Author Topic: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone  (Read 4363 times)


Deidara

cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Topic Start: August 07, 2015, 04:19:37 PM »

oops perdón la tardanza, pequeño accidente que no he podido subir antes 8( mañana edito con todo bonis

El tema se cerrará a 9pm hora de España, aproximadamente.

Un par de cosas a acotar:

  • Por favor, respeten el límite de 1,000 palabras. La idea es cumplir con la prompt en esa cantidad, así que les pido hagan lo humanamente posible por que su fic cumpla con ese número. Entendemos si es imperativo un par de cientos más a lo mucho, pero antes de dejarse ir de más, tengan en cuenta a las chicas que se esmeran en recortar sus fics para si cumplir con las ~1,000.
  • Recuerden: ¡Se aceptan sugerencias para prompts! Son recibidos por PM~

Quote
*Personaje X sabe que todos le ocultan un secreto y se muere por saber que es
*Personajes están a cargo de escoltar a Personaje X, pero se pierden en la ciudad
*Tu bishoujo y sus amigos salen a acampar, un animal invade las carpas.
*Grupo de amigos va al bar, personajes A se embriaga y empieza a soltar secretos de todo mundo.
*Siete minutos en el paraíso. Personaje A y B no se conocen, pero les toca jugar juntos. ¿Quién diría que se podrían llevar 'tan bien'?
*Al salón de tu bishoujo le toca interpretar una obra de teatro, pero son un desastre.
*Personaje X es un mutante con la capacidad de destruir el planeta entero, ahora la sociedad le persigue para darle caza y acabar con su amenaza
*Personajes X e Y están en Hell's Kitchen
*Space Opera AU
*Tu bishoujo adopta a Personaje B, un vagabundo sin hogar
*Gimnasio AU en el que los personajes de tu lista son monitores
*Personajes de tu lista encuentran un montón de dinero
*Personajes de tu lista se van a un campamento de verano
*"Escucha, X, el cuerpo es sólo un estuche que contiene nuestra alma."
*Personaje X es un mutante con la capacidad de destruir el planeta entero, ahora la sociedad le persigue para darle caza y acabar con su amenaza
« Last Edit: August 08, 2015, 02:11:23 PM by Deidara »


Arence

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #1: August 08, 2015, 12:59:35 AM »
“No puedo creer que de verdad nos está pasando ésto. Tenemos más de una hora dando vueltas”
“Yo sí, claramente todos aquí somos idiotas por seguir a un idiota.”
“Maldita sea, cállense, no me puedo concentrar así, joder con ustedes.” Siguió murmurando algunos insultos más.

Saki y Yuuka se miraron de reojo, inclinando sus cabezas la una junto a la otra. Haseo no entendía cómo podían hacerlo, o cómo sabía que lo hacían al verlas en el retrovisor cuando los tres traían lentes oscuros.

Había estado en el lugar antes. Eran sus clientes, él había conseguido el trabajo. ¿Cómo es posible que ahora no pudiera volver a encontrar la dirección? Esto era lo más vergonzoso que le había pasado desde que había entrado en El Grupo.

Bueno, no tan vergonzoso como ese examen de iniciación pero, casi.

“Carajo.” Dijo dando vuelta en una esquina aleatoria. No tenía idea de en dónde estaba. “Esta ciudad es un laberinto.”

“He estado en laberintos legítimos y creo que esto es peor.” Dijo Yuuka, distraída en su celular.
“¿Qué? ¿Laberintos, en serio?” Haseo dio otra vuelta aleatoria.
“Hace seis años en los Alpes Suizos.” Asintió Yuuka.
“En invierno” Asintió Saki.
“Persiguiendo a un gato perdido.”
“Sin zapatos.”

Volvieron a hacer su cosa super molesta de verse de lado y sonreir.

“Las odio a las dos.” Haseo se estacionó en un lugar milagrosamente vacío y se volteó para verlas en el asiento trasero, molestia dibujada en su ceño fruncido.

“Aww, mira, creo que está más enojado consigo mismo que con nosotras”
“Yo lo estaría.”
Ambas asintieron.

“Disculpen, me permiten…” Su pequeño pasajero se inclinó casi sobre Yuuka, asomándose por la ventana polarizada y mirando el exterior.

“¿Ves algo que reconozcas?” Yuuka se recargó completamente en el asiento para dejarlo acercarse más.
“Sí… bueno, no realmente, nunca había venido a esta ciudad. Pero las chicas ocasionalmente me envían fotografías y…” Sacó su celular con un poco de trabajo debajo de su gran sueter color crema y empezó a buscar entre sus fotos. Los tres guardaespaldas lo miraron con curiosidad. Un minuto después se lo pasó a Yuuka, en la pantalla estaba la asistente personal de la Matriarca Suprema del budismo, usando un traje ejecutivo sencillo con un extraño adorno rojo, como hojas o plumas, en la cabeza y sonriendo a la cámara desde una silla ejecutiva. Detrás de ella, en la ventana, se veía un edificio alto, destacando prominentemente sobre el resto de la ciudad. Yuuka le pasó el celular a los otros dos, mirando por la ventana.

El mismo edificio se veía, más o menos en el mismo ángulo, desde donde se encontraban.

“¡Bien!” Haseo regresó a su lugar, lanzando el teléfono sobre su hombro y arrancó el carro, metiendo reversa a toda velocidad. Todos en el asiento trasero se agarraron de algo. “¡Oye!”  Se quejó Saki.

“¡Cállate, por fin se a donde vamos!” Sonrió Haseo, dando vuelta en una calle en reversa, tocando la bocina para espantar al único conductor a la vista y dando una vuelta más. Se detuvo frente a un callejón entre dos grandes edificios de departamentos, sobre la banqueta, bloqueando por completo la entrada a la pequeña calle. Abrió la puerta del carro de golpe, saltó hacia el toldo y brincó al callejón al mismo tiempo que las chicas bajaban a su protegido de la parte de atrás del carro.

Avanzó, casi corriendo, hasta una puerta común y corriente a la mitad de la oscura calle. Tocó con demasiada fuerza y una voz de mujer preguntó desde adentro, molesta “¡¿Qué?!” Haseo se puso enfrente de la mirilla en la puerta y señaló hacia atrás, en donde Ion, Yuuka y Saki acababan de alcanzarlo.

“Auto-secuestro de un líder religioso mundial, terminado. Ahora denme mi dinero.”
« Last Edit: August 08, 2015, 01:01:53 AM by Arence »


Apple

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #2: August 08, 2015, 08:36:20 PM »
Tu bishoujo adopta a Personaje B, un vagabundo sin hogar
Sheryl&Hajime&Minmay&Nyanko-sensei


"¿Por qué lo hiciste?"

"Pues... me dio lastima. Además es muy educado aún siendo un vagabundo Y tiene un gato muy lindo. Mi hermana me ayudará a encontrarle empleo"

Minmay miro con desconcierto a su mejor amiga. Sabía que Sheryl podía ser buena gente, pero ¿llegar al punto de "adoptar" a un vagabundo que se encontró por ahí? Tenia suerte de que el vago en cuestión fuera educado, sino lo fuera ya le hubiera robado y huido de su casa y quien sabe que mas, pero aun el riesgo que tomo era grande.

La pelinegra vio al ahora gato limpio que disfrutaba de una cena de comida enlatada con sabor a salmón. Para ser el gato de un vagabundo, estaba muy gordo. Como si el gato presintiera que Minmay estaba juzgándolo, levanto la mirada del plato y le maulló mostrándole sus colmillos como diciendo "no me molestes".

"Bueno... si es bueno con los animales no puede ser tan malo..."

"Te lo dije. Es educado y muy amable a su manera" la rubia dudo un momento antes de continuar "bueno es amable cuando logras hacerle hablar. Es algo um... tímido"

Minmay suspiro "Solo espero que valga la pena Sheryl. No quiero morir asesinada y quizás violada en mi propia casa"

“No querida. Te prometo que este acto altruista solo traerá alegría a nuestros corazones”

En ese momento el chico salió del baño del pequeño apartamento de Sheryl. Estaba usando solamente una toalla enrollada en la cintura. Sheryl le dijo que esperara un momento en lo que buscaba algo en el closet de su novio para dárselo y desapareció en su habitación. Minmay sabia que no le había dado ropa antes a propósito. El estaba muy delgado pero no hacia una mala visión; tenia unos curiosos ojos purpura y el cabello negro largo aún húmedo agarrado en una coleta. Era un poco más bajo que el prometido de Sheryl, Souji,  pero aun así no estaba para nada mal. La pelinegra supuso que no seria tan malo tenerlo en la casa de huéspedes de su casa.

Mientras en su habitación Sheryl espiaba la forma en la que Minmay veía al chico. La pelinegra se había sonrojado ligeramente cuando lo vio y ahora ambos se miraban incómodamente sin hablar pero no importaba por que al menos ya sabía que a Minmay le gustaba lo que veía. La rubia conoció al chico en la estación del metro, si bien era un vagabundo no era cualquier drogadicto u alcohólico y mucho menos ladrón. Era de alguna aldea del sur de Japón y era huérfano, al morir su abuela el ultimo verano había llegado a Tokyo a buscar trabajo pero la suerte no le había favorecido *aun* y no había encontrado trabajo pero se dedicaba a ayudar a descargar cajas de cerveza y alcohol en un bar cercano a la estación donde Sheryl se bajaba para ir a su trabajo.

El usualmente estaba en la entrada de la estación con su gato tomando una siesta y leyendo algún periódico que encontraba en los basureros pero nunca molestando a nadie. Ese día por la mañana Sheryl lo vio tratando de ayudar a una anciana a subir las gradas, y aunque la abuela lo mando a volar, ella vio un gran potencial talvez para volverse un modelo como su prometido. Así que decidió "adoptarlo" y se llevo la gran sorpresa de que el chico era,  aunque un poco simple como toda persona que no es de la ciudad, muy educado y simpático aunque de pocas palabras. El se presento timidamente como Hajime Saito.

En cuanto a Minmay, ella había terminado con su novio Touya hacia ya dos años y se la pasaba amargada en su casa negándose a salir. Y Sheryl como buena amiga estaba dispuesta a enviarle a su nuevo protegido a casa. Solo esperaba que algo bueno saliera de eso...

-------------

Habían pasado dos semanas desde que Hajime y su gato se mudaron a la casa de huéspedes en el jardín de Minmay. Sheryl veía ocasionalmente a su amiga, pero no charlaban mucho ya que la rubia estaba muy ocupada con su trabajo y la organización de su boda. Pero un día un poco antes del su gran día recibió un mensaje en LINE que decía: “Oye tenias toda la razón sobre Hajime. Te debo una muy grande. Iremos a tu boda juntos  ;)"
« Last Edit: August 08, 2015, 08:39:50 PM by Apple »


Mimi Tachikawa

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #3: August 11, 2015, 02:18:43 AM »
Hoi hoi aqui dejo mi prompt

Tu bishoujo adopta a Personaje B, un vagabundo sin hogar

El dia era lluvioso, y una peliazul colocaba un paraguas sobre un joven que yacia golpeado y mojado en uno de los postes cerca de la escuela

Etto…puedes moverte? –

El joven de cabellos medianamente largos con gafas alzaba la mirada y observo a una joven que le miraba con preocupación

No sucede nada…estoy bien…-esbozo una timida sonrisa-

Eso no es cierto no estas bien…- se agacho y vio mas de cerca los moretones del pelinegro- vamos a tener que ir a mi casa para poder curarte y luego iremos a tu casa deacuerdo…- le dijo hablándole suavemente con una calida sonrisa-

No tengo un hogar donde ir…- dijo con voz apagada y mirando hacia abajo-

Uhm…eso no esta bien…asi que iremos a mi casa y puedes quedarte todo el tiempo que desees deacuerdo?...-

No tienes miedo de que pueda ser una persona peligrosa que te puede hacer daño...?-

Claro que no..tus ojos me indicaron que eres una buena persona…asi que-le extendió su mano- mi nombre es Ami Mizuno…-

Yo soy Atsumu Kusakabe…- le tomo de la mano-

Bueno es hora de irnos a casa Atsumu-kun…- le dio una calida sonrisa-

Cuando llegaron a casa, antes de curar las heridas de Atsumu, Ami le busco ropa de su hermano que no estaba en casa porque se había ido de viaje para que se pudiera cambiar, claro también toallas para que se secara, mientras que Atsumu aun no podía creer  que existiera una persona tan amable como Ami que lo había acogido en su casa, se sentía visiblemente un poco mas animado mientras se secaba y se ponía la ropa que la joven le había alcanzado

Es un lugar calido..- observando de reojo la habitación del hermano de la joven, luego se retiro de la habitación para acercarse a la sala donde Ami se encontraba con el botiquín de emergencia

Menos mal que la ropa de mi hermano te queda igual…- se acerco y le quito los lentes- por ahora los necesito lejos de tu rostro para curarlo deacuerdo?

Esta bien…-dijo temblando un tanto asustado-

Esto te doy miedo?...-dijo mirándole preocupada-

No es eso…es que es la primera vez que alguien se preocupa por mi…-dijo en voz baja sonriendo suavemente sonrojado-

Uhm ya veo…- le dijo sonriéndole- aunque no es raro que alguien aparesca y te ayude ya que existen mas personas como yo que están dispuestas a ayudar a los demás…-

Ami-san es la persona mas buena que conozco…-dijo hablando un poco mas alto- me agrada mucho Ami-san…-

No es para nada…- dijo avergonzada-como mi hermano se encuentra de viaje puedes dormir en su habitación hasta que regrese y tenga tu habitación ambientada deacuerdo?

No tienes el porque tomarte tantas molestias…-

Que no son molestias…apartir de ahora eres mi hermano menor Atsumu deacuerdo?...-

Deacuerdo…- veía el rostro borroso de la peliazul que se acordó y le coloco los lentes-

Ahora si se ve mejor no es cierto?...-

Si…- le devolvió la sonrisa-en verdad no tengo como pagar tanta buena atención…-

No espero nada a cambio, solo que sonrias mas porque tienes una linda sonrisa Atsumu-kun…bueno ahora te curare, dolerá un poco pero servirá para desinfectar tus heridas deacuerdo?

Deacuerdo…-

En verdad Ami no podía creer que una persona que parecía amable como Atsumu haya sufrido tantos golpes, porque el mundo se había vuelto cruel y las personas buenas sufrían? Esa duda siempre la tenia en su corazón, al menos ahora ella podía ayudar a alguien que aunque no lo decía, a gritos necesitaba de una mano amiga

Despues de curar las heridas de Atsumu, Ami preparo algo de comer y ambos comieron, como la peliazul no quería presionar a su hermano adoptivo, empezó a contarle cosas de ella y su familia, para asi animar al otro joven para que lo hiciera y lo había logrado aunque todo lo que le contaba no era agradable,asi cambiaron el tópico para otras cosas mas divertidas y animadas

Luego de eso Ami dejo a Atsumu en el cuarto de su hermano y ella se retiro al suyo propio

El pelinegro, estaba echado en una cama que no era la suya, pero por alguna extraña razón se sentía mas comodo que en su propia casa, quizo abrigarse pero no podía en verdad, deseaba estar cerca de su salvadora, era como si un angel había caído del cielo, se levanto de aquella cama y salio de la habitación para entrar a la habitación de una durmiente Ami, quedándose en la puerta

Gracias por ayudarme Ami-san…por eso ahora no dejare que se aleje de mi lado, solo tendre ojos para ti y tendras ojos para mi…ya no volveré a estar solo denuevo…-

Susurrando esas palabras y reir suavemente, en la oscuridad de la habitación de la peliazul solo se escucho el seguro del cuarto y unos pasos lentos…
-------------------

Matta ne!!

Mimi-chan


Kora

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #4: August 11, 2015, 11:43:43 AM »
Space Opera AU
Nightwing & co



La Crimson Raider atravesaba Alpha Lyrae a toda velocidad cuando les llegó una transmisión entrante.

- Ah, ya decía yo que estaba tardando mucho. - Sonrió el Capitán Grayson, más conocido por su alias, Nightwing.

>¡En el nombre de la Federación, detened la nave inmediatamente! ¡No vais a poder escapar esta vez!

- ¿Están muy lejos? - El Capitán se inclinó hacia la piloto.
- Se está echando un farol, Capitán. - Maya puso los ojos en blanco. - No nos va a alcanzar ni de coña.

>¡Estáis todos arrestados por tráfico de reliquias de los Antiguos! ¡Detened la nave ahora y no añadiréis un intento de fu-!

Nightwing cortó la transmisión simplemente, y la voz del Comandante Kiske dejó de resonar en la cabina.

- Oops, se me ha ido el dedo. - Admitió encogiéndose de hombros.
- Casi me da pena, está claro que le pone empeño. - Rió Maya, y señaló al cristal de la cabina. - Ya estamos, casi.

La meta estaba cada vez más cerca. Una vez cruzaran el agujero de gusano ninguna nave de la Federación les seguiría hasta terreno de la República, no si no querían enfrentarse a los batallones que vigilaban la entrada. El territorio de la República era escaso en comparación a todos los sistemas que ocupaba la Federación, pero aquello les daba la ventaja de poder vigilar con total dedicación los cinco agujeros de gusano que habían tomado.

- Bueno, te dejo aquí. - Nightwing dio una palmada al sillón donde se sentaba la piloto. - Avisa cuando vayamos a entrar al agujero de gusano.
- Pasadlo bien. - Respondió Maya mientras tiraba de una palanca.

Nightwing apenas había atravesado el puente que daba a la cabina de piloto cuando Elizabeth se le acercó con paso acelerado, sosteniendo su fiel tableta llena de información sobre los Antiguos.

- Capitán, tenemos un problema. - Le dijo la arqueóloga.
- ¿Tan pronto?
- Pues sí. - Replicó la chica. - Un Varren se ha colado en la nave y está por la zona de ingeniería.
- ¿¡Qué!?

Abrió su Omnitool para comprobar las cámaras de seguridad de la nave, buscando la que vigilaba el área de ingeniería. Efectivamente, una mezcla de perro y lagarto pululaba por los entresijos de la nave, tirando bidones o pisoteando aparatos a su paso.

- Vamos antes de que ocurra una tragedia…

Elizabeth asintió, siguiéndolo a paso rápido hasta Ingeniería. Pero Asami había llegado antes que ellos, habiendo acorralado al Varren en un rincón mientras lo apuntaba con una escoba y le lanzaba una mirada que podría matar.

- ¡Chucho del demonio! - Rugió la ingeniera, callando los gruñidos del Varren por un momento. - ¡Se ha cargado el prototipo en el que estaba trabajando!

Nightwing estuvo a punto de comentar que podían dar gracias de que no hubiera destruido alguna reserva de oxígeno o incluso abrir un agujero en la nave, pero prefería no ser él quien recibiera los escobazos de una furiosa Asami.

- Mejor que no lo pongas más nervioso. - Le dijo Nightwing. - Vamos a intentar atraparlo… Busca una cuerda, Elizabeth.
- Dejad que me encargue de él.

Silencioso como siempre, Raiden se había colocado a su lado, con su katana en alto. Nightwing siempre admitía que lo había metido en la tripulación porque tener a un samurai espacial te daba cierto estatus en el mundillo.

- ¡NOO!

Mucho menos ruidosa que Raiden, la miembro más reciente de la tripulación casi se lanzó sobre éste, sujetando el brazo cibernético con el que sostenía su katana.

- ¡No lo mates! - Gritó Kora.
- ¡Ha destruido mi robot!
- ¡Es peligroso!

Asami y Raiden tenían argumentos con bastante peso, aunque cuando Kora se giró hacia Nightwing, éste sintió aquellos ojillos inocentes taladrar su alma. Miró a Elizabeth de lado, viendo que el efecto era contagioso. Estaban empatados.

- Eh, un Varren. - Jolyne entró, probablemente atraída por el escándalo que estaban montando. - De pequeña tenía uno, son monos.
- ¡Va a matarlo! - Interrumpió Kora.
- ¿Qué? ¡No!

Nightwing dio gracias mentalmente a todos los dioses espaciales.

- Vale, como yo no puedo votar, tres a dos a favor de dejar vivo al Varren.
- ¡Siempre con tu tontería de “neutralidad de Capitán” cada vez que tienes que decidir algo! - Bufó Asami, bajando la escoba. - Hay cuerda en mi maletín…

---

Sanctuary Bay era un puerto de la República que tenía pocas virtudes como “al menos no vendemos esclavos humanos”, “llevamos trece horas sin que alguien mate a una persona” o “nuestros bandidos son diferentes”.

- Hogar, dulce hogar. - Anunció Nightwing, estirando los brazos. - Voy a llevarle ésto a Lilith.

“Ésto” era un carro lleno de artefactos de los Antiguos, los cuales podían venderse en el mercado negro por cientos de miles de créditos. Por supuesto, el carro estaba adornado de forma que parecía que llevaban sólo armas.

- Yo voy contigo. - Le dijo Elizabeth.
- Pues claro que vienes conmigo, no sé ni cómo se pronuncian la mitad de éstas cosas. - Respondió Nightwing. - ¿Alguien más?
- Nosotros iremos a vender al Varren a dónde las carreras.

Jolyne señaló al susodicho, quien era sujetado por Kora. La chica tiraba de la cuerda mientras el Varren intentaba ir de un lado para otro, y de no ser porque Raiden la levantó de la cintura con un brazo, la hubiera tirado al suelo.

- Muy bien. - Asintió Nightwing. - Un dinerillo extra que nos sacamos. Venga, Elizabeth.

La joven arqueóloga le siguió entre el gentío, metiéndose por las calles de Sanctuary Bay. La base de Lilith estaba en uno de los pisos inferiores del puerto espacial, cerca del gremio de asesinos a sueldo (disimulado como una tienda de té).

Dio unos golpes a un ritmo determinado a la puerta de metal para que Lilith supiera que era él, y pronto le abrió la mujer.

- Pasad, os estaba esperando. - Dijo la pelirroja, aunque miraba directamente al carro.

El local estaba tenuemente iluminado, sin ventanas, aunque decorado con estanterías de artilugios alienígenas y armas antiguas de tal forma que parecía hasta bohemio. Mientras Elizabeth hacía recuento de todo lo que habían encontrado, Nightwing miró con nostalgia la pistola con la que Lilith casi le había volado la cabeza la primera vez que se encontraron, cuando él aún trabajaba para la Federación.

- Muy bien, seis millones de créditos.
- Yo daría ocho, Lilith. - Nightwing no estaba tan distraído. - Casi nos detienen al sacarlo.
- Siete para que os los repartáis, y te doy un nuevo encargo ya. - Sentenció la mujer con un bufido.

Nightwing asintió, y el pitido de su Omnitool le informó de que había recibido ya el pago. Otro trabajo bien hecho para la tripulación de la Crimson Raider.


Shura

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #5: August 11, 2015, 06:04:12 PM »
Todos mis feels por esta propmt.



Space Opera AU



 La humanidad había alcanzado las estrellas. Primero colonizando marte, hasta que el planeta rojo se les hizo pequeño y comenzaron a buscar nuevas colonias por toda la galaxia.
Con cada nuevo descubrimiento, cada nuevo material, la ciencia daba un nuevo paso de gigante, por eso, la exploración espacial era algo que nunca terminaba.

-1903… -Ringo murmuró aquello, con la mirada perdida en el monitor de dirección, era la piloto de la nave, muy joven pero sobresaliente gracias a su intuición.
-¿Cómo dices? -La capitana, Shura, se asomó por encima de la silla de Ringo, la que pegó un respingo asustada, y es que su intuición quedaba totalmente para los viajes espaciales y no sobraba nada para la gente que la rodeaba.
-¡Oh! Nada. Pensaba... que es genial lo que ha conseguido el hombre en sólo doscientos años… desde que despegó los pies del suelo en el primer vuelo, en apenas unos sesenta años llegar a la luna, y en otros sesenta colonizar marte y ahora… ¡el espacio!

Shura sonrió dejándose contagiar por su entusiasmo, aunque no era muy dada a admirar los logros pasados de terceros, buscando mejor sus propios logros, admiraba la motivación que mostraba Ringo.
-Estoy segura de que para nuestra mejor piloto, también hay una página de la historia esperando para ser escrita.
Ringo comenzó a reírse nerviosa por el comentario prefiriendo mostrarse modesta y alabar la excelente nave que pilotaba.

La capitana recibió un mensaje en su Omnitool de parte de Dante.
“Tienes que venir a probar esto.”
Se dirigió hacía investigación, Dante le presentó la mejora de las armas, un nuevo sable láser, la culminación del sueño de Dante desde que era un niño.
-¿Hacemos un combate de prueba?
Las armas vibraban cortando el aire, apenas había vibración en la empuñadura y eran armas ligeras, las espadas láser eran totalmente operativas.
-¿Crees que necesitan alguna mejora?
-Creo que son perfectas Dante, en la primera colonia en que paremos, tengo que invitarte a una pizza.
Como si fueran dos adolescentes, chocaron las cinco a modo de celebración, contentos por un arma tan exclusiva.

Shura visitó a otros miembros de la nave, era parte de las tareas del capitán, comprobar que los ánimos de la tripulación estuvieran altos o que no sufrieran ninguna dolencia o enfermedad contagiosa.
Pero siempre lo hacía por mero placer, había historias de lo más variopintas, como la de Rohan, que era un nacido de una colonia y que nunca había visitado la tierra (y que en lo personal, parecía importarle más bien poco), o la de Joseph, de los mejores analistas y mentes más brillantes, con anécdotas como escapar a la carrera de criaturas hostiles cuando estaba sustrayendo un material especialmente valioso, convirtiendo la historia más simple en una caza del tesoro digna de Indiana Jones.     

Y como de costumbre, Joseph tenía algo para sorprenderla.
-¿De dónde has sacado esto? -Sobre la mesa, había una materia negra, de aspecto sólido, que a temperatura ambiente tomaba el aspecto del metal fundido, adoptando formas totalmente aleatorias pasando de ser una esfera rodeada de pinchos, a formarse cubos sobre el metal. Shura la toco curiosa, produciéndole la misma sensación que tocar un globo lleno de agua.
-Ten cuidado, es radiactiva. -Joseph no pudo resistir sonreír maliciosamente cuando la estoica capitana, retrocedió asustada limpiándose la mano compulsivamente sobre la ropa.
-¡Vaya hombre! Podrías haberlo dicho antes.
-No te preocupes, de momento… y contestando a tu pregunta -Joseph tocó la materia, concentrándose un momento y dirigiendo la misma mano hacía el péndulo de newton que había sobre la mesa, y sin tocarlo, la bola comenzó a chocar con las siguientes produciendo movimiento.
-¡Eso…!
-Ahora vas a decir “eso es una auténtica pasada, ¡eres un genio Jojo!”
-¡Eso es una auténtica pasada! ¡Eres un genio Jojo! -Shura se quedó un momento en silencio, confusa por como Joseph había adivinado sus palabras, pero sonriendo amistosamente-. Enséñame a manejarlo.

Después de un par de vasos de precipitados rotos, Shura había controlado aquel extraño poder mental.
-Creo que lo llamaré “Materia Zero”.
-¿Cómo la Coca-Cola? -Shura no pudo evitar reírse cuando el hombre le dio la razón. 
-Cada uno con sus aficiones.

De nuevo en el puesto de mando, Shura recibió un mensaje de una nave amiga, la del Capitán Sol, era una buena alianza de naves que beneficiaba a ambos, la de Shura era de exploración y la de Sol de guerra, no tardaban en recibir noticias el uno del otro.
“¿Habéis encontrado algo interesante? Detectó bastante movimiento en vuestra ruta, el instinto me dice que son piratas.”
Shura confiaba en el instinto del hombre, antes había sido mercenario, se lo había contado en una noche de copas.
“La Fuuenken se mantendrá cerca de vosotros, lista para entrar en batalla si fuera necesario.”

Pero aquella vez, la nave se Sol iba a cumplir otra misión: la de rescate.

La nave de mercenarios, se plantó delante de ellos sin que pudieran detectarla, primero dispararon, luego enviaron un mensaje de un tipo que se presentó con el nombre de Dio.
“Dadnos la materia.” 
Después otro disparo que los dejó en situación crítica.

-¡No podemos darles la materia! ¡Nos matarían igualmente!
-¡Jojo! ¡Todo el mundo a las naves de salvamento! ¡Activad la seguridad en los trajes! -Shura dio la orden desde su traje, todos los tripulantes comenzaron a recibir oxígeno a través de la pantalla de luz blanca que les cubría la cara, justo a tiempo antes de que el casco se partiera y la cabina se llenará de despresurizada, vió a muchos de los tripulantes de la nave salir a toda velocidad al espacio, teniendo suerte de haberse salvado.
-¡JOJO! ¡Es para hoy! -Shura comenzaba a desesperarse, el sistema de defensa de la nave se había activado, pero sus disparos no traspasaban los escudos.
-¡Cabinas listas!
Era una buena señal, Shura avisó al artificiero para que escapase.
-¡Narancia!
-JODERJODERJODER -por como protestaba, estaba claro que había abandonado su puesto para ponerse a salvo… pero la nave seguía en movimiento.
-¡RINGO!
No obtuvo respuesta, yendo por la nave, moviéndose por la gravedad cero, encontró a Ringo en su puesto, apretando botones y dirigiendo la nave casi frenética, estaba claro que no habían muerto todos gracias a su habilidad, pero no tenían tiempo que perder.
La agarro prácticamente arrancandola de su asiento, acercandola a la última cápsula, asegurándose de que entrase… pero cuando Shura iba a hacer lo mismo, una última explosión que sacudió la nave y la arrojó al metal retorcido, viendo como la cápsula activaba el protocolo de salvación alejándose.

Aquel último disparo había desencadenado una cadena de explosiones que la atrapó y mandó fuera, al espacio, inconsciente.
Despertando a causa de escuchar una y otra vez como su tripulación la llamaba por su nombre a través del comunicador, por un momento Shura guardaba la esperanza de llegar hasta ellos… pero un pitido en su traje indicaba que algo iba muy mal.
A su espalda, el tubo que le proporcionaba oxígeno, se había averiado liberando el gas al espacio y haciéndole imposible respirar. Intento alcanzarlo desesperada, retorciéndose y  llevándose las manos a la espalda, pero era totalmente inútil.
Perdiendo primero la conciencia, y después la vida por salvar a su tripulación. Vagando por el espacio.


Cho

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #6: August 12, 2015, 01:02:27 AM »
Tu bishoujo y sus amigos salen a acampar, un animal invade las carpas

Era uno de los últimos días de verano, y un grupo de amigos disfrutaba el poco tiempo libre que tenían antes de que comenzara el siguiente semestre en la universidad. El clima era ideal para pasear y caluroso para buscar formas de refrescarse. Por esos motivos, todos organizaron un viaje al bosque, ya que había un lago cercano que se había vuelto popular.

Ellos se organizaron en dos carros, y luego de alistar sus carpas, los chicos tuvieron la obligación de ir a comprar comida para más tarde mientras las chicas aprovecharon el día soleado y fueron al lago a bañarse con los otros visitantes en el área.

Pasó un largo rato y los chicos estaban regresando a pie de una tienda de víveres que estaba en un área popular de camping. Los cuatro cargaban bolsas mientras avanzaban por un estrecho camino de tierra.

“¿Por qué no pudimos ir con las chicas? Nos estamos perdiendo de mucho,” Yosuke se frustró mientras cargaba cuatro litros de gaseosa.
“Pues, ese era el plan, pero como Sora no notó que el cooler estaba abierto desde el área del estacionamiento, perdimos la mayoría de nuestra comida en el camino,” les recordó Roxas, impaciente.
“Por favor olvídenlo, pudo pasarle a cualquiera,” dijo Sora. Por haber sido el responsable, tenía la labor de cargar los galones de agua, los cuales eran los más pesados de toda la compra. “Personalmente, no entiendo por qué las chicas insistieron en venir a nuestra área. No es tan cuidada ni frecuentada y tanto la tienda como el estacionamiento están demasiado lejos.”
“El lago sí está más cerca y hay áreas bonitas,” Kytes miró a sus alrededores, un poco asustado. “Pero tampoco estoy de acuerdo. Ha habido rumores que un oso se encuentra merodeando el área.”
“No creo que tengamos que preocuparnos por eso. Este bosque es demasiado popular y cercano a la ciudad. Los guardabosques deben tenerlo bajo control,” Sora se encogió de hombros. “No tienes por qué andar preocupándote siempre por todo a nuestro alrededor.”
“Es como si temieras que todas las fatalidades fueran a ocurrirte a ti porque eres el más pequeño,” Yosuke negó y sonrió despreocupado. “Intenta relajarte al menos por hoy. Las clases están por comenzar.”
“Bueno, hay que apurarnos a la carpa, ya estamos por llegar y las chicas nos deben estar esperando en el lago,” Roxas les lideró y ellos llegaron a una intersección donde tomaron el sendero por el cual habían llegado a su carpa. El rubio se molestó al notar uno de los sándwiches preparados por las chicas en el piso, y entonces se confundió al ver la tierra removida. “¿Eh? ¿Qué es esto?”
“Si estás intentando hacerme ver mal de nuevo, detente por favor…” Sora le miró con reproche y siguió con los otros dos. Por la indiferencia de los demás, Roxas también dejó de prestarle atención y continuó.

Ellos vieron las dos enormes carpas, pero había muchas de sus pertenencias regadas por todos lados.

“¿Qué ocurrió aquí?” preguntó Kytes, preocupado.
“No pensé que las chicas serían tan desordenadas,” observó Yosuke.
“Olvídenlo, hay que arreglar nuestras cosas e ir al lago,” Sora entrecerró sus ojos para observar el lago a lo lejos por si veía a las chicas, pero no tuvo suerte. “Al menos no creo que haya que preocuparnos por vigilar nuestras pertenencias, ¿no lo creen?”
“Chicos, tengo un mal presentimiento,” Roxas miró atentamente a una de las carpas y la apuntó. “Esa está abierta… no, parece que fue forzada. Quizás esté rota. Además es nuestra. Dudo mucho que las chicas hayan querido entrar ahí.”
“¿Creen que haya una persona dentro de la carpa?” preguntó Sora. Entonces, ellos escucharon a alguien revolviendo sus pertenencias y la carpa sacudirse un poco. Esa pareció ser la señal que sí estaba ocupada. “Increíble, tan cerca del lago y alguien osa por invadir nuestra carpa.”
“Habrá que darle una lección,” Yosuke dejó las gaseosas y comprimió sus puños.
“¿P-pero creen que esta es la mejor idea?” Kytes negó y retrocedió unos pasos. “M-me niego. Lo mejor sería llamar por ayuda. No debemos arriesgarnos.”
“Pero si le dejamos quedarse tal vez robe todas nuestras cosas, y ahí sí que recibiríamos la verdadera ira de las chicas,” dijo Sora.
“Pues cierto…” Roxas tampoco estaba seguro pero sus amigas ya se habían amargado demasiado.
“¡Tenemos que ir antes que salga! ¡Hay que emboscarle!” Yosuke corrió y los demás le siguieron de cerca, o en el caso de Kytes, este fue jalado por Sora.

Sin embargo, al llegar a la entrada de la carpa, los cuatro se toparon cara a cara con un oso adulto de color negro que les miró fijamente. Los cuatro se congelaron hasta que el oso adoptó una postura agresiva y rugió con fuerza.

“¡AAAHHHHH!” los chicos corrieron por sus vidas. Para su mala suerte, el oso fue tras ellos.
“¡¿Qué hacemos?! ¡¿Qué hacemos?!” gritó Sora, desesperado.
“¡Trepen a los árboles!” exclamó Yosuke. “¡Es más seguro arriba!”
“¡Pero no sé trepar!” Kytes se volteó y vio que el oso le había escogido, y preparaba un zarpazo. “¡AHHH, ayuda!”
“¡Kytes!” Roxas presenció cuando el oso lastimó al amigo y lo lanzó al piso. Sora respondió a eso agarrando uno de los bidones de agua y lanzándolo al oso, el cual apuntó a Sora, pero este fue capaz de trepar a un árbol alto antes de ser alcanzado. Kytes corrió donde Roxas y este le ayudó a trepar.

Con eso, los cuatro estaban en tres árboles e intercambiaban miradas mientras decidían qué hacer.

“No podemos escapar,” dijo Sora. “Hay que llamar al 911.”
“Eso es sólo para Estados Unidos, no va a funcionar,” explicó Yosuke. “¿Alguien sabe el número de emergencias de la ciudad, o del área, o algo?”
“N…no… n-no sé…” Kytes estaba llorando, aterrado. “Ayuda… t-tengo miedo…”
“Chicos, Kytes está sangrando, necesitamos ayuda,” dijo Roxas, preocupado.

Pero cuando pensaron que no tendrían una salida, las desaparecidas de su grupo llegaron a la acción.

“¡Oye oso!” gritó Tomo, saliendo detrás de un árbol. “¡Ven acá! ¡Rawr! ¡Raaaawr, te venceré!”

Este fue atraído y comenzó a correr, pero no avanzó mucho porque otra chica salió desde un grupo de arbustos.

“¡Esto es para ti, oso!” Osaka sacó su flauta y lo tocó con tanta fuerza que se oyó estruendosamente fuerte. Los chicos tuvieron que cubrirse las orejas y el oso fue aturdido. Y la suerte de este animal se acabó.

“¡Es el fin!” Naoto saltó frente al oso y le dio un disparo entre los ojos. El mamífero cayó muerto en el acto.

“Vaya…” y Cho llegó cruzada de brazos. “¿Cómo no pudieron notar las huellas del animal? Son notorias. Deberían ser más cuidadosos.”

“¡P-por favor ayúdenme!” exclamó Kytes, aterrado.
“Sí, mejor atendamos eso primero,” pidió Roxas, ayudándole a bajar.
“Ya llamamos a seguridad y paramédicos,” reportó Naoto, con tranquilidad. “No tardarán en venir.”
“¡Sí, a 911!” exclamó Tomo.
“No, país incorrecto, chicas,” Cho negó.
“¿Eh? ¿Ese número no sirve aquí?” preguntó Osaka, en shock.
“Y… ¿qué hacemos con el oso?” preguntó Sora. “¿Creen que se pueda comer?”
“Duuude,” Yosuke se horrorizó. “Bromeas, ¿cierto?”
“Olvídenlo, esta es una especie en peligro de extinción,” Naoto dio un suspiro. “No la habría matado si no hubieran estado en peligro de muerte.”
“Ustedes están en grandes problemas,” recalcó Cho, severamente.
“Y otra vez, atendamos a Kytes, por favor…” Roxas dio un suspiro. “¿Qué hacen con una pistola cargada en un baño en el lago, de todos modos?”

Les tocaba lidiar con unas formalidades y ayuda para el menor, y con un poco de suerte, podrían disfrutar algo del viaje que habían programado.
« Last Edit: August 12, 2015, 01:08:17 AM by Cho »


Sayi

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #7: August 12, 2015, 01:14:33 AM »
"Escucha, X, el cuerpo es sólo un estuche que contiene nuestra alma."
Sayi & Holden

No había estado segura si ya estaban bajo la influencia, sino hasta que Holden golpeó la mesa con ambas manos antes de declarar:

“Escucha, Sayi, el cuerpo es sólo un estuche que contiene nuestra alma”

Y dicho eso empezó a retorcerse a carcajadas en su asiento.

Por alguna razón, a la pelirrosa le causaba cada vez más risa los sinsentidos filosóficos de su amigo. Abrió la boca para reírse pero nada salió de esta.

Se le había olvidado respirar. Y le entró otro ataque de risa por ello.

“¿Acaso te volviste a ver el final de Evangelion?”
“No no no claro que no” Holden tomó otro trozo de brownie y se lo pasó sin siquiera masticar “Cuando fumo María me vienen estas… estas…”
“¿Epifanías?”
“¡Epifanías! ¡Eso!” El castaño estiró el puño y golpeó el cráneo de su amiga como si se tratara de una puerta “Y me alegra que te me unieras esta vez, así tengo a quien iluminar con estas… estas…”
“…”
“¡Eso pues!”
“Pero ahora estas comiendo María, no fumándola”
Holden sonrió de oreja a oreja y Sayi sonrió al reconocer sus ojos hinchados “Pues aún mejor. Así tu cuerpo lo asimila más”

Era la noche antes del inicio de los exámenes, y Sayi finalmente había aceptado la invitación de su amigo para ir a un bar clandestino en la ciudad universitaria. La joven había escuchado de ese ‘Little Amsterdam’, pero no se esperó que el menú ofreciera brownies especiales tan campantemente.

A diferencia de su amigo, ella nunca había probado uno. Y solo se vive una vez, ¿cierto?
Ahora, mientras su cerebro saltaba dentro de su propio cráneo, a Sayi parecía importarle cada vez menos el tener un examen mañana temprano.

“Déjame entender: ¿Dices que tu cuerpo asimila mejor la marihuana si la comes?” preguntó la pelirrosa y Holden asintió severamente con la cabeza “Pero la marihuana esta afectando mi manera de pensar, mi ser, mi yo, y tu estás diciendo que el cuerpo es sólo un estuche”
Holden negó con la cabeza “Pero qué básica eres”
“¡Explícame!” le pidió, tirándole del brazo “¿Acaso no es mi alma la que carga mi conciencia? ¿La responsable de mis acciones?”
“Manzanas y Naranjas. Tu alma no es tu conciencia, es tu esencia. Es algo que no puedes concebir. Es naturaleza” explicaba Holden, y Sayi afilaba los ojos, intentando seguir su hilo de pensamiento “Mientras tu alma sea una prisionera de la jaula que es tu cuerpo, está sujeta al albedrío de este. Estás pensando mediante el carcelero”
“¿Tengo un carcelero dentro de mí?” preguntó Sayi, y entonces sintió que sus ojos eran ventanas y ella estaba dentro de la habitación que era su cabeza.
"Te identificas con esta pseudo conciencia y personalidad y te la atribuyes porque crees, CREES que te es intrínsico, pero eso es una falacia” Holden terminó se pasar otro brownie antes de continuar, emocionado “No eres más que esclava bajo el síndrome de Estocolmo, ya que te identificas con el efecto terrenal, los paradigmas de la limitación de tu mente física”

Sayi tuvo que retroceder un poco ya que las palabras de su amigo habían trascendido de locura a verdad absoluta.

“Putamadre” atinó a decir la pelirrosa “Deberías estar en un libro”
El castaño le dio un par de palmadas en el hombro de su amiga “¡Pero que bueno que viniste hoy!” celebró el joven “Finalmente alguien con quien compartir todas estas… estas…”
“Dime una cosa, entonces: ¿Y que pasará cuando muera? ¿Crees que mi alma evolucionará al haber cumplido su sentencia?”
 
Holden se recostó por unos segundos en su asiento mientras pensaba en cómo responder a la pregunta de su amiga. Mientras tanto, Sayi tenía la mirada fija en una mosca que descansaba sobre un maní, y sintió cómo una ola de afecto hacia el insecto la conmovió hasta la raíz.

“Tu alma no evolucionará” Y la mosca quedó en el olvido cuando Holden salió de su meditación “No evoluciona, solo deja de ser retardada. ¡Porque ya no estará el carcelero!”
“…”
“¡DUDE, YA NO ESTARÁ EL CARCELERO!”

En un momento de sensatez, Sayi tomó lo que quedaba de su brownie y se lo aventó a su amigo. Holden lo recogió y se lo llevo a la boca, junto a los otros tres que le quedaban en la mesa. Entonces ambos volvieron a reírse a carcajadas.

Les esperaba una larga noche de epifanías por delante.
« Last Edit: August 12, 2015, 01:32:42 AM by Sayi »

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Oh, dream maker, you heart breaker
Wherever you're goin', I'm goin' your way


Eureka

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #8: August 13, 2015, 03:18:21 AM »
         
   
      

"Personaje X sabe que todos le ocultan un secreto y se muere por saber que es"



Cuando llegó el lunes a clases y se reunieron todos para almorzar juntos, le preocupó un poco las miradas que recibió por parte de su grupo de amigos. Se notaba que algo le escondían y no tenía idea de qué se trataba. Esperaba que al menos no se relacionara con el sábado pasado y la salida que hicieron a un bar cerca a la Universidad, y es que Tooru Oikawa había borrado cassette y no se acordaba de nada a excepción de que el Jäger era un arma letal y no debía ‘tomarse’ a la ligera, literalmente.

La curiosidad lo carcomía cada vez más, hasta que finalmente llegó a un punto en que no lo aguantó.

Y empezó a preguntarle a cada uno de sus amigos por el ‘secreto’.



“¿Secreto?” Daichi arqueó una ceja. “No te estamos escondiendo nada.” Le sonrió, y a su lado, su enamorada empezó a soltar pequeñas risitas.
“¡Lulu se está riendo!” La acusó Tooru.
“¿Yo? Noooo, estás loquito.” Lulu le guiñó un ojo. Se levantó de su sitio, cogió su bolso, y el estuche de su cámara fotográfica y le tocó el hombro a Daichi. Se miraron y con solo ese intercambio silencioso, dieron a entender que habían acordado algo. “Tengo que irme a tomarle fotos a mi modelo, así que nos vemos lueguito~”
“Oh, Okay,  vayan, vayan.”
“¿Por qué no le preguntas a Tobio? Él debe saber algo.”

Tooru entrecerró los ojos y se quedó observando a la pareja. Luego de unos segundos, suspiró, rindiéndose. Era imposible sacarle algo a este par de tortolos.

“Intentare con Tobio-chan, entonces.”
“Suerte, dude~” Lulu se despidió de él con una gran sonrisa y un ademan de mano, y se giró a caminar junto a Daichi en dirección a los jardines de la facultad de Comunicaciones.

Su siguiente blanco era Tobio Kageyama.



“Tobio-chaaaan~”
“Oh, Oikawa-san, ¡Dígame!”
“…Hay algo que me están escondiendo todos y quiero saber qué es.”
“¡Ahhhhh!” Parecía que Tobio se había iluminado y había dado con la respuesta. Ante esto, Tooru casi llora de la felicidad. “Sí, creo que sé a lo que te refieres.”
“¿En serio? ¡Te compro un Frugos ahorita mismo si es que me lo dices!”
“Okay.”

Las máquinas expendedoras estaban a un paso de donde se habían encontrado, así que fueron a hacer el trueque. Tooru le compró el jugo, y a cambio, Tobio debía soltar la sopa.

El chico abrió el empaque de la cañita, la metió en el huequito de la caja, y se puso a tomar la bebida.

“¿Y?”
“¿Y qué?”
“Lo que me ibas a contar.”
“Ah, hiciste una confesión… pero me fui a la barra a pedir un vaso de agua en ese momento, así que no te escuché.”

El dinero que había gastado en el Frugos era para su pasaje de vuelta a casa.
Tooru quería llorar.



“¿Quieres dinero?”
“Sí, Iwa-chan, gasté lo que me quedaba en comprarle un Frugos a Tobio para que me cuente eso que me esconden todos ustedes ):”
“¿Y te lo dijo?”
“No.”
“Bien hecho.”
“Carajo Iwa-chan, que me he quedado sin plata ):<”
“Ya, ya, no jodas. Te daré un sencillo porque me das pena, pero no pienso contarte nada. A ver si alguna de las chicas cede, pero lo dudo.”
“Me faltan Yachi y Eureka.”
“Olvídate, Yachi no lo hará. Eureka puede que te cuente… aunque sería muy irónico…”
“¿Por qué?”
“Nada, habla con ella. De ahí te doy para tu pasaje.”
“¡Eres el mejor!”
Hajime entornó los ojos. “Anda antes de que me arrepienta.”
“Okaaaay~”



La encontró en la entrada a la cafetería central, a punto de ingresar, pero la jaló y se la llevó a una banca a la espalda del lugar.

“¿Pasó algo?”
“Iwa-chan dice que tú puedes contarme el secreto… esa cosa que me están escondiendo todos ):”
“…Secreto…” Eureka tomó su mentón en un gesto pensativo. “Secre— ¡AHHHHH!” Y empezó a reírse.
“¿Qué pasó? ¿QUÉ HICE? ¿QUÉ DIJE?”
“Pues confirmaste nuestras sospechas. Dijiste que querías salir conmigo.”
“¿…Eh?” Tooru ladeó la cabeza, sumamente confundido.
“Todos ya sabíamos lo que sentías menos tú, así que esperábamos a que te dieras cuenta. Esa noche lo dijiste.”
“¿Y POR QUÉ LO MANTUVIERON EN SECRETO?”
“Porque queríamos saber si era cierto o lo dijiste por decir.”
“¿…Me respondiste en ese momento?” Tooru desvió la mirada, sumamente avergonzado.
“No, yo estaba mal también. Esto que te cuento me lo contó Hajime. Daichi, Lulu, Yachi y él te escucharon.”
“Wow. Soy un idiota.”
“Lo eres.”
“¡YOU MEANIE! ):”
“¿Por qué nunca me lo dijiste?”
“No sé, nunca encontraba el momento indicado.” La encaró de nuevo, aún con un leve sonrojo en sus mejillas.
“Bueno, ya no importa. Me encantaría, por sea caso.” Eureka le sonrió.
“¿En serio?”
“Sí.”
“¡Genial! ¡Ahorita mismo pode—! ah.”
“¿Qué pasó?”
“No tengo dinero. Lo gasté intentando sobornar a Tobio para que me diga todo el rollo.”
“Qué mala suerte tienes.”
“Lo sé.”
“¿Qué tal mañana?” Sugirió la chica, y Tooru asintió con la cabeza.
“Me parece genial.”

En su mente, Tooru Oikawa le dijo adiós a su chanchito de ahorros.


Deidara

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #9: August 13, 2015, 09:55:51 AM »
esta ronda no me he inspirado mucho :C pero quiero mi loguito… super random, perdón tot


*Personajes de tu lista encuentran un montón de dinero

“No vale la pena pensar en esto. Seguro que mañana por la mañana, alguien vendrá a reclamar este dinero.”
“Eres un aburrido, Miles.”

Deidara ignoró las quejas de Edgeworth, prestando completa atención a la mochila de gimnasio que había traído Luffy. Ninguno sabía de dónde había aparecido, pero Luffy la había traído a toda prisa informándoles que había encontrado una mochila llena de dinero… a pesar que el grupo estaba algo ebrio, no habían tardado en planear qué harían con todo ese dinero.

“¿Os podéis imaginar toda la de comida que podríamos comprar?” Fue la primera propuesta de Luffy, ante el suspiro de Miles, y los brillantes ojos de Ema. “Leí hace unas semanas en internet que en Japón tienen Kit Kats de todo tipo de sabores. Podría pedir cajas y cajas… tengo unas ganas de probarlos…”
“¿Por qué comprar Kit Kats cuando podríamos ir nosotros mismos a Japón y comprarlos allí?” Dijo Ema, quien no tardó en hacer todo tipo de planes consigo misma. “Siempre he querido ir a Japón. Podemos viajar por todo el mundo.”
Steve Rogers negó con la cabeza, claramente en desacuerdo con sus dos amigos. “Chicos, no creo que esto sea lo correcto a hacer… Hay gente mucho más necesitada que nosotros. Deberíamos donarlo a alguna asociación. De hecho, hay una de soldados retirados que—“
Deidara intervino, viendo que la cosa se estaba yendo de madre. “No, no, nada de gastarlo. Necesitamos un abogado. ¿Sabéis lo peligroso que es tener tanto dinero? Necesitamos a alguien que nos lleve las cuentas, esto es demasiado para nosotros. No podemos empezar a gastarlo así sin más. Esto es como ganar la lotería. ¿Es que nunca habéis buscando en internet ‘qué hacer cuando ganas la lotería’?”
“Chicos, no nos van a dejar quedárnoslo…”
“Miles, eres un pesimista. No hay nadie por aquí. Seguro que lleva ahí semanas esperándonos. Es el destino.”
“Ema, nunca has creído en el destino.”
“Nunca es tarde para ello…”
“Vale, ¿entonces entramos a internet y hacemos ya un pedido? Tengo en favoritos la página que hace envíos desde Japón…”
“Que no, que será mejor que compremos unos billetes de avión. A lo loco, el primer vuelo que salga esta noche. ¡Sin pensárselo!”
“Pero la organización de la que yo hablo—“
“Tendríamos que buscar un abogado…”
“Creo que lo mejor sería partir el dinero y cada uno que hiciese lo que quiera,” intervino Miles.
“¿Cómo? Pero si somos un grupo,” Luffy dijo, de morros. “No podemos ir cada uno por su cuenta. ¡Amigos para siempre! Además, yo lo he encontrado, deberíamos usar mi idea…”
“¡Pero eso no es justo!”
“Vale, chicos.” Deidara trató de poner fin a la discusión. “Tengo una mejor idea, en la que todos vamos a estar de acuerdo… ¿qué tal si primero vamos a buscar más bebida, y luego seguimos pensando? Compremos también una libreta para apuntar ideas.”
“Me parece bien.” Steve asintió, a la vez que Luffy decía, “pero que la libreta sea roja.”

Al menos en algo se pusieron de acuerdo.
(El dinero era falso. Tuvieron que salir corriendo del badulaque corriendo a las cinco de la mañana, bajo amenazas de avisar a la policía.)


Mery

Re: cuarta ronda ☆ #prompts4everyone
« Reply #10: August 13, 2015, 02:31:56 PM »
Recién salgo de reunión gomeeeeen

Tu bishoujo adopta a Personaje B, un vagabundo sin hogar
Shinya & Alice & Fran



"¡Adoro esa canción! ¡Sube el volumen!"
"Son las cinco de la mañana, Alice, no puedo."
"Aww~"
 
En el interior de un carro deportivo, dos jóvenes mantenían una charla ligera mientras recorrían las desoladas calles de la ciudad aún dormida. Era verano, pero por la hora era necesario mantener la calefacción encendida.
Alice, una chica de cabello largo y oscuro, se acurrucaba con una manta en el asiento del copiloto mientras observaba la pista sin mayor interés. Quien conducía era su amigo y compañero de trabajo, Shinya, un chico carismático y bien parecido que le había ofrecido llevarla dado que habían salido tarde de su jornada y vivían en el mismo edificio.
 
"¿Qué es eso?" Dijo de pronto el peliblanco.
"¿Qué? ¿Dónde?" Alice se sentó de golpe y miró a todos lados.
"Más adelante a tu derecha."
Alice trató de hallar algo fuera de lugar, pero le costaba ver por la oscuridad.
"¡Shinya! No todos tenemos vista de halcón, ¿podrías ser más específico?"
"Edificio de 4 pisos, beige, rejas negras, sobre el pórtico."
 
Alice se preguntó, como muchas otras veces, si el chico no era un francotirador encubierto, pero dejó el pensamiento de lado al notar algo calles abajo. En efecto, sobre el pórtico de una casa se podía ver un bulto que definitivamente no iba allí.
 
"¿Crees que hayan dejado a su perro afuera?" Alice miró confundida a Shinya.
"Lo dudo." Murmuró. "Parece humano."
La menor le sacudió un brazo. "¡Acércate, rápido!"
 
Shinya aceleró hasta llegar a la casa y se estacionó junto al farol que iluminaba la entrada de la casa. Ya más cerca y bajo la luz, ambos reconocieron un cuerpo pequeño sobre los peldaños del pórtico.

"Es un niño." Observó Shinya mientras salían del auto. "Y no hay nadie más cerca."
"Está respirando." Alice se puso de rodillas para estar a su altura, pero cuando quiso tocarlo para llamar su atención, el niño dio un salto.
"¡LADRONES!" Gritó el niño de cabellos verdes. "¡SOCORRO, AUXILI–!"

Alice le puso una mano sobre la boca para callarlo. "¡Hey, queremos ayudarte, no robar!"
"Lo espantaste." Se rió Shinya antes de acercarse a ambos y colocar una mano sobre la cabeza del niño. "No te haremos daño, así que dinos, ¿estás solo?"
El menor se tranquilizó un poco y apartó la mano de Alice para hablar. "¿No es obvio? Nadie duerme en la calle por puro gusto."
"Eso pensé." Sonrió el ojiazul.
"Yo soy Alice." Se presentó la chica. "Y él es Shinya, ¿cómo te llamas, pequeño?"
"...Fran." El niño los miró con duda. "¿Qué quieren?"
 
Los mayores se miraron y sonrieron. 
"¡Bienvenido a bordo, Fran!" Exclamó Alice lo rodeándolo con la manta que antes usaba.

Fran no puso resistencia, y hasta se relajó ante el contacto suave del algodón y el calor que irradiaba el carro al subirse. Alice optó por sentarse en la parte trasera junto a él mientras le decía que por esa noche podría quedarse con ella, también le comentó que vivía sola y por ello no debía preocuparse de nada.
 
Cuando Shinya encendió de nuevo el motor del auto, la radio empezó a sonar y Fran lo escuchó una risa extraña y quiso preguntar a qué se debía, pero dos segundos después ya no fue necesario.
 
"OMG, ES BORN TO BE WILD" Gritó con emoción la castaña antes de que, tanto ella como Shinya, empezaran a cantar al ritmo de la melodía.
Dos estrofas más tarde, Alice notó que Fran se había quedado callado, pero que aún así los miraba incómodo.

"¡Canta tú también, Fran!" Le animó "¿O no conoces la canción?"
"No sé inglés." Contestó con simpleza.
"¿AH?" Alice lo miró incrédula. "¿Nada de nada?"
"Nada." Enfatizó.
"¡¿Ni los colores?!"
El niño puso los ojos en blanco. "¿Eres tonta? ¿Qué parte de 'soy un vagabundo, sin educación, oficio ni beneficio' es la que tu cabeza dura no logra comprender?"
"A MÍ NO ME CONTESTAS ASÍ, JOVENCITO"
 
Shinya echó a reír.
 
"No eres mi madre."
"¡Claro que no, porque de serlo ya te habría dado un buen golpe!"
Fran ladeó la cabeza pensativamente. "No debí subir…"
"Te doy la razón." La chica se giró para mirar al espejo. "¡Shinya, detén el auto!"
"Nop." Contestó el peliblanco moviendo la cabeza sin dejar de tararear. "Nos falta mucho para llegar, no podemos parar ahora."
"Fine, se queda, pero no lo perdono."
 
Alice se cruzó de brazos y pegó la vista a la ventana, ignorando la presencia del peliverde. Sin quedarse atrás, Fran se puso de pie sobre el asiento y resopló.

"No necesito que me perdones. Dije la verdad."
"Pues fuiste muy maleducado." Respondió Alice sin mirarlo.
"¡No me disculparé!" Gritó dando un pisotón.
"A eso me refiero, maleducado."
"¡Deja de llamarme así!"
"Deja de serlo y lo haré."
"¡No, no, no y no!" Con cada palabra Fran pisaba el asiento con fuerza.

"Basta los dos." La voz de Shinya sonó seria, logrando que ambos se sentaran derechitos.
"Okay okay." Alice alzó al manos en señal de paz, siendo al instante imitada por Fran. "No iba en serio."
"Perdón." Dijo el niño bajando la cabeza.
Shinya soltó un suspiro. "Está bien, pero necesito el auto en una pieza."
"Sííí, ya lo sé." Alice sonrió rodando los ojos. "Sino será difícil devolverlo."
"Gracias."
 
Fran los miro confundido. "Aclárenme algo." Dijo y luego miró al mayor directamente. "¿El carro es tuyo?"
Shinya le sonrió por el espejo retrovisor. "No~"
"¿Te lo prestaron?"
"Tampoco~"
"¿Lo robaste?"
"¡Nooo~! Eso suena muy feo." Rió.
"Lo robaste." Afirmó el peliverde elevando los ojos al cielo. "Dios, ¿en dónde me he metido?"
"¡Lo devolveré, en serio!" Shinya se rió con más ganas.
"Vale, creo que ya es hora de saltar al vacío." Fran estaba a punto de quitarse el cinturón, pero Alice le sujetó la mano para detenerlo.
"No hagas tanto escándalo." Bufó. "El carro es de su novio, sólo que él no sabe que lo tenemos ahora."
"¡Y no debe saberlo nunca!" Agregó Shinya.
 
Pasaron unos segundos en lo que Fran asimilaba lo dicho
 
"………¿su novio?" Repitió el niño mirando a Alice, pero señalando al peliblanco con el dedo índice.
"¡No se señala!" Alice le dio una palmada en la mano. "Es de mala educación, pero sí, su novio."
Fran hizo una mueca de espanto. "¿Le robaste a tu propio novio?"

Los siguientes minutos transcurrieron con una explicación a medias de parte de Shinya (dado que no podía dejar de reír) sobre porqué no era malo sacar el auto de su novio mientras éste no estaba. Por suerte, Fran se quedó dormido casi de inmediato.

"¿Te lo piensas quedar entonces?" Preguntó el peliblanco cuando llegaron, Alice llevaba a Fran cargado en brazos.
"Me cae bien, puedo intentarlo."
"¿Segura?" Insistió al ver que el niño empezaba a babearle hombro.
"¿Has visto lo escuálido que está? Estoy muy segura."

Después de todo, no se perdonaría abandonar a alguien como habían hecho con ella.