Author Topic: HiMEverse Episode V: The Rebels Strike Back  (Read 39106 times)


Sayi

Estos meses han sido una vergüenza :C lamento mucho haber estado tan ausente. Pero creo que ya tengo mi vida masomenos en orden como para poder (finalmente) mover las cosas un poco más.

Iconos este fin de semana c:

Episode 28 — Vibing (Part I)

Sabiendo que no tendrían noticias inmediatas de parte de Sayi y Taikoubou y, notando la inquietud de Hige, Ichigo dejó que el castaño jugara Splatoon con su Switch. Así habían pasado unos veinte minutos… aún si la incertidumbre seguía primando entre los dos.

“Me pregunto cómo les estará yendo a mis papis…” dijo Hige en plena partida “Quisiera estar ahí con los dos”
“No, ya sabes que esto es asunto de ellos” respondió Ichigo. El Child asintió, para entonces regresar su mirada a la pantalla apagada de su celular.

En el rato que llevaba jugando, Hige había expresado sus inquietudes como quien daba suspiros recurrentes, pues el juego no podía distraer su mente del todo. Ichigo se sentía un poco mal por el hijo de la complicada relación de sus amigos, y parecía ser un pequeño lidiando con el divorcio de sus padres.

…O como sea que pudiera describir la presente situación, ya que ni el rubio estaba del todo seguro.

“Si tan solo el mundo fuera tan simple como pintar el piso para ganar la batalla” comentó Hige distraídamente mientras continuaba con la partida “Estos inklings son tan felices, con sus arenas de estilo callejero, y ropas hipster, y música pop…”
“Te olvidas que el mundo de Splatoon es post-apocalíptico y tienen a toda una raza maligna que quiere dominarlos”
Hige frunció el ceño “Pues nosotros tenemos a los Rebels”
“Todo tiene algo bueno y algo malo” Ichigo volvió a negar. ¿Desde cuándo se había vuelto el tío cool y consejero? Lastimosamente, sabía que no le quedaba otro rol en ese instante “Hay muchas cosas positivas en medio de todos los problemas innecesarios de nuestros amigos. Para empezar, te tenemos a ti. Tu aparición no habría sido posible en Inkopolis”
“¿Por qué no? Si este papa tiene el espíritu y corazón de un inkling” declaro con orgullo, pero de inmediato vio a su jugador ser derrotado por un roller “¡Imposible! ¿Viste eso? ¿¡Viste!? ¡Yo le ataqué mucho antes! ¡Esto es más que un simple lag! ¡Injusticia!”
“Tranquilo, que ya estás reapareciendo”
“¡Esto no se va a quedar así! ¡Tengo que recuperar lo que hacía! ¡Si no puedo ganar a inklings no podré hacerle frente a Rebels!” sin embargo, su rostro palideció al mirar el desarrollo del mapa “¡Nos están ganando! ¡Pero si teníamos la ventaja!”
“Tranquilo”
“¡¡NO, tú tranquilo!! ¡¡Esto es por mis papis!!”

Pese a sus mejores esfuerzos de avanzar, Hige se vio dominado por dos jugadores del bando enemigo. Aunado a su derrota, se oyó un estruendoso avión volar bajo y cerca de la casa, el cual le causó gran impresión.

“¡¡Los Rebels atacan!! ¡AGARRA MI SWITCH!”
“OKAY mucho Splatoon por hoy” Ichigo tomó el control y salió de la página de resultados. Tal vez había sido una mala idea hacerle jugar un juego tan competitivo en plena crisis familiar “Vamos a algún lugar a comer, tengo hambre y quizás te caiga mejor además te olvidaste mi balde lleno de pollo en la sala con Izumi
“¿Seguro?” sus ojos brillaron ante la promesa de comida, pero su rostro cambió rápidamente a uno de terror “Pero Izumi…”
“Debe estar distraída con Stranger Things, espero” respondió Ichigo, aunque no sonó del todo convencido, ya que si ella les detectaba intentando salir de la casa con el presente drama podría darles cacería “Hm…”

El rubio miró hacia la ventana.

“Si te monto como caballito no te sería muy difícil aterrizar en el jardín ¿verdad?”



Habían llegado al dojo de Kenshin antes de que terminaran sus clases de espada, por lo que optaron por esperar en el jardín de atrás. Taikoubou no recordaba la última vez que visitó un clásico dojo japonés, por lo que no dejaba de comentar sobre los detalles de la construcción, los pisos de tatami, y la fuente de bamboo.

Fue entonces que Sayi le dijo que, sumándole a su cabello gris, parecía haberse convertido en un anciano.

“Graciosa”
“Tal cuál” respondió. Taikoubou rodó los ojos y tomó asiento a su lado.
“¿Crees que los niños ya deben haberse ido?”
“Ya dejé de escuchar voces, por lo que creo que ya deben haberse marchado” respondió Sayi, asomándose por la esquina. El pasillo frente a la entrada estaba vacío.

La pelirrosa señaló que no había muros en la costa, y Taikoubou le siguió el paso hasta ingresar en el dojo.

Al otro extremo de la habitación y dándoles la espalda estaba Kenshin, sentado con las piernas cruzadas y su cabello atado en una cola baja. Al escuchar la voz de Sayi, el pelirrojo giró la cabeza y se enderezó en su dirección.

Taikoubou no podía creer que un hombre de apariencia tan frágil sea este talentoso maestro que Sayi había venido elogiando todo el camino desde Hanasaki. Debía ser al menos quince centímetros más bajo que él, y la yukata que venía usando debía ser un par de tallas muy grande.

“Tú debes ser el famoso Taikoubou” dijo, mirando a Sayi, quien pareció incomodarse.
“Pues… dudo mucho que famoso” repitió el peligris, y la pelirrosa esquivó la mirada “Más bien diría que usted, considerando como tengo la oreja roja de todo lo que Sayi me ha dicho”
“Ya, cállense” respondió Sayi, y ambos rieron.


“Me imagino que está cansado de enseñar día, así que no quiero quitarle mucho tiempo” tras las pleitesías, fue Taikoubou quien trajo la nota de negocios al dojo “Muchas gracias por aceptar verme, y por compartir cual es el entrenamiento que tiene con Sayi”
“Oh no es nada. Después de todo, este es el espacio que tengo separado para ella” dijo Kenshin, guiñándole un ojo a su pupila. Sayi sonrió ante el gesto “¿Me imagino que te gustaría verla en acción?”
“No creo estar muy presente para ayudarla en batalla, pero cuando lo esté, me gustaría tener una buena idea de cómo… pues… ¿compaginar mis poderes?” dijo Taikoubou, algo dubitativo “Claro está, cuando sepa cómo controlar la electricidad apropiadamente”

Kenshin sonrió apenado. Se notaba que el peligris venía culpándose de lo sucedido en el ataque Rebel, pero aquel era un error común y lo importante era que Sayi estaba bien.

Pero antes de decirle que nno se preocupe, una estridente voz se coló en el dojo.

“¡¡¿Y tú puedes controlar la electricidad?!!”

De pie, en la entrada del lugar, Sayi reconoció a Usagi —la misma niña pelirrosa que tan groseramente se había portado con ella la primera vez que visitó el dojo.

“Uh oh…”

La misma que había visto sus poderes en acción, y quién había terminado volviéndose en cómplice con su secreto HiME.

“¿¡Puedes mostrarme!?”


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Oh, dream maker, you heart breaker
Wherever you're goin', I'm goin' your way


Apple

Juro que algún día editare con topes todos mis fics ::)

#17: The Ice Prince



El café estaba lleno como era de esperarse en Hanasaki un viernes por la tarde. Era el típico café  universitario con estilo británico, con sillas y butacas donde los estudiantes amaban pasar el tiempo leyendo y tomando su bebida caliente predilecta. Aunque no era tan tarde, afuera estaba obscuro y amenazaba con llover. La sensación de calidez, el sabor de la cocoa caliente y el cielo nublado hicieron que a Sheryl le entraran unas  ganas locas de ir a su dorm a tomar una siesta. Frente a ella, Athos, sonrió al ver su cara adormecida.

-¿Ha pasado algo?

-Uh, no. Desde el ataque Rebel todo ha estado muy tranquilo. Tampoco he visto a Aramis.

Athos frunció el ceño a la mención de su compañero de facultad. Se enteró del ataque que había sufrido Hanasaki por Minmay y había conseguido que Sheryl le contara los pormenores. La rubia no se había sorprendido cuando él  le pregunto si era HiME, después de todo era un tipo muy inteligente, pero si se quedó sin habla cuando él le comentó por teléfono que conocía a su Rebel. Sin más, ella le pidió que se reunieran.

-Aramis…-  repitió Athos. Su acento francés le daba más sofisticación al nombre –Siempre me pareció un poco arrogante e impulsivo. El tipo es un narcisista, snob y  mujeriego pero no un asesino.

-Pues aquí lo tienes. Ese día murieron muchos estudiantes y no dudo atacarme ese día en la piscina. A todo esto, ¿Cómo sabes que soy una HiME? 

-Lo deduje. Y la señorita Miranda  me lo confirmó. A decir verdad… a mí me pidieron ser Rebel- admitió Athos. 

-No puede ser-  Sheryl  estaba incrédula. No podía imaginar a su amigo, el elegante y gentil Athos, haciendo actos terroristas en Hanasaki - ¡¿por qué no me lo dijiste antes?!

-¿Crees que eso haría alguna diferencia ahora?

Tras meditarlo un momento Sheryl se dio cuenta de que no. Ya nada traería a los estudiantes que murieron de vuelta y desde entonces ya nada era lo mismo. Athos pidió otro café para él y otra cocoa para ella.

-Tienes razón- admitió ella -¿Qué puedes decirme sobre Aramis?

-Su nombre es Aramis Vannes. Lo conozco desde primaria, fuimos a la misma escuela privada en Paris. No lo había visto desde entonces hasta que me lo topé aquí en Rizembool. Hasta donde sé, su media hermana estudia aquí en Hanasaki.

Sheryl tomo nota del nombre en una libreta, pensando buscar a su Rebel más tarde en las redes sociales. Nunca había podido sacarle mucha información de Aramis a Souji, que se limitaba a decir que era un ricachón imbécil. 

-¿Oye y siempre ha sido así de insufrible?

Athos sonrió con el comentario de Sheryl. Definitivamente Aramis tenía un carácter poco tolerable que su HiME parecía conocer ya.

-No, no- negó Athos. Pauso un momento buscando las palabras apropiadas para continuar –En primaria Aramis era un niño sensible y tímido. Lloraba mucho y los demás niños disfrutaban molestarlo. Creo que tenía que ver con el hecho de que Aramis es… umm… un enfant naturel.

-Whoa, espera ahí Athos- interrumpió Sheryl – ¿me estás diciendo que Aramis es un bastardo literalmente?

Athos asintió ligeramente. Sheryl no sentía mucha empatía por Aramis, pero Athos sentía un poco de lástima por él.

-Su padre es un empresario y su madre es era una modèle. Fue una relación muy escandalosa en ese tiempo en Francia. 

Sheryl estaba intrigada por sus nuevos descubrimientos. Parecía irreal que el pleno siglo 21 los niños productos de un amorío sufrieran por algo que solo fue culpa de sus padres. Pero Sheryl, siendo parte de ese mundillo, sabía que las personas podían llegar a ser muy crueles.

La charla con Athos duro otra media hora sin ninguna otra novedad. Como Rangiku le había pedido que regresara a su casa por el fin de semana, Souji la estaría esperando a eso de las 4 en el estacionamiento de Hanasaki.

Cuando se despidieron en la puerta del café prometieron verse de nuevo pronto. A ella le gustaba mucho la compañía de él; le recordaba todo lo que amaba de Europa: la sencilla elegancia y gallardía de un joven que sin
duda ya era un gran caballero.
 
---


Afortunadamente la lluvia ya había parado cuando Sheryl pasó por sus cosas al dorm. Había empacado una mochila con lo básico para pasar el fin de semana en casa de su hermana. Hanasaki no quedaba muy lejos de la casa de Rangiku pero se sentía un poco ansiosa. Desde que se mudó a la residencia HiME apenas había abandonado el campus.

Ya en el estacionamiento empezó a buscar a Souji donde le dijo que estaría pero no veía la camioneta Audi de Hijikata por ningún lado.

-¡Oi! 

Sheryl siguió la voz que la llamaba hasta el estacionamiento de motos. Era Souji y estaba junto a una motocicleta enorme.

-Tienes que estar bromeando.

-Pues… a  menos que te quieras ir solo en uber, te sugiero ponerte el casco- le respondió el castaño dándole un casco a Sheryl mientras él se ponía el suyo.

Sin más remedio Sheryl se puso el casco y se sentó tras Souji. Recordó los viejos tiempos, cuando eran apenas unos pubertos y se la pasaban dando vueltas en las pequeñas Kawasaki en la casa de campo del padre de Souji en Yamanashi. Fueron tiempos muy felices que ahora parecian lejanos, más cercanos a un sueño que a un recuerdo.

-Oye ¿Cómo conseguiste que Hijikata te diera las llaves de tu motocicleta?- hasta donde la rubia sabia Hijikata le había prohibido al menor utilizar su moto.

-Las robé de su oficina el otro día- admitió Souji sin darle mucha importancia al asunto antes de acelerar.

“¿Cómo pueden ser tan diferentes?” se preguntó a si misma Sheryl mientras se aferraba con fuerza a la cintura de Souji. Pronto el olor a cuero y tabaco le llego a la nariz. El contraste entre Athos y Souji era enorme y casi chocante. Se odiaba a si misma por compararlos pero era inevitable estando ahí, con su mejilla pegada a la cálida espalda de Souji.

Estar en esa posición le provocaba muchas emociones que no necesitaba sentir en esos momentos. Afortunadamente Souji iba bastante rápido así que el trayecto duraría poco. 
« Last Edit: August 31, 2018, 10:06:27 PM by Apple »


Mery


Al terminar de desayunar, Alexy ofreció ayudar a limpiar y en medio de la labor recordó algo ligeramente importante.

“Ah, puede que suene repentino pero una amiga mía vendrá para acá en un rato. No hay problema con ello, ¿cierto?”
“¿Una chica?” Quiso confirmar Kentin, Alexy asintió. “Por mi parte, no.” Respondió el de cabello castaño cerrando una gaveta antes de voltear a verlo. “Pero no puedo decir lo mismo del casero.”
“¿Eh?” Alexy realmente no se esperaba una negativa, había hecho esa pregunta por pura formalidad. “¿Por qué?”
Kentin giró los ojos a un lado, meditando sus palabras. “Verás, antes de que vinieras tenía otro compañero de piso, no sé si leíste eso en el anuncio que publiqué.”

Alexy había visto más anuncios de los que podía recordar durante su búsqueda de un roomie; sin embargo, podía evocar con bastante facilidad el anuncio de Kentin por dos razones en particular: (1) el precio por el que dejaba la habitación era una ganga y (2) lo que decía la nota que dejó al final: el edificio no estaba lejos de Hanasaki y eso era una ventaja si pensaba estudiar allí, pero según Kentin las posibilidades de conseguir un nuevo compañero eran reducidas, prácticamente nulas (el semestre llevaba tiempo de haber empezado y para ese entonces los alumnos ya tenían donde hospedarse). Por eso el chico estaba dispuesto a ceder un poco con el precio.

En la mente de Alexy se quedó grabado aquel ‘nuevo’.

“Sí, aún me acuerdo.” Dijo observándolo con curiosidad. “Pero en realidad tu anuncio no explicaba mucho.”
“Es porque no es algo que uno desee divulgar.” El rostro del joven pareció tornarse ligeramente rojo y Alexy alzó una ceja.
“Bueno, ya estoy instalado aquí, creo que debería saberlo al menos para evitar malentendidos, ¿no?”
“Claro, verás, mi ex compañero no pasaba mucho tiempo aquí, de hecho, salía durante todo el fin de semana y apenas venía a dormir.”
“Ok.”
“Aunque llegaba cuando ya estaba muy entrada la noche, eso no presentaba un problema, sólo un par de veces tuve que ir personalmente a abrirle y no era la gran cosa.”
“Claro, claro.” Asintió el peliazul.  “Un error lo comete cualquiera.”
“Sí, en general eso no importaba…”
“¿Pero?”
“…Pero no siempre llegaba solo.”

Alexy contuvo una sonrisa, no quería parecer imprudente pero la expresión de Kentin le ponía las cosas difíciles. A pesar de darse una idea de adónde se dirigía la conversación, decidió dejarlo seguir.

“¿Ah no?”
“Traía compañía.”
Alexy asintió otra vez. “Venía junto a su novia entonces.”
“No lo creo.” Dijo Kentin frunciendo el ceño y al instante pareció vacilar. “Es decir, al menos no creo que todas lo fueran.”
¿Todas?” Insistió Alexy simulando sorpresa.
“Era una chica diferente en cada ocasión.”

Un playboy, confirmó Alexy mentalmente.

“Bueno, suele pasar.” Opinó Alexy alzando los hombros. “Podría decirse que a esta edad eso es hasta normal.”
Kentin apretó los labios en una línea recta, no tan convencido. “Aún así, no era una experiencia muy agradable.”
“¿Cómo?”
“Los vecinos se quejaban y el casero venía cada rato a reclamar.”
“¿Pero por qué? No era problema suyo, incluso ellas podrían haber sido sólo amigas suyas, no podían saberlo.”
“Pero no lo eran.” Murmuró Kentin algo exasperado.
“¿Estás seguro?”

Alexy notó que, llegados a ese punto, el de cabello castaño evitaba mirarle a los ojos.

“Sí.”
“¿Por qué?”
“Era fácil deducirlo…”
“¿Hmm? ¿Cómo?”
“Pues…” Derrotado, Kentin cerró los ojos y se aclaró la garganta. “Las paredes aquí son, uh, delgadas.”

Era obvio que Kentin hubiese preferido que se lo tragara la tierra antes de decir aquello, como si sugerir que su antiguo compañero era un promiscuo fuese todo un escándalo. Y ahí mismo, sin poder soportarlo más, Alexy soltó una fuerte risotada.

“¡WOW!” Alexy se llevó una mano al pecho dramáticamente. “¡Pero qué desvergonzado!”
“¡No es gracioso!” Trató de defenderse el otro, aún viéndose incómodo. “¡No reaccionarías así si hubieses estado en mi lugar!”
“¡Ohh, ya lo creo que sí!”

Mientras seguía riéndose, a Alexy no se le escapó oír las maldiciones que Kentin soltó en voz baja, pero realmente no las tomó en serio. El rostro del castaño se veía molesto, pero también abochornado y profundamente rojo al mismo tiempo.

Like a virgin. Pensó, teniendo el suficiente sentido común para morderse la lengua antes de comentar sobre ello.

“¡Hey, hey, espera!” Alexy alzó la voz antes de que Kentin se fuera a su habitación, porque si bien el chico no parecía realmente enojado, prefería dejar todo en orden con él. “Si eso es lo que te preocupaba, puedes estar tranquilo.” Sonrió divertido. “La chica que vendrá es mi mejor amiga, juro que no mancillaremos la casa.”
Kentin rodó los ojos. “Eso espero.”
“Descuida.” Alexy esperó a que el ojiverde estuviese fuera de vista antes de hablar nuevamente en voz alta y clara. “Si quisiera hacerlo iría a un love hotel de por aquí, de todos modos.”

El sonido de la puerta de Kentin cerrándose de golpe lo hizo reírse con más ganas.

×××

El timbre sonó cerca de dos horas después, Alexy había aprovechado para empezar a desempacar y de inmediato se apresuró a abrir. Sin embargo, no le sorprendió ver a Kentin –que había estado en la sala– ya parado frente a la puerta y mirando por el pestillo.

“Debe ser tu amiga.” Le informó haciéndose a un lado. “No puedo confirmarlo, así que adelante.”
Alexy dio un vistazo rápido y abrió la puerta. “Hey, tú.”
“Hola, extraño.” Rió Alice antes de entrar.
“Alice, éste es Kentin, mi compañero.” La presentó extendiendo ligeramente un brazo para señalarle al chico no muy lejos de él. “Kentin, ella es de quien te comenté, de hecho Alice viajó conmigo desde casa.”
“Soy casi su hermana, aunque no se note.” Explicó ella antes de hacer una reverencia. “Mucho gusto.”
El ojverde correspondió el gesto. “El gusto es mío.” Se apresuró a decir y luego, viéndose un poco nervioso, agregó: “Disculpa que lo pregunte pero, ¿cómo subiste?”
Alice lo miró escépticamente. “Si te refieres a si usé el ascensor o las escaleras, preferí las escaleras, no es tan alto.”
“No, eso no.” Kentin cerró los ojos un poco frustrado. “Quiero decir, lo normal es que llamen al intercomunicador y desde aquí abra la puerta para que subas.”
Alexy vio a Alice sonreír confiada mientras cruzaba los brazos sobre el pecho. “¿Eso? El señor que estaba barriendo en la entrada me dejó pasar.”
“¡¿Lo hizo?!” Los ojos de Kentin se abrieron con genuina sorpresa. Alice asintió de lo más tranquila.
“Sí bueno, le dije el número de su departamento y el nombre de Alexy, él lo recordó de ayer por su cabello ‘color chicle’.”
“¿Sólo por eso?” Murmuró Alexy viendo la sonrisa de su amiga. “Debo trabajar más con las primeras impresiones que dejo.”
“El caso es que también le mostré mi credencial de Hanasaki, para que no pensara que me estaba metiendo a robar o algo por el estilo y listo, me dejó entrar por mi cuenta.”

Viéndola con más atención, Alexy observó que Alice llevaba puesto un polerón ancho y unos jeans oscuros, seguramente lo más simple que pudo encontrar entre sus cosas, eso sumado a la mochilita que traía tras la espada y a su identificación como universitaria debió ser suficiente para el casero: obviamente Alice no venía a lo mismo que el resto de chicas que habían frecuentado ese departamento. Aún así, no pudo evitar reírse un poco de la expresión incrédula de Kentin.

“¿Y se te hizo fácil encontrar el edificio?” Alexy decidió desviar la conversación por compasión al chico.
“Sí, sin problemas, mi hermano me explicó cómo llegar.”
“Genial, porque vas a venir seguido a visitarme, así que mejor te acostumbras.” Dijo y luego giró hacia Kentin. “¿A menos que sea un inconveniente?”
Kentin pareció salir de su sorpresa al escucharlo. “Ah, no, ésta es tu casa también después de todo.”
“Perfecto, ¡gracias!” Sonrió Alexy y Alice también le agradeció a Kentin. “Ahora si nos disculpas, tenemos mucho que arreglar.”
Kentin apenas pudo asentir antes de que Alexy se llevara a Alice hasta su cuarto.

“Tienes espacio de sobra para un par de estantes.” Comentó la menor acercándose a la única ventana que había dentro. “Y puedes ver la calle.”
“Sí, pero antes de eso quiero ver si alcanzan los materiales para mis clases.” Le recordó él. “Un maniquí también me vendría bien.”
“Oh, claro, las prioridades.”

Alexy había colocado la mayoría de su ropa sobre su cama y la estaba separando antes de que Alice llegara, así que entre ambos empezaron a llenar el ropero que le habían dejado.

“Por cierto, parece un buen chico.” Dijo ella al terminar de guardar los pantalones que peliceleste le había alcanzado.
“Sí, también lo creo.”
“Ahá” Alice asintió brevemente y luego le dedicó una sonrisa cómplice. “Y tiene bonitos ojos.”
Alexy dejó la camisa que estaba doblando sobre la cama y la miró con reproche. “Oh, no empieces.”
“No lo negaste.” Señaló ella y Alexy rió meneando la cabeza.
“No acostumbro mentir.” Respondió. “Pero no es importante ahora.”
“¿No? ¿Y qué lo es?”
“¿Saber qué hablaste con tu hermano anoche por ejemplo?”

Con un gruñido, Alice se tiró sobre el lado vacío de la cama y Alexy concluyó que su ropa podía esperar.

“¿Discutieron?” Preguntó él con cuidado.
Alice movió la cabeza contra la almohada.“No, en realidad fue muy tranquilo.”
Alexy se sentó junto a ella y esperó un poco antes de continuar. “¿Aún piensas dar esa prueba entonces?”
Ella se quedó callada por unos segundos y luego suspiró. “Voy a esperar, al menos quiero organizarme bien con los horarios y ponerme al día con todos los cursos. No lo descarto del todo, pero quiero pensarlo mejor, investigar por mi cuenta, escuchar la versión de una verdadera HiME de ser posible.”
“Sabes, creo que es lo más sensato que puedes haces en este momento.” La alentó Alexy. “Estamos llegando bastante, no, MUY tarde en el ciclo, realmente vamos a necesitar enfocarnos en eso.”
“Ugh, no sigas, quiero dormir bien hoy.”
“Luego podrás volverte Sailor Moon o lo que quieras.” Añadió con una risita. “Aunque con tu talla, sí te queda mejor Sakura Card Captor.”

Cuando Alice le lanzó a la cara la almohada a su lado, Alexy supo que no tendría que preocuparse por ella.
« Last Edit: September 09, 2018, 01:05:46 PM by Mery »
...


Sayi

Re: HiMEverse Episode V: The Rebels Strike Back
« Reply #453: September 03, 2018, 12:41:22 AM »

Hello gals <3

Para cualquier duda y/o consulta las invito a postear en el foro de planeación.

Sin más preámbulos~






Sayi :: 1092 palabras
Shura :: 0 palabras
Kora :: 0 palabras
Deidara :: 0 palabras
Nite :: 0 palabras
Isumi :: 0 palabras
Cho :: 19389 palabras
Kana :: 4484 palabras
Eureka :: 10203 palabras
Puri :: 0 palabras
Mimi Tachikawa :: 1503 palabras
Haruhin :: 0 palabras
Mery :: 1693 palabras
Ekha :: 0 palabras
Apple :: 1039 palabras
Arence :: 0 palabras


Now, let's carry on with those big HiME dreams...

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Oh, dream maker, you heart breaker
Wherever you're goin', I'm goin' your way


Mimi Tachikawa

Re: HiMEverse Episode V: The Rebels Strike Back
« Reply #454: September 03, 2018, 11:51:13 PM »
Hola a todos vengo con fic este mes andare con mas tiempo <3



Vivio se encontraba en las afueras de Hanasaki esperando a Yuuta y Hinata, desde la mañana se encontraba muy ocupada haciendo el horario de la semana que tendrían que cumplir 2Wink para llegar a ser unos idols conocidos, apenas habia dormido el dia anterior pero gracias a los consejos de su hermano Nazuna pudo acomodar los horarios para cada dia, ademas de terminar los diseños para sus futuras presentaciones , luego comenzaría con su debida elaboración, en las horas de clases de los Aoi, la joven rubia habia asistido a varias entrevistas para lograr colocar a sus patrocinados en algún programa musical, novelas, comerciales, programas de tv o radio, etc. Afortunadamente tuvo éxito en algunas de esas entrevistas por lo cual su dia fue muy productivo.

Necesito un gran descanso…-suspiro pesadamente- aunque amo mi trabajo con todo el corazón…además aún debo de hacer volver a mi niichan al mundo idol que tanto quiere-alzo su mirada al cielo- y si fuera posible volver a conformar Valkyrie con Shu-san y Mika-chan…-

Oi!! Vivio-chan!!!....-hablaron al unisono los gemelos, Hinata tan energico como siempre, mientras que Yuuta se le veía algo deprimido-

Me alegro que hayan llegado a tiempo Yuuta-kun y Hinata-kun!!...-les dijo con una gran sonrisa-

Vivio-chan!! Por que no puedo ver a Ai-chan??...-le dijo el menor de los Ai cruzándose de brazos-

Acabas de ingresar a Hanasaki, asi que debes de encargarte de los estudios, cuando te hayas familiarizado con todo recién
podras ir a ver …- le dijo aun manteniendo su amplia sonrisa- ademas en tu tiempo libre la puedes ver y llamar después de clases, tampoco te la estoy prohibiendo por completo, solo en las horas de clases-

Aniki has algo…-le dijo mirándole con ojos brillantes-

Uhm…no puedo negarme a una petición de mi querido Yuuta-kun…-rascandose la barbilla- pero Vivio-chan es nuestra manager…-

Diras que es la persona que…-

Yuuta-kun!!...-

Eh?? Que tanto se secretean chicos?-

No es nada!!!...-dijieron los dos al mismo tiempo-

Nee Yuuta-kun si no dices nada prometo hacer todo lo que quieras por un mes entero deacuerdo??...-

Uhm…no me gustaría abusar de ….bueno ya…tenemos un trato Aniki…-riendo maliciosamente al igual de Hinata-

Que planes tendrán en mano mis queridos Aoi …-les dijo tomándole de las manos- pero el dia de hoy solamente van a cumplir mis ordenes!!-

Y que tipo de trabajo vamos a tener hoy Vivio-chan??-

Espero que no sea otra vez algo que tenga que ver con el circo…-se cruzo de brazos el menor de los Aoi mientras observaba de reojo el celular que tenia un mensaje de su novia-

No se preocupen que por ahora no haremos nada relacionado con el circo que yo también casi salgo perjudicada…- dijo con una gota en la cabeza-el dia de hoy tenemos un comercial de anteojos de una marca reconocida en todo el mundo, luego tenemos un programa de radio musical donde entrevistan a los nuevos talentos y por ultimo tendremos un programa de concurso de temas cotidianos, que les parece?? Estaremos fuera de casa hasta casi entrando a las 10 de la noche-

No vamos a tener ni siquiera tiempo para poder hacer los deberes para ponernos al corriente…-dijo el menor suspirando pesadamente-

No se preocupen que mañana pedi permiso en la escuela para que no asistan asi podrán descansar mientras hacemos las medidas para sus nuevos trajes-

Vivio-chan espero que no te estes desvelando que no quiero que te desmayes en mitad del trabajo- dijo visiblemente preocupado el mayor-

No te preocupes Hinata-kun que esta manager no es tan débil…-

En eso tienes razón, eres muy fuerte…-

Despues del incidente del circo ya te veo te otra manera…-

En serio tan mal me he visto??...-dijo algo asombrada-

En realidad te viste tan genial…-hablo el mayor-

Aunque al final terminamos disculpándonos por ti…-

Ya no digan esas cosas que me avergüenzan …- dijo sonrojada-

Vivio-chan se sonrojo!!!-dijieron los dos al mismo tiempo para empezar a correr, mientras que la rubia se molesto y corrio detrás de ellos

------------------------------------------------------------------



En Rizembool

Tsubaki Daidoji se encontraba frente a Sogo Osaka y Mashu Kinomoto, hermanos mayores de Rinne y Sakura respectivamente, el primero en mención es un idol y modelo, la segunda es una científica  en crecimiento

Y es asi que quiero que se unan a mi y podamos hacer un elaborado plan con tal de cumplir con las expectativas que tiene la escuela para cada uno de ustedes, son un gran talento que no debe de ser desperciado

Lo siento Tsubaki-san pero no puedo estar deacuerdo en esta proposición …antes de todo tengo principios y una reputación que cumplir…-hablo el peligris- ademas de que no quiero poner en peligro a Rinne, es el único familiar que tengo y tengo que darle el ejemplo-

Sabes que podría hacerle algo no?...-

Dudo que pueda hacerle algo a mi hermana porque esta vigilida las 24 horas del dia, ademas Miyauchi-san no lo permitiría-
Miyauchi Ichiro…un buen prospecto que se desperdicio cuando se topo con un miembro de la familia Osaka,lastima…pudo haber sido un gran compañero-

La joven de cabellos pelimorados claros rompió su silencio- Al igual que Sogo-kun no pienso poner en peligro a Sakura, ya de por si esta en un constante peligro al provenir de una familia de Yakuzas, de la misma manera no creo que pueda obligarme a participar en un plan tan carente de sentido-acomodandose los lentes que tenia puesto-

Los Kinomoto son un clan muy peligroso claro que no te podría obligar …aunque hay otras maneras…-

Si insiste de esa manera tendre que detenerlo en estos momentos…al menos que le diga el nombre de la persona que puede ayudarle sin necesidad de preguntas y que obviamente es mas fuerte y habilidoso que Sogo-kun y yo juntos

Eh?? En serio??? Bueno entonces puede ser un buen trato para que los deje de molestar…dime el nombre querida Mashu…-

El nombre de la persona es Gilgamesh…-

Ahora si nos disculpa nos retiraremos…-le dijo el peligris mientras se retiraba junto a Mashu-

Aunque déjeme decirle que es una persona muy peligrosa y difícil de manipular…-

No te preocupes que no quiero que ni se contenga…- rio divertido el mayor mientras los dos se retiraban del lugar-

Tsubaki-san es una persona desagradable…-se cruzo de brazos el joven- hasta siento lastima por su hija,quisiera poder ayudarla-

Podemos hacer algo…-dijo Mashu observando su celular- si me disculpas Sogo-kun me retiro por el momento tengo una visita esperándome fuera de Rizembool-

Deacuerdo nos veremos en clases…-vio como la joven se retiraba y vio como un pelinegro venia corriendo hacia él, Sogo sonrio suavemente- Mika-kun!! Aquí!!!-

Osaka-senpai…-dijo el pelinegro que tenia varios papeles entre sus manos- aquí tengo los diseños que pediste para que empecemos con su elaboración,Oshi-san me dijo que no se demore para que todo se cumpla en la fecha indicada-
Itsuki-san como siempre tan rigido…-dijo observando los bocetos de los diseños- como siempre logran captar lo que necesito…- observando al menor que se veía visiblemente cansado, las ojeras lo delataban-Antes de decirte los diseños que voy a usar vamos a comer que parece que no has comido en muchos días…-

No no no puedo, debo de volver con Oshi-san, no puedo demorarme porque sino me va a regañar-

Bueno lo dejaremos para otro dia, pero tienes que alimentarte como se debe Mika-kun, no me gustaría que te desmayaras y enfermeras, o sino también vas a preocupar a Itsuki-san…-

No…no no puedo preocupar a Oshi-san, asi que no te preocupes que no me enfermare-

Entonces para no hacerte demorar escogeré los primeros 4 diseños,si no es mucho pedir…-

Al contrario es un gusto que los diseños de Oshi-san sean usados en personas tan exitosas como tu Osaka-senpai…-

No creo que sea tan famoso pero gracias por tus palabras…-le dijo acariciando suavemente sus cabellos-Me gustaría volver a verlos en el escenario como Valkyrie-

No creo que por ahora podamos…-

El joven se dio cuenta que el tema era algo delicado y cambio la conversación- En la tarde estaremos haciendo el deposito al 100% de los trajes, tomen su tiempo para terminar los trajes y traten de alimentarse como se debe

Deacuerdo Osaka-senpai…-cogio los papeles y se retiro-

A veces me pregunto como personas tan talentosas están recibiendo este tipo de trabajo??...-suspiro pesadamente- me preocupa el tema de Tsubaki-san, tengo que ver que manera puedo ayudar a la hija de Tsubaki-san sin involucrarme e involucrar a Rinne-

------------------------------

 matta ne!!

Mimi-chan
« Last Edit: September 16, 2018, 11:30:23 PM by Mimi Tachikawa »


Kana

Re: HiMEverse Episode V: The Rebels Strike Back
« Reply #455: September 16, 2018, 09:23:26 PM »

—El clima por fin es agradable.— Comentó aquella persona.
—…—  Ritsu se mantuvo en silencio, confundido y sin poder concentrarse en nada más que no fuera lo que tenía que hacer en pocos minutos.
—Extraño los colores verdosos y cafés de mi país. Los franceses están dementes al decir que Inglaterra es una tierra de lodazales y clima frío. En ocasiones el sol también es cálido como en gran parte del mundo.—
—¿Por qué me hablas del clima?— El joven de ojos grises expresó irritado aunque ocultando esta molestia detrás de su expresión de calma.
—…—
—Nunca hablas, ¿y ahora comentas el clima?— Entrecerró los ojos, cuando bajó la mirada para volver a ¨leer¨ el libro que tenía en sus manos. Hablaba en tono bajo sin mirar a esa otra persona para no delatar la interacción secreta entre ambos. Parecía que el otro no interpretaba su deseo, porque se mantuvo callado en vez de informarle sobre el tema crucial por el que estaban allí. —Ilústrame, por favor, ¿Por qué estamos aquí de incógnitos?—
Ritsu Shikishima, estudiante de Psicología de Rizembool, se encontraba en esos momentos sentado en un café de estilo boulevard rodeado por arboladas y flores como separadores de ambiente. Estaba sentado en una mesa, con una taza de café enfriándose. Al otro lado, separado por una división realizada por un arbusto con flores de rosas, estaba la persona que había planificado este encuentro. Después de un largo momento de silencio que el otro parecía ausente, al final contestó.
—Porque tú lo solicitaste ¿No lo recuerdas?—
—¿Eh?—
—¿Los mensajes de textos en el congreso de la carrera? ¿Tu extraña reacción ante el discurso de Ryo Asuka? ¿La necesidad de aclarar dudas? ¿Ya lo olvidaste?—
—Pero podríamos juntarnos en un lugar privado para conversar… Aunque tiene sentido que nos encontremos así, ya que una reunión entre nosotros dos lo verían como actividad sospechosa.— Y seguramente la comunicación a través de medios tecnológicos sería interceptada. —Tal vez si cambiaras tu forma de ser, no pensarían que cualquiera de tus interacciones sociales fuesen extrañas y potencialmente sospechosas.
—No estamos aquí para hablar sobre mi forma de ser… ¿Te acuerdas el último mensaje que te deje?—
—Sobre que sería bueno que contactara con cierta persona para usarla en caso de que todo se descontrolara. Informarla de lo que pasa, así esta persona pudiese avisarle a ciertas personas para que se active un circuito de ejecución que pudiesen hacer algo al respecto.—
—No utilizaría la palabra “usarla” tal vez… “integrarla” como un irónico cómplice en silencio. Puedes conseguir información.—
—Suenas ambiguo. No sé si estás intentando actuar desde la lógica de protección a un proyecto secreto de Rizembool tratando de desvincularme y dirigirme a un camino sin sentido, o, bien internamente tienes una desleal conspiración contra Rizembool y tratas de boicotear el propio proyecto para el cual has trabajado tan arduamente—
—Mi posición no es desactivar nada sobre los planes de Rizembool, pero se podría decir que esto es para “salvaguardarme”. No eres una persona ignorante de ningún modo, sabes bien que estar involucrado en un proyecto como ese, en el caso de que sea utilizado con fines poco morales, nos convierte a ambos en criminales.—
—Exacto.— Ritsu musitó mientras pensaba en algo más: Lancaster no era necesariamente malo ni directamente bueno sino más bien una persona egoísta que se preocupaba únicamente por sí mismo y tenía que cuidarse la espalda. Entendía el punto de “protegerse” por parte de los dos, pero Ritsu prefería creer que al menos él lo hacía para velar por un bien común en caso de que todo se descontrolara. —Bien, entonces estamos aquí para espiar a la supuesta persona a la que debo acudir si comienzo a sospechar que todo se pone oscuro.— El pelinegro observó disimuladamente a las otras personas que se encontraban en el café. —¿Quién es?—
—La de cabello plateado, sentada a dos mesas frente de ti.—
—…— Miró hacia esa dirección, había una solitaria muchacha que bebía café mientras parecía esperar a alguien más. —Parece que pronto tendrá compañía.
—Le pagué a un perdedor para que le enviara un mensaje con el objetivo de reunirse aquí.—
—Hm…— En poco tiempo vio que un chico, por lo visto  compañero de universidad, se reincorporó a la mesa donde estaba esa chica. Parecían tener una cita de estudios.
—Se llama Kana Arima, es una HiME, por segunda vez… Como la mayoría de esas ilusas tienen una torcida devoción y fidelidad por Hanasaki. El día que quieras detener a Rizembool, la puedes ¨integrar¨ a ella u otra HiME igual de cegada como kamikaze para que vaya a su matriarca a contarle todo sobre el proyecto Catharsis.—
—¿Cómo podría llegar a ella…? Hasta ahora sólo he actuado de Stalker.—
—El libro que te pase, le gusta ese tipo de literatura. Seguro llamarás su atención si interactuar con el mismo lenguaje.—
—…—
—…—
—Lancaster, eres un psicópata.—
—Creo que ya he hecho suficiente por ti. Me retiro.—
—Espera. ¿La conoces, cierto? Podrías hablarme un poco de la relación que tienen o tenían para conocer más al respecto de como debo actuar con ella.—
—¿Ahora quien es el psicópata?—
—¿Al menos podrías presentarnos de forma ¨casual¨?— Le dijo rápidamente al escuchar que desde el otro lado el joven se levantaba de su sitio.
—No.—
—¿Por qué?—
—Digamos que me odia un poco.— Terminó de levantarse. —Éxito. Y no lo arruines.—
—Okay…— Ritsu siguió con la vista clavada al libro. Era una obra de Maurice Druon titulada “Los reyes malditos” le dio gracia pensar que tal vez Cain y su familia estaban en el libro. Bueno, eso era imposible… Puesto que serían sus antepasados dado el año en que se basaba el libro (…)
Pasaron los minutos en que el chico mantuvo su postura de asecho discreto. Mientras observaba a la chica se daba cuenta de que no era una persona muy risueña sino más bien seria, algo hastiada por la incapacidad y torpeza del otro con sus estudios.
Ristu era muy bueno para analizar el estilo de personalidad y el tipo de conducta de las personas basada en la observación en terreno y el estudio de estas mismas. No por nada era un alumno destacado de la carrera de Psicología pues le fascinaba todo lo que tuviera que ver con la mente y conducta humana. Por lo poco que conocía a esa chica podía decir que por fuera se veía como una persona fría y distante, que incluso daba una imagen de fortaleza y respeto pero sentía que ella tenía un conflicto interno que la perturbaba y no la dejaba concentrarse del todo en sus actividades cotidianas influyendo esa angustia interna incluso en la calidad de sus interacciones sociales. Por tanto, concluía que, si bien era distante no necesariamente era una persona fría y carente de empatía.
Notó que el chico que la acompañaba se puso de pie y se despidió de ella agradeciéndole las lecciones de clases privadas que le había otorgado. Pasados unos minutos la chica se quedó estática en su sitio y finalmente soltó un suspiro liberando la irritabilidad de ese momento forzoso de tener que lidiar con una persona que no resultaba grata para ella. No como alguien que aborreciera sino más bien como cuando uno tiene que enfrascarse en un compromiso que agota recurso de energía y tiempo cuando se puede usar ese mismo tiempo en algo más productivo.
Ella se levantó sin más, pues el otro tipo había pagado la cuenta. Caminó unos pasos antes de que Ritsu la imitara (antes dejando el dinero sobre la mesa para pagar su café) y con una idea en su mente que quizá podría servir.
Tal como lo especuló, la chica se dirigió hasta la parada de autobuses para tomar uno. Ritsu hizo exactamente lo mismo y se ubicó en una parte de la parada que estuviera estratégicamente cerca de ella y que le permitiera ver cual libro leía.
Sólo pasaron unos segundos para cuando alzó la mirada del libro y se encontró a la chica leyendo el título de la portada. Esta desvió la mirada un poco avergonzada al verse descubierta, Ritsu sonrió amablemente y le preguntó con tono sereno.
—Recién voy en el “Rey de Hierro” pero parece muy interesante.— Dijo Ritsu.
—Pues… La verdad no te decepcionará.— Comentó Kana, como una casual conversación entre dos extraños que esperan el autobus. Nada sospechoso. —¿Te gusta la historia de los reyes?—
—Sí. Siempre es bueno conocer un poco sobre las monarquías de los europeos.  Este libro me lo recomendó un amigo de Francia.—
—El autor gusta mucho a los franceses porque es un historiador que investigó y estudió por décadas toda la historia de la monarquía europea. Es una lástima que otros se llevaran el crédito.—
—¿Por qué?—
—Eh, espero que no seas un nazi de Canción de hielo y fuego pero… George R. R. Martin además de sacar ideas de Tolkien prácticamente se robó toda la historia de Maurice Druon y sólo le puso dragones y magia.—
—Hahaha, he escuchado algo así. La verdad es que muchos autores descriteriadamente copian ideas de otros autores. Por allí leí una vez que hasta Harry Potter de J.K Rowling tomó muchas ideas del comic de un tal Neil Gaiman para crear a su protagonista. No sé que tanto de realidad haya allí… pero bueno, también varios autores se han basado en las ideas de Tolkien.—
—Tengo la misma percepción que tu.— Ella asintió. —Es bueno conversar de esto sin sentir que me miran asesinamente por ¨blasfemar¨ sobre su autor.—
—¿Vas a la biblioteca de Tokyo los jueves a las 19:00? Hacen tertulias sobre Tolkien y otros autores similares.—
—Oh, no conocía esa información. Quizá asista a una. Gracias por el dato.—
—De nada.— El chico observó a la máquina que se aproximaba. —Bueno, ese es el autobus que me deja por mi casa. Fue un gusto la charla sobre el abuso de robo de ideas, hehe. Por si nos vemos en la biblioteca, mi nombre es Ritsu Shikishima.— dio un escueto gesto de despedida, el autobus se detuvo en la parada y Ritsu aprovechó de subir. Antes de que la puerta se cerrara, escuchó a la chica.
—El mío es Arima.— Tras ello, la puerta se cerró. Ritsu la vio a través del cristal de la puerta, ésta alzó una mano sin mucha energía en señal de despedida. Ritsu buscó un sitio vacío y se sentó.
—“Arima”— Susurró.

“Sólo me ha dado su apellido, se resguarda y no confía en cualquiera que se aparece en su camino. Seguramente tiene tendencia a desertar de los encuentros y primero explorar el terreno. Lo más lógico es que ella no asista a las tertulias al menos las primeras veces hasta que sienta que es un espacio confiable… De todos modos yo tendré que asistir desde ya para que vea que no voy sólo a la primera de las reuniones como un buitre que busca una relación con la primera persona que cruza palabras… No debí dormirme cuando comencé a leer el El Silmarillion… Tendré que ponerme al día. Tal vez Kurusu me pueda ayudar…”
« Last Edit: September 16, 2018, 09:25:28 PM by Kana »