »
En cualquier otro momento diría que estaba soñando. Que solo se trataba de un sueñodemasiado vivido, demasiado real. Un sueño extraño, de los que nunca entendía porque tenía y podía pasar horas escuchando teorías alocadas y explicaciones de sus amigos tratando de descifrar su significado. 

Pero este no era el caso.
No lo era porque podía sentir el frío sudor resbalarle por la nuca, o el calor que sentía en las piernas por el sobre esfuerzo de sus pies al correr. No era un sueño, porque sin duda alguna la quemazón de sus pulmones que sentía en ese momento habría sido lo primero que lo hubiese despertado.
Estaba perdido sin rumbo alguno y peor aún, con una carta acuestas dentro de un mundo extraño "Oi! Izaya! Despierta!"

Sin duda alguna, el primer momento que abrio los ojos en aquel extraño lugar sintió que estaba en un sueño, especialmente porque nunca en la vida se vería encadenado a su peor enemigo. Pero el jaloneo de las cadenas que aún se tía marcarle la muñeca fue el primer indicador que no lo era. El segundo fue escuchar la voz de Izaya, aquello fue enteramente un augurio de mala suerte.
"Oye! Izaya! Despierta!" Bramó nuevamente; sino fuera porque el otro hombre le estorbaba y fuera un peso por el simple hechos de estar encadenados lo habría dejado atrás hace mucho tiempo.

Había pensando en cortarle la.mano y huir, pero no tenías las herramientas necesarias... Y arrancarlo un brazo era un tanto violento. Incluso para él...



Todo había transcurrido bien durante el día.
Y "bien" siendo un término demasiado ambiguo... Porque despertar en un lugar alejado de la mano de dios, sin personas ni señal a tu alrededor era lo más alejado de algo "bien" o normal. Mucho menos el estar encadenado al hombre que detestaba más en el mundo y que dicha cadena no se pudiera romper (aunque instintivamente su primer impulso había sido el de estrellarlo al suelo cuál juguete de trapo).

"Bien" tampoco era el sentirse atraído, casi hipnotizado por el sonido de unas campanas... Tanto así que casi guiaron todo su camino. En el trayecto, tratando de mantener una relación amena se encontraron con un gato, que se aferraba a su pecho en estos momentos, marcando con sus garras la piel en un vano intento de no caer. Shizuo aguantaba el dolor lo mejor que podía, eso sin contar las agujetas que se le formarían en sus brazos en un par de horas ...

Ninguno de los dos habría imaginado que los problemas aparecerían al caer la noche. Que la pasible vista y el agradable ambiente que los rodeaba en un abrir y cerrar de ojos se volvió inhóspito y que el sonido de las campanas pronto se convertirían en el de sirenas, el de alarmas...Dando paso claramente a qué algo los seguía (más bien los cazaba, como en un momento llego a pensar el rubio)



Inocentemente habían pensando que una siesta a la sombra de un árbol no vendría mal. Después de todo habían deambulado todo el día tratando de encontrar razón a su peculiar situaciones... Eso sin contar a su nuevo acompañante. El sonido de las campanas era tan agradable que les había hecho imaginar un montón de cosas al momento de llegar a su destino.

Resbaló al pisar mal contra el húmedo pasto. Genial, lo que yo crsitsba, una llovizna... Izaya aún no despertaba, y a estas alturas no podía creer que siguiera dormido. Pero el pelinegro aún respiraba,  así que muerto tampoco estaba.... En medio de su frustración lo hecho al suelo sin importarle el.impscto o dolor sobre su brazo encadenado "¡Más te vale no estés fingiendo maldito! O la pagarás caro! Te mataré yo mismo!" Explotó colérico.
En el tropezón, el gato hbia salido volando de su pecho, yendo a parar a quien sabe dónde.

Izaya, cuál plasta, seguía inmóvil en el suelo. Empezando a empaparse al igual que el rubio, quién se dejó car y cubrió sus oídos para no escuchar más el estruendoso sonrió, que ahora en lugar de llamarlos, los acechaba.
7
HiMEverse / Re: HiMEverse Episode V: The Rebels Strike Back
« Last post by Apple on May 31, 2020, 09:19:32 PM »
@Sayi regresaste tú también! *cheers*

@Kana gracias c:

edit: se me olvidaron algunos topes *dumbass*

#23: Clare


Clare había citado a Souji en un café tranquilo en  Kanda: su intención era proponerle ir al área de Jimbocho a comprar libros. A pesar de su insistencia durante las vacaciones, el joven no había dejado ver hasta ese momento. La rubia trato de consolarse pensando que ahora que había más personas viviendo en su casa le era más difícil encontrar tiempo libre.
Su último encuentro había sido agridulce, por puro impulso ella había aparecido en su casa sin previo aviso y en un momento complicado para él. Probablemente se debía a su familia *de nuevo* y no a Sheryl, o al menos eso quería pensar. Si Clare sabia su nombre era porque Souji la mencionaba cuando estaba muy frustrado o borracho.

Como fuera, Clare había decidido que no se daría por vencida con Souji.

Aún recordaba cómo se habían conocido un día de Enero en su primer semestre en Hanasaki. Desde que ingresó a la universidad Souji había llamado la atención de varias féminas que no tardaron en organizar un club de fans informal y, sobretodo, en tratar de salir con él. Clare que hasta entonces había estudiado en una academia privada solo para mujeres no comprendió la fascinación por Souji... hasta que tuvo la oportunidad de interactuar frente a frente con él.

Clare y Souji estaban en la misma clase de cálculo. Al inicio él le había sido indiferente e irrelevante, incluso arrogante y a Clare le molestaba mucho cuando llevaba tarde interrumpiendo las clases. Incluso le parecía que era un delincuente juvenil y un vagabundo que perdía el tiempo en su motocicleta. No obstante conforme iba avanzando el semestre Souji demostró que a pesar de su actitud despreocupaba era un buen estudiante y bastante inteligente rompiendo así el estereotipo del sujeto atractivo pero tonto como una piedra. A Clare no solo le toco sentarse frente a él en clase, sino también Souji la había ayudado en algunas ocasiones cuando tuvo dificultades para entender algún problema (aunque la ayuda fue mínima, porque era obvio que Clare era muy inteligente). La cereza del pastel fue cuando les asignaron un trabajo grupal. Fue entonces que Clare conoció a Okita Souji de verdad.

– ¿Clare? – Souji agitó una mano frente a ella  para llamar su atención. La chica parecía estar en un trance.

– ¡S-Souji! – Clare se sonrojó ligeramente al verse descubierta soñando despierta, algo no muy característico de ella.

– ¿Estas bien? parecías muy concentrada en algo.

–No pasa nada- ella se aclaró la garganta. – ¿Tú estás bien? La última vez que nos vimos parecías nervioso.

–Ah no es nada– Souji sonrió y se pasó la mano por el pelo –Supongo que estaba un poco estresado. El semestre anterior fue muy loco, empecé unas semanas tarde y ya no regresé a Rizembool sino logré que Miranda me perdonara.

–Entiendo ¿entonces nos veremos este semestre en Hanasaki?

Souji pensó en las implicaciones que tenía esa pregunta y se detuvo un poco a reflexionar su respuesta pero al final no se le ocurrió nada y solo asintió con la cabeza a lo que Clare sonrió a medias.

–Nunca me disculpé apropiadamente por hacer que te expulsaran de Hanasaki... y lo peor es que Saito se vio envuelto en todo, y él no tenía nada que ver.

–Saito es mi mejor amigo, si el no quiso escapar del problema fue cosa suya– explicó Souji mientras ojeaba el menú –tampoco tienes que disculparte por lo que pasó. Yo andaba de descarriado y bueno... al final iban a haber consecuencias. Yo era el que se merecía el castigo, aunque tú destrozaste el laboratorio con tus celos.

Souji sonrió como un zorro tras el menú mientras el color subía a las mejillas de Clare. En sus 19 años de vida lo que más le avergonzaba era ese ridículo incidente donde se agarró a golpes con otra chica en un laboratorio de Hanasaki que quedó semi-destruido. Miranda y su asistente Ritsu quedaron horrorizadas con las chicas, pero al final Souji logró convencerla de que había sido su culpa y solo él fue expulsado (y bueno, Saito también).

–No es algo de lo que me sienta particularmente orgullosa– admitió ella.

–No te preocupes, tampoco me enorgullece mi primer año en la universidad.

Ambos rieron y llamaron a un mesero para ordenar. Clare no estaba muy segura de a que se debía la actitud tranquila de Souji pero le agradaba el cambio. Ya no era el rebelde que sentía que tenía a todos y todo en su contra. Por como pintaban las cosas Clare pensó que a Souji le quedaría bien el papel de Key.

Charlaron un poco sobre intercambio de ella en Francia durante el semestre anterior mientras les llevaban su comida.  Ambos habían perdido platos sencillos, la idea de Clare era convencerlo para que se quedará a almorzar con ella más tarde y platicarle un poco del tema HiME. Justo cuando el mesero terminó de servir sus bebidas al teléfono de Souji sonó.  No era muy característico de él pasar pegado a su teléfono o ponerse a hablar mientras estaba con otros, pero si la llamada era de alguien importante (como su hermano o su cuñada) él contestaba.

–Discúlpame– se excusó el antes de contestar el teléfono pero no se levantó de la mesa.

“Souji” la voz de una mujer se escuchaba lejana por la bocina del aparato “ahora estoy de compras pero necesito que para la hora del almuerzo regreses a Okami a Hanasaki. ¿No quedamos que la llevarías desde ayer? Tienes que aprender a cumplir tus promesas. Como sea, ahora estoy con Minmay y Kallen en Shibuya, así que tienes tiempo. Y no tienes excusa para no llevarla hoy, ¿me entiendes?”

La participación de Souji en la conversación fue mínima, solo asintió a lo que le decía la chica y le aseguró que haría lo que tendría que hacer más tarde. El tono de la chica era algo molesto, pero también era cálido y familiar, como que fuera alguien muy cercana a Souji. Incluso por sus reclamos afectuosos se podría decir que sonaba como una… novia. Y Souji, lejos de presentar algún signo de enojo por los reproches y órdenes parecía entretenido con toda la conversación.

“Tengo que irme, pero más te vale llevar a Okami hoy.”  Y sin siquiera despedirse la chica colgó el teléfono.

Clare se sintió mal por haber escuchado de manera tan descarada la conversación de Souji, pero tampoco cabía en su asombro como el joven había actuado de una manera tan sumisa. Él siempre había dejado claro con todas las chicas anteriores que las cosas se harían a su modo y cuando él quisiera.

–Perdona– suspiró él resignado a cumplir su tarea del día –No puedo quedarme mucho tiempo. ¿Te importa?

–N-no. Pero entonces iré al grano. La razón por la que te cite para hoy es para hablar de algo delicado. No sé si ya sabes o escuchaste algo pero… hay algo así como una guerra entre Hanasaki y Rizembool.

– ¿Lo de las HiMEs y Rebels? ¿Qué tienes que ver con eso?

– ¿Cómo lo sabes?

–Oye, yo pregunte primero… en fin, es una larga historia. No me digas que Miranda te ha pedido ser HiME.

Clare hizo un gesto afirmativo con la cabeza. En ese momento la sonrisa se borró de los labios de Souji y este entiendo más o menos para donde iba el asunto. No le quedaba duda de que Clare le pediría que fuera su Key; lo que no era posible pues estaba seguro de ser el Key de Sheryl (aunque esta nunca se lo confirmó). Antes de que Clare prosiguiera él tomó las riendas de la conversación. 

– ¿Ya sabes que Aramis es un Rebel?

– Espera ¿¡QUÉ?! – Parecía que aunque ahora era más tranquilo Souji nunca perdió su costumbre de querer llevar ventaja en las conversaciones –Souji si esta es una de tus bromas no es graciosa.

–Es cierto. ¿Por qué bromearía con tu hermano? Aramis es un imbécil y me molesta, no lo metería a una conversación por gusto.

–Hermanastro– le corrigió Clare antes de proseguir. –Con qué razón ha actuado tan raro desde que regresé, se la pasa metido en Rizembool y solo llega a dormir a casa. Siempre está cansado.

–La vida de un Rebel no es fácil. Tampoco la de una HiME… siempre entrenan, tienen que hacer malabares con sus estudios y sus vidas personales. Te sugiero que pienses bien antes de aceptarlo.

–Ya lo decidí. Cuando regresé la directora me cito y me explicó la situación. El lunes que comiencen las clases haré la prueba.

–Sí es tu decisión el respeto– comentó Souji.

Clare ya no dijo nada más, era obvio que él estaba incómodo con él tema. ¿Sería acaso que lo quisieron reclutar como Rebel en Rizembool y tuvo que regresar a Hanasaki a buscar refugio? O acaso… no, Clare aún no estaba lista para afrontar la posibilidad de que Souji ya fuera el Key de alguien.

Continuaron comiendo en silencio por un rato, la atmosfera se había tornado tensa. El teléfono de Souji volvió a sonar, el de nuevo se disculpó y atendió la llamada. Clare no se esforzó por escuchar lo que decía la interlocutora (una mujer, de nuevo) pero fue una conversación breve. Souji colgó y se excusó; ya tenía que irse.

–El lunes… sé que estarás ocupada por ser el primer día y porque harás la prueba HiME pero de ser posible me gustaría hablar contigo en una de las cafeterías en Hanasaki.

–Sí. Yo te llamaré cuando tenga un rato libre.

Tras una despedida algo seca Souji fue a pagar la cuenta y se retiró. Al llegar  al estacionamiento entro al auto de Rangiku (que había tomado prestado para no ir en moto), pero se quedó sentado ahí como un idiota.

De hecho eres un gran idiota Souji” se dijo a sí mismo. Tenía ganas de darse un puñetazo. Y encontrar una forma de regresar al pasado y darle un puñetazo a su yo mujeriego y egoísta. Se suponía que por respeto ese día dejaría las cosas claras con Clare pero no había llegado a nada. ¿Cómo era que cuando intentaba hacer las cosas bien el resultado era precisamente el contrario?


– ¡Argh! Ese Souji es un idiota– reclamó en voz alta después de hablar con Souji por teléfono –le dije que tenía que llevar a Okami a Hanasaki desde el miércoles y ya es viernes.

–Suena a que tienen la custodia compartida de un niño– comentó Minmay bromeando.

–Souji es el último hombre con el que tendría un hijo.

–Igual sí estas en Hanasaki no hay mucho de qué preocuparse, estoy yo para cubrirte– trato de consolarla Kallen. 

–Lo sé, pero ese no es el punto. Sí el promete algo tiene que cumplirlo y Okami es MÍ Child.

–En teoría también es Child de Souji… ¿Qué los Childs no nacen por el amor que le tiene una HiME a un Key? – continuó bromeando Minmay.

Kallen solo se encogió los hombros divertida y Sheryl se pasó la mano por la cara. Minmay tenía razón pero aun no le había contado a nadie sobre el pequeño detalle del nacimiento( ?) de Okami: ella vio a otro tipo y creyó que era Souji PERO NO ERA SOUJI al final. Ese detalle le seguía molestando por más que se dijera que era solo un tecnicismo.

Las tres chicas se encontraban en un centro comercial en Shibuya comprando los últimos insumos para el semestre: cuadernos, lapiceros, marcadores, post it, stickers y cualquier chuchería de las papelerías del lugar.  Por todos lados sentía la emoción del inicio de clases y el lugar estaba lleno.

–Necesito un latte de macha frío– anuncio Minmay después de haber recorrido varias tiendas.

–Yo también– estuvo de acuerdo Kallen –y ya va siendo hora del almuerzo. ¿Qué tal vamos al Starbucks de enfrente a descansar y pensamos que vamos a comer?

Starbucks como era de esperar estaba lleno también pero no les costó encontrar donde sentarse. Sheryl se ofreció a invitarlas a las bebidas y ya de regresó tenía una enorme sonrisa.

–Me ha llamado mi hermana, me ha dicho que podemos almorzar en su casa. Hay alguien a quien quiero que conozcan Y Athos está ahí con Reinhard.

Ante la mención del hermano de Minmay, la rubia y pelinegra se volvieron a ver a Kallen como que si el asunto le concerniera mucho.

–Me parece bien– cedió Kallen ante la presión de las otras. No era  como que tuviera muchas objeciones de todos modos. Rangiku le caía bastante bien, y nunca estaba de más ver al hermano de Minmay.

– ¿Y quién es ese alguien que quieres que conozcamos?
– preguntó Minmay. –¿Algún amigo modelo?

–Es una sorpresa.
---------------------------
Ni bien terminaron sus compras pidieron un uber con dirección a la casa de Rangiku en Azabu. Al llegar un par de ojos celestes las recibieron con entusiasmo.

–¡Sheryl!

–¡Inojin! – la rubia corrió a abrazar al chico. Aunque Inojin era un primo lejano, era lo suficientemente cercano a Sheryl y Rangiku que lo consintieron desde que era muy pequeño.

–¿Te acuerdas de Minmay? Ella estuvo en la boda de Rangiku y Hijikata. Y ella es Kallen, estudia y vive conmigo en Hanasaki.

Las chicas saludaron al niño y él se presentó. Les explico que  sus primos mayores le habían permitido quedarse con ellos un tiempo y que cursaría el séptimo grado en Hanasaki.

–Gracias por venir chicas, veo que ya conocen a Inojin– Rangiku salió al recibidor para atender a sus visitas. Les ofreció bebidas y les recomendó que fueran al comedor frente a la piscina para refrescarse un poco en lo que acababa con el almuerzo, pero le pidió a Sheryl que le acompañara a la cocina.

Kallen y Minmay se fueron con Inojin al área de la piscina, donde seguro se encontraron con Athos y Reinhard. Sheryl pudo escuchar el intercambio de voces entre todos y al rato Reinhard apareció en la cocina ofreciéndoles ayuda a sus hermanas.

–Puedes ayudar a Sheryl con las bebidas, a llevar vasos y hielo. ¿Supongo que querrán comer afuera?

–No estaría mal. ¿Por cierto donde esta Okami? No me digan que Souji ya la llevó a la universidad.

–No, estaba en el jardín con nosotros. Ya hizo muy buenas migas con Inojin, así que supongo que no solo tienes que dividir su atención con Souji ahora –le comentó Reinhard.

–Menos mal, llamé hace un rato a Souji para pedirle que la lleve a Hanasaki, pero no tiene sentido si estoy acá.

–No te preocupes, yo también llamé a Souji hace poco para pedirle que pasara al supermercado por más refrescos y un par de cosas que Inojin necesita; no debe tardar– les informó Rangiku mientras seguía ocupada en la cocina.
No pasaron ni tres minutos antes de que Souji entrara por la puerta trasera cargado con latas de coca cola y otras bolsas.

– ¿Rangiku para que necesitas shampoo de manzanilla para bebé Johnsons? No me digas que mi sobrino será otro rubio.

El comentario de Souji hizo que Sheryl y Reinhard estallaran en risas, mientras Rangiku le arrebató las bolsas.

–No es para eso. Inojin está de visita– explico la rubia mayor. –Reinhard y Sheryl ¿Por qué no van a dejar las bebidas y regresan? Necesito hablar con ustedes tres.

Los gemelos obedecieron y salieron cargados con latas de coca cola y botellas de agua pura, además de vasos y bandejas hielo. Souji los siguió con el objetivo de darle la bienvenida a Inojin. No tardaron mucho en regresar y Rangiku hizo que los tres se sentaran en la barra de la cocina. Los más jóvenes no pudieron evitar la expectación, ¿podría ser que al fin fueran a convertirse en tíos?

–Primero que nada, NO estoy embarazada si eso es lo que piensan. Pero hay un par de cosas que debo discutir con ustedes. Inojin se va a quedar con nosotros por un tiempo indefinido, sus padres se están divorciando y ninguno quiere hacerse cargo. De hecho nadie quiso hacerse cargo con excepción de Papá que me contó que Inojin está viviendo con él y mamá en Kyoto. Pero al parecer se sentía muy triste y solo viviendo con sus tíos mayores, así que convencí a Pá de que lo enviara. Trátenlo bien y pasen tiempo con él. Esto ha sido muy difícil.

–¿Pero dónde estudiara? – quiso saber Reinhard.

– Pensé que por lo precipitado del asunto tendría que arreglar home school para él, pero tiene sus ventajas tener una hermana HiME y hablé con la señorita Miranda hoy por la mañana para que lo aceptara en la secundaria de Hanasaki.  ¿Sheryl podrías ir a recoger mañana por la mañana su uniforme y libros para que esté listo para el lunes? La señorita Ritsu los tendrá en su oficina.

–Rangiku eres una abusadora de influencias– bromeó Souji.

–Claro– la rubia se cruzó de brazos –Si Sheryl pondrá en riesgo su vida, y posiblemente la nuestra, que valga por algo. Es importante darle a Inojin un ambiente estable, al menos mientras este aquí.

–Pero tú te la pasas trabajando, así que supongo que yo y Souji podríamos turnarnos para atender a Inojin aquí en casa– dijo Reinhard.

–No es necesario porque renuncie a Ikea– les anunció Rangiku. –Esto era lo que también les quería comentar: ya tenía tiempo pensando que quiero dedicarme a la arquitectura al 100%. Así que renuncie a Ikea y planeo abrir un estudio de arquitectura; ya hable con Pá y Toshi y accedieron a ser mis accionistas. Además conseguí que la tía Tsunade se una al proyecto, así que trabajaremos juntas cuando ella regresa de Estados Unidos. Mientras tanto yo me dedicaré a apoyar a Inojin y a registrar la empresa, buscar las oficinas y todos esos detalles. En cuanto esté lista espero contar con su apoyo para que todo salga bien.

Sheryl, tanto como Reinhard y Souji se mostraron entusiasmados con los planes de Rangiku y ofrecieron su ayuda en lo que pudieran.  También les gustaba la idea de tener a la tía Tsunade cerca: era la típica wine aunt con la que siempre te pasabas bien.

El almuerzo no tardó en estar listo y todos comieron afuera. Entre la emoción de la llegada de Inojin, los planes de Rangiku y el inicio del nuevo semestre los jóvenes armaron un plan para llevar a Inojin a un parque de diversiones el domingo para celebrar su llegada y relajarse un poco antes de enfocarse en sus estudios.
8
MMORPG: Neverland / Re: neverland 2.2: you can (not) fight
« Last post by Shruikan on May 31, 2020, 07:18:30 PM »
Seras se había despertado bajo un techo que no reconocía. Tardó varios segundos en reaccionar, pues lo último que recordaba eran las calles de Rabanastre en pleno ataque, la tormenta de arena, el ruido de los edificios al desmoronarse y luego…

Parpadeó, llevándose una mano a la cabeza y después al pecho. No le dolía. Estaba intacta. Lo cual resultaba un tanto chocante, incluso perturbador, cuando lo último que recordaba era un edificio cayéndole encima.

El corazón le latió con fuerza un par de veces, provocando que se le extendiera una sensación desagradable de la cabeza a los pies.

"Respira", se dijo, reconociendo los primeros síntomas de la ansiedad. "Recuerda tu entrenamiento".

Lo bueno de ser policía en la vida real es que la habían preparado para situaciones así. A pesar de ello, cuando se sintió más calmada y trató de levantarse al cabo de un rato, las piernas le temblaban.

Inspeccionó el lugar, reconociéndolo como la iglesia lúgubre y decadente de Sin City. Parecía que hubiese pasado una eternidad desde que estuvieron ahí; Seras se había olvidado de configurar su punto de respawneo a Rabanastre u otro sitio más cercano. Lo que significaba que sus amigos estaban al otro lado del desierto.

Se sintió perdida unos instantes. A su alrededor había gente en su misma condición, con aire perdido, frustrado, derrotado. Trató que aquello no la afectase.

Salió al exterior. La ciudad no había cambiado mucho desde su visita, con la misma música lúgubre y la lluvia incesante, pero había nuevas señales de destrucción. Edificios quemados y medio destruidos, asfaltos resquebrajados, farolas destrozadas en el suelo.

Algo había sucedido de la misma escala aquí que en Rabanastre.

–Disculpa –preguntó a un Assassin que estaba en la entrada, poniéndole una mano al hombro para llamar su atención –. ¿Qué ha pasado aquí?

El hombre rotó el hombro, rehuyendo el contacto con una mueca malhumorada.

–¿No te has enterado? ¿En qué mazmorra andabas metida? –dijo, con un tono más exhausto que enfadado –. Todas las ciudades han sido atacadas por monstruos.

–¿Todas…? –repitió con un hilillo de voz.

–Todas.

Fue lo último que dijo antes de alejarse, cabizbajo bajo la lluvia. Seras no se atrevió a seguirle.

Se quedó por unos momentos bajo el porche mirando llover, pensando en lo que podía hacer ahora. Lo principal era reunirse con sus amigos, ¿Pero cómo iba a llegar a otra ciudad sola…?

–¡Claro, los cristales! –recordó, llevándose por inercia la mano al bolsillo. No era como si realmente tuviera el warp ahí, pero era el gesto que hacía cada vez que quería abrir el inventario.

Efectivamente, cuando lo comprobó, el objeto seguía allí, perfectamente alojado en uno de sus espacios. Ahora sólo tenía que ir a un punto de teletransporte, a ver si se acordaba de donde era…

Se abrió paso por las calles, protegiéndose como pudo de la lluvia. Buscaba una fuente, recordaba la fuente. Tuvo que caminar bastante rato, entre que no recordaba la ciudad y que muchas calles habían quedado destruidas, pero al final la encontró.

Destacaba en esa ciudad como una flor en un desierto, de arquitectura pintoresca y florida que no terminaba de encajar con la estética agreste y decadente de Sin City. Había nombres flotando encima de la fuente, el holograma habitual desde que ese encierro había empezado en el que se listaban todos aquellos que habían perdido todas las vidas. La lista había crecido mucho desde la última vez, y Seras contempló horrorizada los nombres destacados en dorado.

Temiendo lo peor, estuvo un rato buscando nombres familiares, suspirando cuando tras un par de minutos no encontró ninguno de sus amigos. Sacó el cristal del warp, dispuesta a transportarse hacia Rabanastre, pero cuando lo partió, en vez de los brillos y chispas de luz que esperaba no ocurrió… nada. Solo unas volutas de humo púrpura que se desvanecieron en el aire.

–¿Eh? –exclamó Seras, incrédula. –¿Por qué no funciona?

–¿Pero qué haces? –una White Mage que había estado sanando jugadores en la plaza la miró desconcertada –. ¿Que no sabes que los warps no sirven? No se han restablecido desde que atacó el boss.

Seras la miró incrédula y luego al cristal hecho pedazos. Se le hizo un nudo en el estómago por unos momentos antes de volver a alzar la cabeza con decisión. Si no podía llegar de forma rápida, tendría que hacerlo por métodos tradicionales.

Sin pensarlo demasiado, quizá incluso de forma imprudente, se dirigió a las puertas de la ciudad. Ni siquiera había considerado el equipo que tenía cuando se aventuró al exterior, comprobando únicamente las pociones de salud (unas quatro que le había dado Ulquiorra) y elixires de frío que habían sobrado la última vez que habían rondado por el desierto.

Era media mañana cuando se aventuró, y lo que había parecido una decisión acertada pronto dejó de hacerlo cuando el sol del mediodía la encontró al descubierto. Dio las gracias por los elixires que le permitieron soportar el calor, pero era evidente que no le durarían para toda la travesía.

Cuando se preguntaba si habría algún punto entre las ciudades en las que reponer inventario y fuerzas (estaba segura que debía haber alguno, aunque no recordaba que hubiesen hecho esa ruta) divisó una nube de polvo en el horizonte. No parecía una tormenta, y Seras siguió avanzando, incluso cuando la misteriosa nube se acercaba más y más.

Demasiado tarde, consideró que podría tratarse un enemigo, uno de esos Espíritus del Desierto al que tanto les había costado derrotar en equipo y se quedó paralizada. Aún cuando sacó su arma, era consciente de que no podría hacer nada ella sola contra un boss de zona como ese. Sin embargo, sus temores pronto resultaron infundados pues no se trataba de ningún monstruo.

Era una moto. Una moto con sidecar.

El flamante azul marino destacaba en la arena como una mancha oscura, imposible de pasar por alto. Quien fuera que conduciese, debió verla, porque en algún momento viró el rumbo para acercarse. Seras tuvo que taparse la cara con el brazo cuando el vehículo se detuvo a su lado, levantando una pequeña polvareda.

Se trataba de dos mujeres. Ambas vestidas con trajes de policía (poco realistas y un tanto provocativos, si tenía que decirlo), con gafas de sol y sombrero incluidos. Incluso el sidecar, ahora que lo veía de cerca, estaba pintado como un coche de policía, con luces y todo en la parte trasera de la moto.

La conductora, una mujer de pelo negro lacio largo, la miraba con evidente sospecha incluso detrás de sus cristales oscuros, mientras que la otra, de un flamante cabello rosado le sonreía, repantingada como una reina en el hueco del sidecar.

–Hola, cariño –. Le dijo, y Seras creyó que le guiñaba un ojo –. ¿Qué hace una chica como tú en un lugar como este?
9
HiMEverse / Re: HiMEverse Episode V: The Rebels Strike Back
« Last post by Sayi on May 31, 2020, 06:32:19 PM »
/fickea in shame

Hay un TikTok MUY ESPECIFICO que quiero recrear sobre postear aquí por primera vez en eones... lo traeré el próximo mes : >
That been said HOLA quería dejar el resto del fic en la parte tres pero no me dio el tiempo, so habrá cuarta parte para cerrar este circo :rene:



Episode 29 — Fast Fuse (Part III)

Ichigo retrocedió, y con ello logró evadir la patada de Yoruichi por poco y dándole en el rostro. Entonces aprovechó la posición de su contrincante y fue a la ofensiva, yendo con su puño derecho a darle en el estómago… pero la morena fue más veloz: Tomó su antebrazo con ambas manos y, usándolo como soporte, no solo detuvo el golpe sino que tiró de él. Aprovechando su desbalance contra el suyo, Yoruichi golpeó su hombro contra su estómago y lo alzó por encima de ella, dejando al rubio golpear el suelo atrás suyo.

Ichigo se quejó apenas su espalda tocó el suelo. Una vez se compuso, abrió los ojos con molestia, reconociendo el techo del gimnasio encima de él. Entonces vio el rostro de su contrincante asomarse con una sonrisa divertida.

“Buen trabajo esquivándome. Y ese no es un cumplido que doy a menudo” le dijo Yoruichi “Aún te falta mucho para derribarme, pero aprecio todo tu esfuerzo”

Indignado, Ichigo se sentó de golpe y se giró hacia la joven.

“Te olvidas que el propósito de estas prácticas no es derrotarte”
“Lo se” le respondió “Pero es divertido decirlo viendo lo mucho que te incomoda”
“Como digas…” el rubio se puso de pie, se sacudió el pantalón y se puso en posición “¿Vamos de nuevo?”

Pero Yoruichi negó con la cabeza y señalo el reloj.

“Lo siento Bruce Lee, pero es mediodía y quedé en encontrarme con unas amigas. Creo que ya tuvimos suficiente por hoy”

Ichigo asintió y, como costumbre, agradeció a Yoruichi por el tiempo prestado. Si bien no le gustaba terminar el entrenamiento en una nota perdedora, no le quedaba de otra más que adaptarse al horario de su tutora de combate: Después de todo, las prácticas con él eran gratis, y Yoruichi había aceptado de pura bondad. Según ella, lo consideraba su contribución a la continua guerra Hime/Rebel, a cambio de mantenerse al margen del conflicto.

“¿Qué es de Sayi y Taikoubou?” le preguntó Yoruichi, mientras organizaba su bolsa del gimnasio “Lo último que supe era que ahora Taikoubou tenía poderes, y que había venido a Hanasaki a ver si había una solución”
Ichigo asintió “Básicamente eso. Y no hay forma de anular o traspasar los poderes, lamentablemente. Bou regresó a China, y aquí cruzamos los dedos que Sayi y Hige no lo necesiten”

Yoruichi observó a Ichigo abrir una botella de agua y tomarla como si acabara de cruzar un desierto. La magia Hime no era falta de ironías: Aquí mismo había alguien entrenando con el deseo de poder ayudar en la pelea… pero por más que entrenara, no había mucho que Ichigo pudiera hacer sin poderes. Y, mientras tanto, la persona elegida para ayudar no quería tener nada que ver con el conflicto, y contaba con poderes solo para esconderlos del resto.

“Ahora que sabemos que es el key quien tiene poderes… ¿aún planeas continuar entrenando?” le pregunto la joven “Te soy sincera: Haz hecho una mejoría increíble, y en combate cuerpo a cuerpo con un enemigo podrías hacer daño. Sin embargo, sin poderes… me temo que siempre estarás en una gran desventaja”
Ichigo sonrió ante la pregunta “No había forma de saber que el Key era el único allegado a la HiME que podía tener poderes. La vez pasada era el Meister, alguien a quien se podía elegir. Quién sabe que pasará de aquí a unos meses…”
“En eso tienes razón”
“Pero si mis entrenamientos te están incomodando por favor dímelo. He aprovechado tu tiempo para yo volverme fuerte, mientras tu tienes tu tesis y graduación en las que pensar”

Yoruichi negó con una mano.

“Nada de eso. Esto es divertido para mí. Si pudiera tener una carrera sostenible con pelea y gimnasia, no estaría preocupada por mis estudios de Sociología” dijo “Y con tal que tus habilidades puedan ser útiles en algún momento, para el beneficio HiME, hace que todo el tiempo invertido valga la pena”
“Gracias Yoruichi”
“Además, me gusta entrenarte. Eres como mi Pokemon”
“ESO NO”

Ichigo no tuvo tiempo de responderle pues su teléfono empezó a vibrar. Yoruichi tomó ello como señal y se despidió. No obstante, lo siguiente que dijo Ichigo impidieron que lo dejara solo en el gimnasio.

“¿Hige desapareció?”

Un sonido fuerte llegó a los oídos de ambos. Con teléfono al oído, Ichigo siguió el ejemplo de Yoruichi y salió del edificio, en búsqueda del causante de la conmoción.

Una torre de humo y fuego se elevaba a la distancia, pero era evidente que había ocurrido dentro de la universidad. No había muchas vueltas que darle al asunto sobre quienes estaban en el centro de ese suceso, considerando lo que Taikoubou venía diciéndole al teléfono.

“Es Sayi” le dijo Ichigo a Yoruichi. La coincidencia era increíble, pero lastimosamente, no muy sorprendente para toda persona afectada por el conflicto entre Hanasaki y Rizembool.

Ambos salieron corriendo en dirección al disturbio. Ichigo esperaba que la desaparición de Hige desde Beijing significara que el Child estuviera en camino para asistir a Sayi.
10
SeeDs in the Garden / Re: SeeDs in the Garden – revival
« Last post by Kora on May 31, 2020, 05:45:39 PM »
LO SIENTOOOO

- ¡Venga, Comandante! - Añadió sorna en la última palabra. - ¿Es todo lo que sabes hacer? ¡Patético!

A sus palabras siguió una estocada que hizo flaquear finalmente el equilibrio del Comandante. Incapaz de resistir la fuerza del impacto, Ky había sido obligado a retroceder un paso, dejándose expuesto ante su rival. Con una carcajada mordaz, éste no dudó en aprovechar su nueva ventaja y rugiendo, tomó impulso para su siguiente sablazo.

La audiencia que se había formado contuvo la respiración.

Una pequeña Lili Rochefort fue de las que no pudo evitar un grito ahogado, y apretó su agarre en el uniforme del joven que tenía a su lado.

Respiró mucho más tranquila cuando vio que el Comandante llegó a esquivar la estocada de su rival, estabilizándose de nuevo. Ky había salido ileso de aquel pequeño accidente, pero aun así, su corazón se encogió bajo la presa de una mano invisible. Aunque Lili ya empezaba a dejar de ser una niña, la inocencia infantil que aún conservaba hacía que le fuera imposible entender como alguien podía atacar de aquella manera al Comandante, que tanta amabilidad y buen corazón mostraba con ella y con todos. Y menos podía entender como el Caballero que tenía a su lado permanecía en el sitio, quieto como una estatua.

- ¿Por qué no le ayudas? - Imploró, tironeando de la capa del joven. - ¡Es tu hermano! ¿Y si le hace daño?

Desde donde estaba, Lili era incapaz de ver el puño contraído que temblaba entre la capa blanca. Habiendo salido muy recientemente del mundo ideal que su padre había construido para ella, el concepto del honor y la reputación todavía eran nebulosas en su mente. No podía entender aún que en aquellos momentos, Ky era el Comandante y no el hermano menor de Orpherus.

- Es su lucha. - Respondió finalmente éste, con un tono neutro que asombró más a Lili. - Él es quien debe vencer, no yo.
- ¡Pero-!

La multitud dejó ir una exclamación en aquel momento. Ky todavía se estaba conteniendo, y Seifer no dudaba en usar aquello en su favor, volviendo a abrir un agujero en su defensa. La hoja había pasado rozando el rostro de Ky, que aunque no cayó, dio claras muestras de perder el equilibrio de nuevo. El joven Comandante buscaba desarmar a su rival, mientras que éste buscaba ensartarle como un trozo de carne.

Orpherus entrecerró los ojos, forzando a su cuerpo a quedarse quieto. Su mano había buscado instintivamente el mango de su espada, por unos segundos habiendo estado a punto de atravesar la multitud para terminar con aquel combate de una vez por todas. Pero sólo podía quedarse allí, con Lili agarrada a él y expresando tensión por ambos.
Pages: [1] 2 3 ... 10