Author Topic: Act 1: Overture  (Read 16436 times)


Othinus

Re: Act 1: Overture
« Reply #90: May 31, 2019, 08:18:49 PM »
Otro fic super flash jajaja  :-[
Empiezo paginaa!

( 5 ; a )


Varias semanas pasaron desde que bebió con sus compañeros de juerga y un nuevo mañana llegó filtrado por las rendijas de la ventana americana en el pequeño departamento de Yoh, quien consiguió un pequeño sitio muy cerca del campus, lo malo es que comparte cuarto con un hombre tan extraño que a veces llegaba tarde del trabajo únicamente para evitar contacto con él: “Sister”. Apodo, obvio.

El susodicho se dedicaba a pasar cosplayado 27/7 de monja… un otaku…, seguro.  Nunca lo considero homosexual porque a poco y muestra interes por algo que no sea fumar y Badou fue quien se lo presento, un compañero de pitillos.

“Hey, si vienes te matare. Este sitio no es para que aparezcas a la hora que te plazca” dijo el otaku  mientras mantiene la vista en la cocina, le gusta preparar la comida del día a día. “¿Entiendes?” para enfatizar alzo el cuchillo de cocina al aire y giro hasta apuntarlo a Yoh con la punta afilada del arma blanca.
Yoh suspiró y asintió de mala gana, discutir con Sister no es su fuerte “está bien, mamá pero si vas a controlarme, al menos da el ejemplo de vida ejemplar”.
“La diferencia es que soy adulto, te duplico la edad, niño” aunque la edad no es más que un número, las fuerzas de discutir con el rarito se fueron por completo. “¿Y volvió la niña?”
“No, supongo que después de todo no era acosadora y aun tengo su revista BL allí tirada”
“Tipico de ti y tu sentido del deber” sonrió el hombre, volviendo a sus tareas domésticas.
“¿Eso crees?” preguntó apoyando los codos en la mesa para sostener la barbilla. ¿Tan aburrido es? Pensó.
“Bueno, te ganas el título de 100% japonés” volvió a reír, Sister por su parte emigró de algún lugar de Rusia; el rubio natural acompañado por unos raros ojos azules indican su origen y la cicatriz en la cara lo dejan como una persona de respeto.
“¿Qué es ese título?” preguntó curioso por lo que Sister piensa de él.
“No lo sé, los asiáticos son de otro planeta” prosiguió a dar vuelta la tortilla en el sartén y le hecho queso para hacer un omelette.
“¿Eso crees? Nosotros tenemos ciertas leyes y una educación estricta, supongo que por eso nos ven así”.
“Pero lo tuyo se pasa, Yoh. Ya ha pasado más de una semana y la sigues esperando” le dio un tono picaro a la voz, en realidad nunca vio a su compañero tan interesado en una fémina; quizá la rareza en ella lo atrajo.

Pronto el sonido de una campana indicando que el café esta listo inundo la habitación y el pelinegro se levantó para servirlo desde la cafetera, justo a tiempo para que Sister tuviera listo dos platos con las tortillas francesas.

Sister colocó los platos en la mesa y Yoh las tazas, ambo se sentaron y dedicaron el saludo respuestuoso: uno rezando en silencio y el otro con el “itadakimasu” y comenzaron a comer. El primero en terminar fue el otaku pero espero al asiático para levantar la mesa. Antes de ir a trabajar quería dejar todo limpio.


Kana

Re: Act 1: Overture
« Reply #91: June 14, 2019, 08:01:21 PM »
Algún día iconos.

“Sun Hee… Yo… Siempre te he amado. Has sido la única a la que realmente he amado. Lamento haberte fallado una y otra vez.” Apretó la delicada mano entre las suyas, reteniéndola, suplicándole. “¡No me abandones así! ¡Te lo imploro!”
“Dae-Hyun… te…te perdono.” Una fina lágrima se deslizó con debilidad por la pálida mejilla de la muchacha. Su sonrisa plasmaba todo el afecto auténtico que había sentido por aquel chico desde hace años. Amor que no había variado en intensidad con los años, desde sus tiernos inicios e incluso en momentos en que el joven no se había comportado muy bien con ella. “Siempre te acompañaré y cuidaré… Gracias por todo”
“¡Sun Hee! ¡Sun Hee!.” La agarró de los hombros. Sacudió su frágil cuerpo con desespero. “¡Sun Hee! ¡No me dejes! ¡No! ¡Te lo prohíbo!” la conmoción de emociones golpeándole en el pecho permitió que sus ojos se cristalizaran en un llanto controlado.
“Te amaré por siempre…Mi Dae-Hyun” suspiró cansada. Cerró los ojos y no los volvió a abrir más.

El joven, negándose a perderla, volvió a sacudirle de los hombros. Al no tener respuesta de la chica, la aferró a él y la abrazó duramente, en un frenético acto de mantenerla a su lado. Una solitaria lágrima rodó por su mejilla, apretando fuertemente sus ojos cerrados renegando la dura verdad que debía enfrentar: Sun Hee se había ido para siempre.
El pitido agudo de la máquina de signos vitales no indicaba otra cosa que no fuera el cese de los latidos cardiacos.

“¡No!” gritó cuando sintió una mano sobre su hombro. Era el doctor quien intentaba en vano persuadirlo para que saliera de la sala de operaciones. “¡Deben salvarla!”
“Señor Dae-Hyun, no hay nada más que hacer…”
“¡NO ES CIERTO!” Dae-Hyun soltó suavemente el cuerpo inerte de la que fue en vida su novia.

Aquella dulce y buena chica con quien había iniciado un inocente amorío de adolescentes y quien, tan puramente, le había perdonado todos los dolores al corazón que Dae-Hyun le provocó conforme iban creciendo y conforme éste iba adquiriendo fama con su grupo musical hasta convertirse en un Idol. Porque conforme fue ganando dinero y fama, el joven también comenzó a comportarse mal con ella pese a que Sun Hee le había apoyado en cada uno de sus pasos, desde que era un don nadie.
Eso era lo que más le dolía. ¿Cómo fue capaz de traicionar una y otra vez a una chica tan buena como ella? ¿Cómo ésta le perdonaba sus temperamentos, sus infidelidades, sus desprecios? No. Él jamás la había merecido. Y lamentablemente ahora, que ya no estaría nunca más presente, se daba cuenta de lo que perdió.
Después de tanta crisis y problemas, habían logrado nuevamente retomar la relación de un modo más sano. Pero, la vida era injusta y cruel y en vez de castigarlo a él por sus actos Sun Hee había recibido todo el daño.
Ella, tan noble y buena hasta el final, se lanzó para empujarlo cuando estuvo a punto de ser arrollado por un auto. En consecuencia: Sun Hee había recibido el impacto del golpe y ahora, en el hospital, dio sus últimos respiros de vida.

Toda esa mezcla de emociones lo colapsó. Salió de la sala y destruyó todo lo que encontró a su paso en el Hospital. Tuvo que ser sacado del recinto por guardias. Afuera, sus amigos lo esperaban para consolarlo, pero él no podía escuchar palabra alguna.

Salió corriendo de allí. Quería desaparecer. Lanzarse de cualquier edificio. Lanzarse a un lago y morir. ¡Jamás podría superar el dolor que le quemaba en el pecho!

Años después…
Se veía a un Dae-Hyun con un par de años más. La enseñanza de la vida le había dado la experiencia de volverse alguien más empático y altruista. Gran parte del dinero que ganaba lo donaba a los más necesitados y con el tiempo inauguró una organización de beneficencia a la que le dio el nombre de Sun Hee.
Sus compañeros de banda fueron un gran apoyo. Si no fuera por ellos habría terminado suicidándose, lo más seguro. Pero allí estaba, con el recuerdo de Sun Hee mientras observaba el océano hacia el horizonte.

“Tal vez en otra vida… Volveremos a estar juntos...Sun Hee”

-FIN- 

Unas horas después todo el elenco del Dorama se encontraba viendo la repetición del último capítulo de la telenovela. Tanto en Corea, como en China y Japón el Dorama había sido todo un éxito. El ranking era tan alto que destruyó literalmente toda competencia.

“Escuchen” dijo una de las directoras, leyendo los twitters  “Cito: La actuación de Dae-Hyun me ha dejado llorando por horas! Jamás esperé que Sun Hee muriera, ¡Que dolor! y si bien Dae-Hyun merecía sufrir… ¡No esperaba que fuera de ese modo!” siguió con otro “¡¿Por qué Sun Hee?! ¡Era tan buena! Dae-Hyun sólo era inmaduro, no merecería sufrir ese final. ¡Me duele el final de los dos!” otro “La actuación de ambos protagonistas ha sido magnífica. Lloré con última mirada de Sun Hee y lloré mil más con el sufrimiento de Dae-Hyun. ¡Me da tanta pena que él sufra así!”
“Creo que lo hicimos bien” comentó la actriz que llevó el papel de Sun Hee. Le daba satisfacción saber que el público quedó conmovido con su actuación. “Tan bien, que la gente sigue estando del lado de Dae-Hyun aunque haya sido un canalla en toda la telenovela.” Rio divertida, mirando a su compañero. “Te luciste”
“Gracias. Tú también.”
“Una fotografía de los dos protagonistas post último capítulo” la directora les sacó una fotografía a los dos jóvenes. Las personas shippeaban bastante a esos dos actores que, justamente, habían protagonizado otro Dorama haciendo de pareja. Muchos pensaban que eran novios en la vida real. “¿Qué escribo en la imagen?”
“Gracias por acompañarnos en todo este tiempo y ser tan fieles al Dorama. Sun Hee y yo estamos felices de haber llegado a sus corazones.” Dijo el actor de Dae-Hyun.
“Listo!” Al momento de publicar, vio inmediatamente un montón de likes. “Sorprendente…”

Después de celebrar el alto ranking televisivo donde estuvo todo el equipo presente brindando. Los protagonistas de esa telenovela se retiraron juntos.
Decidieron caminar hasta sus respectivos hogares.

“¿Qué harás ahora que ya terminamos este Dorama?” Preguntó la joven.
“Aún no tengo nada definido, ¿y tú?”
“Bueno…” se manifestó un poco avergonzada. “Acabo de recibir un mensaje de Yong Min… Me dice que está interesado en que protagonice un nuevo dorama.”
“Es una buena noticia.” Aunque ese director no le caía en gracia puesto que era del tipo de sujetos que le coqueteaba a las actrices. El joven elevó la vista para mirar el cielo estrellado.
“¿Qué harás tú?”
“Aún no tengo nada planificado… Hemos trabajado dos años contando el Dorama anterior. Pensaba que quizás debía tomarme unas vacaciones… Volver a Japón a ver a mis familiares, de paso.”
“Ya veo…” ella bajó la mirada, melancólica. El chico a su lado había llegado a Corea hace un par de años desde Japón y desde el primer momento que le vio le pareció alguien sumamente interesante y atractivo. Le causaba tristeza pensar en su partida… Eran muy íntimos después de compartir tanto tiempo juntos.
“Bueno, será mejor que vuelva a mi departamento. Estoy un poco cansado…” volvió a mirarla, le sonrió suavemente. “Gracias por ser mi compañera de trabajo tanto tiempo. Has sido una gran amiga y me has ayudado mucho en mi estadía en Corea.”
“Lo dices como si te fueras definitivamente.”
“Hm…” negó con la cabeza. “Sólo quería darte las gracias.”
“…” le vio hacerle un gesto de despedida. Antes de que se fuera, le llamó: “Akira-kun…” éste se volteó a mirarla y ella aprovechó para rodear su cuello con sus brazos y juntar sus labios con el del chico uniéndolo en un efímero beso.
“…” parpadeó sorprendido. No esperaba que su compañera terminase besándolo. Ella se apartó, al no ser correspondida.
“Disculpa.” Sonrió con desconsuelo. Dicho esto, un silencio fatigoso exigió que apretara sus puños y saliera corriendo de allí. “¡Éxito en todo!” gritó a lo lejos, invadida por una vergüenza y humillación.
“…”

A la mañana siguiente su manager había aparecido demasiado temprano en su departamento. Esta le agitaba una y otra revista en el rostro mostrándole la imagen de él besándose con su compañera de Dorama. Los tacones de la elegante mujer resonaban por todo el lugar.

“¡Ahora todo el mundo habla de esto!”
“…”
“¡Y ella hace poco se había comprometido con Tae-Min! ¡Y tú hace unos meses terminaste tu relación con Jun Sun, la protagonista del Dorama rival! ¡Van a pensar que eres igual de canalla que tu personaje de Dae-Hyun!” Nona se llevó las palmas de su mano al rostro, enojada.
“Yo… No tenía una relación con Jun Sun.”
“No. Sólo salían a cenar seguidito… ¡Uh! ¿Qué no lo ves? ¡La gente quiere verte con ¨Sun Hee¨ cómo novios! Pero tú y ella tienen sus parejas respectivas. Y…Y… Tae-Min es un maldito magnate y Oppa de Corea! ¿Sabes que tiene influencias que pueden destruirnos? ¡Literal D-E-S-T-R-U-I-R-N-O-S!”
“Yo soy soltero.” Dijo seriamente. “Y Tae-Min me tiene sin cuidados. Si quiere hacer uno de sus ridículos show me importa un bledo.” Alzó los hombros. Ese tipo lo amenazaba desde hace tiempo, de todos modos. Estaba celoso de que Suni, su prometida, dedicara tanto tiempo a él en el Dorama… Y Akira sabía que Suni lo amaba. Pero no podía corresponderla.
“¿Qué se supone que hagamos?”
“¿Qué se supone que hagamos?” le repitió, porque no sabía que responderle a su manager.
“¡Tienes que estar con Suni! La gente así lo quiere y te juro que nos ganaríamos unos cuantos millones con el material que puede salir de allí.”
“…” Akira curvó las cejas. No parecía estar de acuerdo con el plan de su manager.
“¿Acaso tienes algo mejor en mente?”
“¿No dices tú misma que Tae-Min nos buscará pleito si me ve cerca de Suni?”
“…Puedo usar mis influencias también…” Nora entrecerró los ojos, sospechando algo más. “¿O es que tienes otra cosa en mente desde antes, Akira?”
“Pues…” el chico miró por el ventanal hacia la ciudad. “Creo que ya pasé demasiado tiempo en Corea. Si bien dije que me tomaría unas vacaciones, la verdad es que necesito buscar nuevos aires… He pensado… Cómo será Eastwood”
“¿Estás loco? Aquí tienes una carrera en ascenso. Allá no te irá mal porque eres conocido mundialmente, pero ¡Aquí están obsesionados contigo! ¡Tienen unas jodidas tazas de té con tu cara y todo!”
“Eso mismo me enferma en estos momentos… Necesito irme lejos de estos fanáticos trastornados y enceguecidos. Todo lo que hago, aunque sea aberrante, lo toman como un ejemplo a seguir o lo justifican ciegamente… No puedo salir de mi casa porque se viven sacándome fotografías. No puedo salir con mis amigos porque una avalancha de tipos se me lanza sobre mí para pedirme autógrafos, besarme o sacarme algo como recuerdo… Registran mi basura para quedarse con cosas mías… Me tienen saturado.”
“No creo que irse sea una opción”
“Lo siento. Yo ya tomé mi decisión. Me iré dentro de poco.” Dijo decididamente “Y… No quiero que nadie de Corea lo sepa, Nona-san.”
“¡Ahhh! ¡Me vas a volver loca!”
“Bueno, ¿Acaso quieres que me quede para que Tae-Min me mande a ¨borrar¨? No creo que quieras arriesgar a tu ¨chico de oro¨ si puedes usar este mismo boleto en otro lugar y explotarme mejor... Lejos de tantos locos…”






« Last Edit: June 14, 2019, 08:10:39 PM by Kana »


Miyu

Re: Act 1: Overture
« Reply #92: August 31, 2019, 09:28:31 PM »
Hace meses no escribo lol
 
—Cari, estamos en un pub de categoría —suspiró contoneando la copa de cristal con un suave líquido—, el Fernet es para otro tipo de fiestas…
—¿Eh? —casi indignada, Fumi chocó el vaso contra la mesa y observo al resto de personas—… quizás sí…
—¿Tus amigos vendrán?  —expuso antes de llevar el borde de cristal sobre sus perfectos labios.
—Mi hermano es un idiota pero no se resiste a una buena pega —respondió  mientras levantaba su brazo para indicar a los chicos el lugar.

Los cinco venían a paso lento y elegante, cada uno de ellos destacaba a su manera; el primero debía ser Eiji Kimura, treinta añero de buen gusto por las ropas negras y el cuero en las nalgas; después seguía Futaba Kon, una preciosura que no se llegaba a definir de hombre pero tampoco mujer, bajita y exótica para los japoneses; le seguían Yuma Miyamoto con cara de poker y una gorra de leñador sobre los desordenados cabellos chicle; por ultimo el duo de Reino y Miroku, caminando con tanta elegancia y sonriendo tranquilamente que se hacía imposible el no darles atención.

—¿Y el albino? —refunfuñó Lenia observando al grupo—, ahi sólo veo chinos…
—Chinos exóticos con billeteras moderadamente gordas —agregó Fumi.
—¡Oh!  ¿Eso es cierto? —pregunto alzando una ceja, quizás para Fumi los chicos de Shibari eran ultra cools pero ella sabía cómo se comportaba una estrella de rock ricachona.

Antes de que su amiga le diera una respuesta, esta se lanzo a abrazar a su hermano que ta estaban a una sola mesa de la suya.

—Hermanito~ —gritó con la mejor sonrisa puesta en el rostro—, te extrañe tanto. ~
 
Lenia logró escabullirse para fumar un cigarro en el patio del complejo. La noche recien comenzaba y ya se cuestiona a el por qué se encontraba allí.

—¿Gustas? —un desconocido le pasó el encedor, como cual película barata.
—Bien —lo tomó sin prestar atención al dueño de la voz y encendió rápidamente el objeto.
—¿Cómo es dentro? —le preguntó el hombre.
—No sé, normal… —calo profundo.
—¿Nada glamoroso para una ciudad de estrellas?
—¡Exacto!  Al menos imiten algun antro de las Vegas o no sé.

La noche seguía tranquila y entre vasos de alcohol y cigarros, ambos charlaban tranquilamente. El traje del hombre era demasiado elegante para el lugar y ella demasiado fina para el sitio, ambos congeniaron.

Fumi por su lado bebió y charlo con sus amigos. 



✦ ✦ ✦ ✦ ✦                                           



Kora

Re: Act 1: Overture
« Reply #93: September 30, 2019, 02:34:13 PM »
Llevo tiempo queriendo escribir esto, así que introducción corta antes de poner todo lo demás. Este mes edito con los icons porque nada que he hecho me gusta *_*;;

Sólo la tenue luz del ordenador portátil alumbraba la oscuridad de la habitación, pero Ignis estaba acostumbrado a las sombras, y no le importaba la presión en su vista. Con una mano en la barbilla, su mirada estaba fija en el email que todavía no había empezado, desarrollando un guión en su mente antes de empezar a escribir - siempre había preferido pensar antes de actuar.

Noctis Lucis Caelum. Su nuevo objetivo era un joven escritor, actualmente postrado en cama la mayoría del tiempo, y previo interés romántico de un agente del servicio secreto que había desaparecido en el último par de años. Por qué Crystallium tenía interés en tal agente era algo que no se le había dicho a Ignis, y tampoco lo necesitaba saber, pues lo que realmente importaba era que debía estimar si Noctis sabía su paradero y cómo extraer la información del joven.

El uso de la fuerza no era aconsejable en situaciones como aquella, e Ignis consideraba que era mucho menos arriesgado para su identidad el mostrar su rostro a alguien que no fuera a asociarlo con violencia y miedo. Entrar en la vida de alguien para desaparecer poco después era un procesor simple y limpio, y la gente tendía a olvidarse del breve tiempo que habían compartido. O morir, si era ese el objetivo de su misión.

Ignis había considerado largo y tendido cómo acercarse a Noctis, considerando primero el infiltrarse en el personal médico del hospital, pero cambiar horarios para un empleado nuevo que desaparecería poco después podría levantar algunas sospechas, y la idea había quedado como un plan B. Entonces, se le había ocurrido su plan actual: posar como uno de los fans de la novela de Noctis, y ganarse su confianza hasta poder visitarlo en el hospital. El libro había sido una lectura interesante, en realidad, así que sus halagos podrían sonar aún más sinceros.

Lo cual le llevaba a su situación actual. Tras dejar ir un suspiro por la nariz, Ignis empezó a teclear.

Hola, Noctis

Llevo tiempo dudando si debería enviarte este correo o no, pero me gustaría mucho decirte cuánto me ha gustado tu libro - el cual terminé en dos días, y porque tenía que ir a trabajar entre medias… casi llegué a llamar diciendo que estaba enfermo.

Si algún día estás por Downtown District, me gustaría invitarte a una cerveza y charlar sobre el libro un rato. Hay partes que me llegaron al corazón, pero no me gustaría descargar sobre ti tanta información personal ahora mismo.

Saludos,

Ignis S. S.


Invitarle a tomar algo era cebo para hacerle sugerir que no podía salir, lo cual Ignis usaría después para ofrecerse a visitarlo. Así era como funcionaban las cosas: tocar la parte sentimental de alguien mostrando vulnerabilidad, y entonces aprovechar su reacción. Ignis se había inmunizado a la culpa que sentía al jugar con las emociones de otras personas: el mundo era injusto, y todos estaban en él haciendo lo posible por sobrevivir.

Y ahora, tocaba esperar.


Miyu

Re: Act 1: Overture
« Reply #94: September 30, 2019, 09:51:28 PM »
Mi peor fic ahaha xD


En el lobby se encontraba la recepcionista, como cada día se dedicaba a registrar los clientes que llegaban hasta el sitio con una afable y fingida sonrisa.

—Ya le dije, este no es de "esos" hoteles.

Dijo Lily con la mejor sonrisa que pudo colocar en su rostro, los clientes insistentes en querer habitaciones baratas o por hora la desesperaban.

—¿Qué? ¿Por qué?   —preguntó él, abrazando a su pareja por la cintura.

El salón era enorme y solo se escuchaba el retumbar de las voces furiosos de los dos no clientes, ella no les iba a rentar una habitación por dos horas. No.

—¿Y lo pregunta, señor? —otra sonrisa fingida figuro sobre la traslúcida piel de ella.
—Sí, obvio… no te entiendo —la señalo—, ¿no me puedes alquilar una habitación pero si puede trabajar una menor de edad aquí?

Los ojos de Lily rodaron y llevo las manos hasta debajo del escritorio, para mostrarle su ID.

—No se preocupe, cliente.

Estas cosas le hervía la sangre, que su cuerpo aun no se hubiera desarrollado no significaba que tuvieran que ser groseros con ella, ¿o sí?

—Uhm… debe ser falsa —dijo la mujer— podemos llamar a la policía y que controle este sitio.

¿Controlar qué? ¿Acaso no sabían que el Húngaro era un sitio de prestigio? La policía lo unico que haría seria llevárselos.

—Como quieran, hasta les facilito el teléfono —respondio, alcanzando el inalámbrico.
—Bien —justo cuando ella iba a tomar el teléfono, el sujeto la arrastró fuera del sitio.

—¿Qué demonios es esto? 

Escucho Lily la voz de un hombre varios pisos arriba, si sucedia algo raro ahora si necesitaría de la policía, por experiencia propia los gritos a esta hora nunca eran buena señal.

Se paró un instante para revisar que las ropas enfundadas estuvieran en perfecto estado; quizás llevar un jean rotoso de color negro no fue la mejor elección y menos mostrar la mitad de sus muslos con los agujeros de la tela. Tropezó con las sandalias de corcho y ansió tener que evitar la policía.
 
La voz gruesa de Belurum llenó la habitación del hotel. No recordaba nada de la noche anterior y de centro en el cuerpo femenino que yacía junto a él, enredada entre las sábanas.

—¿Uhm? —respondió ella, girando por el lado contrario para escapar del griterío.
—Oye, despierta —de una patada la empujó fuera de la cama y rodó con el acolchado puesto—. Vete ya.




✦ ✦ ✦ ✦ ✦